Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
El abrazo de Nadal (y el nuestro)

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

El abrazo de Nadal (y el nuestro)

Escrito por: La Galerna11 octubre, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Rafa Nadal es de todos, ya lo sabemos. El (quizá) mejor deportista español de la historia es motivo de orgullo no ya para el conjunto de los españoles, como suele decirse, sino para cualquiera que quiera compartir con él las más grandes virtudes del ser humano. La más devota seguidora de Nadal que conoce este portanalista, de hecho, no es española sino británica, y se llama Rhiannon, como la bruja que inspiró la célebre canción de Fleetwood Mac. Nadal es universalidad, como lo es el Real Madrid.

No finalizan ahí las coincidencias. No solo Nadal es madridista y por tanto universal, sino que encarna como nadie los valores del Madrid: pundonor a raudales, capacidad de sacrificio y una incapacidad congénita e imbatible para aceptar la derrota. Fuera de los mitos sagrados del acerbo madridista, fuera de los Di Stéfano y los Gento y los Raúl y los Zidane y los Ramos y los Modric, no hay otro deportista que los represente como él.

Aun así es de todos, sí, no solo de los madridistas y por muy madridista que Nadal sea. Decía Umbral que la literatura debe ir de lo particular a lo universal, y como la vida es literatura han querido las musas que el mundo, para Nadal y para el propio mundo, comience hoy en Mallorca, donde el mejor tenista de todos los tiempos se ha arremangado para ayudar, como un ciudadano más, arrimando el hombro en las tareas de auxilio a las víctimas de la inundación que ha desolado el lugar. Diez muertos, por el momento, y varios desaparecidos en una tragedia que no ha dejado indiferente a nadie, cuánto menos al orgulloso mallorquín de la raqueta.

En virtud del precepto bíblico según el cual la mano que empuña la raqueta debe ignorar lo que hace su gemela, Rafa Nadal no quería que esta fotografía fuese portada de Marca. Juan Ignacio Gallardo ha decidido desoír la discreción del manacorí y brindar la primera plana a su gesto. En una jornada de luto como la que viven las Islas Baleares y el conjunto de España, es un acto de responsabilidad cívica loable el dejar por un día de lado las especulaciones futboleras y brindar tributo tanto a las víctimas del desastre como a la celebridad deportiva que hoy se funde con el común de los mortales.

Compartimos ese ejercicio de abstinencia por parte de Marca, dejando así para mañana nuestros comentarios sobre la actualidad del Madrid, que pasan por el España-Gales y la nueva villanía de Gareth Bale, ese felón que se atreve a hacer algo tan ignominioso como estar en Cardiff.

El resto de diarios deportivos, en mayor o menor medida, se hacen eco también del gesto de Nadal, al tiempo que se duelen por los damnificados de la isla.

Vaya para ellos y sus familiares nuestro más sentido abrazo.