Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Análisis del equipo
El debate importante que no estamos teniendo

El debate importante que no estamos teniendo

Escrito por: jorgeneo5 febrero, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

"Yo odio el tiki-taka. Lo odio. El tiki-taka es pasar el balón por pasar, sin ninguna intención. Y esto no sirve para nada. No os creáis lo que dicen: ¡El Barça no tenía nada de tiki-taka! ¡Eso es un invento! ¡No hagáis caso! En todos los deportes de equipo el secreto es cargar mucho un costado para hacer que el contrario bascule. Cargar mucho y atraer al contrario para que deje libre el costado débil. Y cuando hemos conseguido cargar y atraer, entonces debemos resolver por el costado opuesto. Por eso hay que pasar el balón, sí, pero con intención, con intencionalidad. Pasarlo para cargar, para atraer y para resolver por el opuesto. Nuestro juego ha de ser eso y no el tiki-taka". Guardiola en el vestuario del Bayern. Herr Pep

Recuerdo perfectamente aquel día. A pesar de que han pasado más de 20 años desde entonces, aquella derrota supuso un antes y un después en la forma en la que yo interpretaba lo que ocurría durante un partido de fútbol. Soy del 79 y la máquina apisonadora de Sacchi que se llevó por delante a aquella Quinta que parecía invencible me cogió demasiado joven. Con apenas 10 años yo veía el fútbol sin prestar atención a los pequeños detalles y en su momento no me dio por profundizar mucho en por qué ese día caíamos en fuera de juego casi cada 3 minutos (nos pitaron 24 fueras de juego). Sacchi, a diferencia de la mayoría de entrenadores de su época, no se limitaba a preparar mental, física y técnicamente al equipo, sino que profundizó mucho más en los aspectos tácticos del juego. Exprimió hasta tal punto el reglamento, que la Fifa se vio obligada a cambiar las normas que regían por entonces el fuera de juego. Pero volvamos a aquel día que mencionaba al principio. Era noviembre de 1995 y el equipo que deslumbraba a toda Europa, el Ajax de Van Gaal, visitaba el Bernabéu. Aunque perdimos 0-2, yo tuve la sensación de asistir a algo histórico. Durante varios días me estuve preguntando cómo era posible que aquel equipo se moviera con una coordinación tan perfecta que recordaba a los aun inquietantes movimientos sincronizados de los bancos de peces. Siempre estaban bien colocados, siempre en superioridad, siempre dando el pase a tiempo. Jugaban un partido que parecía que ya habían visto antes. Como si adivinaran los movimientos que iban a hacer los jugadores del Madrid.

Con el tiempo descubrí que aquello se llamaba juego de posición y que, efectivamente, aquel Ajax estaba jugando una partida de ajedrez en la que había ensayado varias veces los posibles movimientos que pudiera hacer nuestro equipo.

Hay muchas cosas que definen este modelo de juego, pero por encima de todas yo destacaría una: el jugador es secundario. En el juego de posición los jugadores son fácilmente reemplazables. Lo importante es que cada uno domine las partes clave que tiene su parcela en el campo y las ejecute con la velocidad adecuada en cada momento. La forma en la que se coloca uno en el campo es prioritaria frente a quién es el que realmente ocupa ese hueco.

No hay duda de que si tienes a los mejores en cada puesto los resultados serán aún mejores, pero lo que marca la diferencia es la lucidez que tenga el que se encarga de la ejecución del plan. Quizá sea este uno de los motivos por los que en el Barça, uno de los mayores exponentes de este modelo de juego, siempre se haya nombrado a los diferentes equipos que han brillado en su historia por el entrenador que ocupaba su banquillo: El Barça de Cruyff, el de Pep,etc…

La realidad, nos guste o no, es que desde que se implantara esta idea, los resultados del Barça a lo largo de los años han sido mucho más estables que los nuestros, recortando la distancia que había en títulos entre ambos equipos.

Mientras el Barça avanzaba hacia un fútbol más cartesiano, el Real Madrid siempre prefirió poner en el centro de todo al jugador. Si hay algo que siempre ha caracterizado a nuestros equipos más recordados ha sido la influencia directa que tenían los jugadores en sus resultados y la forma de jugar. Tampoco aquí es de extrañar que a todos ellos siempre se les haya conocido por los componentes de su “quinta”: El Madrid de Di Stefano, La Quinta del Buitre, Los galácticos, etc.

Mientras en el juego de posición cada jugador ocupa un rol concreto dentro de un plan mayor, en el Real Madrid el plan siempre fueron los jugadores. Y en función de sus características se ha jugado de una manera o de otra.

Si echamos la vista atrás, podríamos lanzar ya algunas conclusiones que parecen claras.

El modelo que ha seguido el Barça le ha aportado desde entonces una mayor estabilidad a nivel competitivo. Quitando años desastrosos, la realidad es que, con mayor o menor éxito, siempre les ha permitido mostrar un nivel muy similar en todas las competiciones. Esa regularidad facilita, cuando el viento es a favor, encadenar varios títulos en una misma temporada.

En el otro extremo se encuentra el Madrid. Un equipo más dependiente de la calidad y talento de la plantilla, así como de su estado de ánimo y picos de forma. Como el jugador es inestable, nuestros títulos han ido llegando de manera constante pero más irregular. Se han ganado Copas de Europa en años donde en liga quedábamos quintos (como en la Octava) o cuartos (como en la séptima) y en Copa nos eliminaba el Toledo.

Esta irregularidad se ha achacado siempre a la falta de hambre de los jugadores. Un “síndrome de barriga llena” que por lo visto ha afectado a equipos de diferentes épocas, siendo indiferente quién liderara el vestuario, el banquillo o el club.

En el ámbito de la lógica, esto no sería más que un sofisma. El año pasado, el club más laureado del mundo realizó la mejor temporada de su historia con cinco títulos (qué lejos queda). Raro, ¿no? La temporada pasada fue la primera vez en 60 años que el club con más Copas de Europa ganaba en esa misma temporada también la liga. ¡60 años! Ya tiene que ser mala suerte que durante todos estos años no hubiésemos conseguido juntar un vestuario con suficiente hambre como para no pelear hasta el final por dos de los títulos más valiosos de una temporada. El Barça, por ejemplo, lo ha conseguido cinco veces desde que ganara su primera Copa de Europa. Es más, siempre que ha ganado la Champions consiguió ganar también la liga. Algo que, por otra parte, parece lo más lógico.

El caso es que el fútbol ha seguido avanzando y hemos llegado a un punto donde nos ha cogido en mitad del océano la tormenta perfecta:

  • Por un lado, el fútbol cada vez está mucho más tecnificado. Los equipos están física y tácticamente mucho más preparados que antes. Esa preparación ya contempla multitud de variables que se pueden dar durante un partido provocando muchos errores forzados en el contrario.
  • En un escenario tan controlado, el talento se ha vuelto aún más decisivo que antes y, por tanto, más caro.

Aquel Florentino que organizó el club, como contaba en unos de los primeros artículos que escribí en La Galerna, para estar siempre en disposición de fichar a los mejores, se ha visto envuelto en una inflación tan bestial que hace inviable poder seguir ejecutando dicho plan.

Un plan que, por otra parte, ya hemos visto antes que tampoco era del todo perfecto.

Entonces, ¿qué podemos hacer? Decía Emilio Duró en unas de sus charlas sobre organización empresarial una frase bastante elocuente:

Si quieres cagar zanahorias tienes dos opciones:

A: rezar

B: comer zanahorias

El madridismo, en tiempos de crisis, sigue centrando el debate en el problema equivocado: los jugadores. Se habla mucho de aquellos nombres que no llegaron. De que Fulanito es mejor que Menganito y por eso deberíamos ficharlo. Sin embargo, se habla poco del juego en sí. Apenas hay debates en los que hablemos de que Fulanito es peor que Menganito pero sin embargo es lo mejor para nuestro estilo de juego. Nos contentamos con sustituir a Benzema por otro 9 y a Bale por otro extremo. Somos tan ingenuos que nos olvidamos de que justo eso, exactamente eso, es lo que hemos venido haciendo durante estos últimos años. Resultado: equipos llenos de talento capaces de ganar a cualquiera en sus días inspirados, pero sin una base consistente que les permita afrontar los días de oficina. Esos días donde la motivación y la concentración no es la mejor y son los automatismos los que marcan las diferencias.

el madridismo sigue centrando el debate en el problema equivocado: los jugadores

Cuando uno se sienta a ver un partido del Barça, o de un equipo de Pep, o de Mourinho o de Klopp, puede anticipar muchos de los movimientos que van a producirse. Jugadas que se han repetido tantas veces en un entrenamiento, que el jugador las ejecuta sin necesidad de concentración. Tres estilos de juego distintos pero un mismo sistema de entrenamiento. Porque sí, Mourinho, Pep y Klopp beben de la misma fuente. Sus métodos, aunque con fines distintos, siguen a rajatabla los principios de una metodología de entrenamiento muy concreta: periodización táctica.

Explicar las bases de este sistema daría para un artículo entero, pero básicamente se centra en entrenar “hábitos”. El 90% de las decisiones que un jugador toma durante un partido residen en el subconsciente. Las toma sin pensar previamente que va a tomarlas. Tanto Mou como Pep pretenden influir en ese subconsciente. Montan ejercicios muy específicos y con mucha repetición que favorezcan el “aprehendizaje” de un movimiento o acción concreta.

Hace poco leía en 'Marca' una noticia que me horrorizó:

Zidane puso a sus jugadores a subir escaleras en la grada del Bernabéu. Un ejercicio destinado a ganar potencia y resistencia pero que poco tiene que ver en fortalecer el modelo de juego del equipo. Algo de lo que escaseamos a todas luces. Hay formas de conseguir el mismo resultado de potencia o resistencia integrando ese objetivo en un ejercicio que contenga una situación real de juego.

"¿Ha visto alguna vez a algún pianista correr alrededor del piano antes de empezar a tocar?", reflexionó en su día Rui Faría.

Si uno busca los diferentes ejercicios de entrenamiento que utilizan estos entrenadores encuentra un patrón común: Todos los ejercicios, todas las tareas, están enfocadas a desarrollar la forma de jugar. Incluida la concentración (sí, esa cosa que acabaría con el síndrome de barriga llena)

"La concentración también se entrena. ¿Cómo? Creando ejercicios que exijan esa concentración, ejercicios en que los jugadores se vean obligados a pensar, a comunicarse entre sí, ejercicios de complejidad creciente que los obligue a una concentración exigente", dijo Mourinho.

Pongamos un ejemplo de hábito a corregir:

Asensio es un jugador con tendencia a irse hacia el centro. Imaginemos que Zidane le pide que se mantenga siempre abierto para generar más espacio a los interiores (Kroos y Modric) y no les atraiga más defensas a su zona. Asensio cumplirá esa petición probablemente al principio del partido, pero según avance el encuentro poco a poco irá centrando su posición de manera inconsciente porque ese es su “hábito”. Ni subir escaleras, ni comidas de confraternización, ni una concentración mayor, ni la barriga vacía serán métodos efectivos para que Asensio no tienda a irse al centro. Un entrenamiento diario y sistemático que evite esa tendencia sí.

Si algo ha caracterizado al Madrid a lo largo de toda su historia es la capacidad que ha tenido para rehacerse. Y creo sinceramente que es el momento de reinventarnos de nuevo y cambiar algo que ya se ha demostrado que no es puntual, sino estructural. Pepe Kollins teorizó sobre nuestro ciclo Kármico ya hace años. Un ciclo que, con precisión suiza, se acaba cumpliendo temporada tras temporada. Y no creo que traer a Kane o a Neymar o a Hazard sea suficiente para romperlo.

Esto ya no va de tener a los mejores jugadores y un entrenador que los maneje con mano dura o blanda (según el ciclo que toque). Esto ya no va de barrigas llenas o vacías. El fútbol ha evolucionado y nosotros debemos hacerlo con él. El paso de Mourinho por el club dejó patente que faltaban muchas áreas por profesionalizar. Por eso supuso un huracán tan difícil de gestionar. Incluso socialmente. No entendimos la mitad de las cosas que nos quería decir.

Ojalá la temporada acabe de la mejor forma posible, pero espero que eso no nos haga caer en el error de pensar que cambiando cuatro piezas volveremos a competir de nuevo por todo. Porque ya sabemos cómo acaba eso.

Solo espero que en el club se haya abierto este debate y que la figura del entrenador vuelva a tener el peso que el fútbol actual requiere.

Zidane tiene una cualidad muy difícil de encontrar: liderazgo. Pero quizá ese liderazgo haya que rodearlo de figuras con un conocimiento más avanzado y modernizado del juego.

Porque lo que sí que no va a ser sostenible, al menos en los próximos años, es tener siempre a los mejores. Los jeques y la Premier nos han limitado esas opciones. Apostemos, pues, por un modelo de juego. Y apostemos por un entrenador capaz de llevarlo hasta las últimas consecuencias.

Madridista de la cosecha del 79. Nací un 15 de junio, como Laudrup. Fui Valdanista en los 90, Raulista a principios del siglo XXI y Casillista hasta el 2012. O sea, como todos vosotros. Y nada más.

91 comentarios en: El debate importante que no estamos teniendo

  1. Un tono, un analisis profesional y sereno, que me reconcilia con La Galerna en medio de tantos quillos y cuñaos mal hablados y mal escritos que tan poco ayudan.
    Yo tambien creo que el RM debe de contiuar con el cambio de paradigma que pareció iniciar la temporada pasada al “renunciar” a la carrera por los “galacticos” y apostar por la construcción de equipos a largo plazo a partir de talento joven y asequible. Ahora es verdad que necesita, como bien analiza Jorgeneo, dotar a esa estrategia de un cuerpo tecnico y una “idea” ad hoc que acompañe.
    A todos nos gustaría que Zidane fuera mejor entrenador, pero no queremos perderle. ¿Que tal esa idea de complementarle con un equipo que cubra sus carencias como se sugiere en el articulo? Tal vez sea hora de inagurar una nueva época con equipos de entrenadoderes galacticos colegiados. Que se hable de una Z** (Zidane, *pongase lo que corresponda) con tanto fervor como se habla de la BBC. En fin, que algo habrá que hacer.

  2. Siempre me ha sorprendido cómo, en el fútbol, se centra, todo el aspecto táctico y estratégico de un equipo, en "el" entrenador. Así, en singular.
    Estoy harto de ver que, en el fútbol americano, cada equipo tiene un grupo de entrenadores. Uno, especialista en los ataques a la mano y, enseña y practica, exclusivamente esa parcela. Otro, especialista en los ataques de pase largo del quarterback y, a su vez, es el encargado de practicar ese tipo de jugadas. Y, por último, otro (u, otros), especialista(s) en defensa.
    ¿Por qué no se utiliza esta manera de entrenar en el fútbol europeo? Creo que sería muy provechoso, siguiendo las ideas que, tan bien, explica Jorgeneo, que los mejores especialistas en despliegue, ataque, presión, repliegue y defensa, entrenaran esas parcelas de la estrategia y las repitieran hasta que quedaran grabadas en el subsconciente de los jugadores. Y, lo mismo que, en baloncesto -y en el fútbol americano- existe un libro de jugadas, lo tuviera un equipo de fútbol europeo.
    Por supuesto, adaptándolo a este juego. Ya sé que, en el americano, tan tecnificado, cuando se pierde la posesión del balón oval, se para el encuentro y se cambian los componentes de ambos equipos, cosa que nunca podría ocurrir en el europeo pero, la aplicación de los distintos movimientos estratégicos, estarían mejor entrenadas por especialistas en cada uno de ellos. Creo yo.
    Probablemente, sería la nueva revolución de este deporte de equipo (no lo olvidemos).

    1. Claro que si, pero luego viene un entrenador que se esfuerza en crear un buen sistema defensivo, como Rafael Benitez y todo son zancadillas, y los pobres jugadores se aburren y encizañan, .. mal asunto

  3. Gracias,Fernando. Esa estructura que propones ya la ha explorado el club en la sección de basket con Laso (al que le han montado un equipo técnico lleno de profesionales escogidos por el club)y los resultados ya sabemos que pueden ser muy buenos.
    En la NBA o en la NFL no es difícil verlo tampoco. El ayudante de los Spurs de Popovich es Ettore Messina!

  4. He leído el artículo dos veces y la segunda aún me ha gustado más.
    Un análisis magnífico. Como dice Fernando, algo habrá que hacer. Y la propuesta de Jorgeneo se antoja factible y tal vez necesaria.

    Arbitrajes y Villarato aparte (aunque no caigamos en el error de olvidarnos de ellos...) el juego del Madrid necesita un cambio y lo expuesto en el artículo lo razona muy bién.

  5. Que me perdone el autor del artículo porque se ve que está escrito con ánimo constructivo y desde un Madridismo transparente. Pero voy a hacer una enmierda a la totalidad.

    Lo valiente habría sido publicar ese artículo el dia siguiente a ganar la liga o la champions. Ahora me suena oportunista . Recuerdo un artículo de hugues después del 0-4 de 2015 pidiendo un estilo Cruyffista para el Madrid. Meses después se ganó la champions, casi la liga (de no ser por aquella carambola a tres bandas sevilla-granada-Barcelona para conseguir los tres sus objetivos) sin haber obtenido un estilo (*) parecido ni por asomo. Espero que esto también sea buen augurio, aunque personalmente lo dudo.

    * Aunque aqui debo enmendarme a mi mismo: aunque es evidente que el Madrid no es un equipo trabajado actualmente, pero tampoco es cierto que cada año se empiece desde cero. El bloque de este año es similar al de los últimos 4-5.

    El artículo parte de falacias y lugares comunes del estilo "cartera vs cantera" . Que habría hecho el sistema de juego sin grandes estrellas? Cruyff sin Laudrup o Romario, guardiola sin Messi, etc. Tener a los mejores no te garantiza ganar, pero los necesitas para estar en la parrilla de candidatos. Ahora pareceria que Valverde tiene líder invicto al eibar y no un equipo que se ha gastado más en un verano que el Madrid en cinco. Y que no se me pase comentar a esquizofrenica mención al Milán de sacchi, que hizo lo que se le crítica a este Madrid (ganar más en Europa que en casa) y que goleó a un real madrid que se añora implicitamente en estas líneas (que tenia un "estilo reconocible" y una "regularidad ganadora")

    Si le doy la razón al articulista en que el Madrid no tiene un sistema de juego ( si bloque de jugadores) propio, reconocible, pero no es cierto que no se haya intentado! Floro, Capello o Mourinho son testigos de intentos de "tactiquizacion" del club. Y es algo que yo celebro y pido, aunque sea una opinión minoritaria ya que nos encontramos algunos problemas para implantar ese Way of life.:

    Primero, la paciencia. Los proyectos pueden tardar en cuajar. Y eso aquí no se compra. Si queremos echar a Zidane, con sus copas a atadas al cuello, como íbamos a dejarle pasar a un empollón táctico una hipotética temporada sin títulos? Eso es inviable en este club

    Segundo, las figuras. Hace falta una disciplina fuerte para que las estrellas se sometan al corsé del colectivo, ya que por su naturaleza individualista tienden a ser reacias. Y aquí es donde entran los estamentos del club: prensa, afición y directivos que se ponen al lado del jugador en los conflictos ("con lo que nos ha dado!".) Es la propia cultura del club la que sabotea esos intentos. Nuestros entrenadores más exitosos históricamente han tenido más de enlaces sindicales que de estrategas de pizarra: Muñoz, molowny, del bosque, Zidane. Otros clubes tienen distintas culturas, no es algo que se cambie de la noche a la mañana.

    No hay sistema que garantice ganar siempre, ni tener a los mejores ingredientes o el mejor cocinero. Es por eso por lo que discuto estas líneas, aunque parte de lo que se dice es cierto, las conclusiones son distintas si se hacen en febrero de 2018 a las que se hubieran sacado en junio de 2017.

    Por último, en cada mala temporada del Madrid siempre sobreviene el complejo de inferioridad con el barcelona, ellos son la modernidad y nosotros lo antiguo, carca y apolillado.

    1. Estoy más de acuerdo con el articulista que contigo. Mi sensación en junio de 2017 era que la Champions la habíamos ganado de casualidad. Es verdad que Zidane trabajó algunos aspectos vitales del equipo, pero la táctica nunca ha sido uno de ellos. Quizá al ganarle al Barça la supercopa sí que diera la sensación de que podía haber algo más que simplemente talento individual... pero ya se ve en qué ha quedado eso.

      Al ver el desembolso del Barça este año, sinceramente pensé: ojalá les pase como al Madrid con sus estrellas. Nos han dado alegrías, de verdad que he disfrutado mucho con el equipo estos últimos años, pero nunca he tenido la sensación de que fuéramos a poder con todo.

      Y sobre el oportunismo del artículo... más oportunista será cuando el PSG nos eche de Champions y el Barça nos saque 24 puntos.

    2. Yo estoy con Wing. Apreciando el tono y la intención de Jorgeneo, parte de una falacia intolerable. Que el Barsa tiene un modelo. Eso es simplemente, propaganda. El Barsa se ha apoyado en Ronaldinho y Messi... y Villar. Todo lo demás es propaganda. Sus "regularidad" se apoya demasiadas veces en señores con silbato: el juego del Barsa de septiembre a noviembre ha sido paupérrimo, pero un penalty aquí, un fuera de juego allá y, sobre todo, mucha tarjeta amarilla al rival han dado confianza a un grupo cogido con alfileres. Ahora nos parecen una máquina, pero apuesto mi hacienda a que, con arbitrajes cambiados, los 24 puntos se los sacamos a ellos.

      Hagamos cuentas: todo la diferencia que describe Jorgeneo de modelos se basa en el hecho de que nos están ganando ligas. De ahí se infiere una regularidad. Pero repasemos esas ligas, esos arbitrajes... y esos entrenadores. El sagrado Cruyff gandó tres ligas gracias a dos arbitrajes indecentes en Tenerife y a un sospechoso empate del Depor en La Coruña. ¿Cuál sería el legado de Cruyff sin la valía de Núñez (condenado por soborno) para esos aspectos que no están en la pizarra? ¿Pep es un genio táctico, pero le meriendan una elminatoria 5-0 contando con la mejor plantilla del momento, ganadora de un triplete por aplastamiento? ¿Tito Vilanova? ¿Serra Ferrer? ¿Rexach? Por favor, no caigamos en la trampa que han tendido nuestros enemigos desde hace casi treinta años.
      Regularidad: 2 champions seguidas y una liga, que no son dos por lo que todos ya sabemos. Lo que nadie ha conseguido.

  6. Interesante artículo que va más allá en las causas de la terrible irregularidad que tiene el equipo, sin paños calientes, ni excusas arbitrales, que aunque tengan su parte de razón no pueden ocultar todo lo demás.
    Tras varios años de un dominio aplastante del Madrid de la quinta, el barsa presidido por Nuñez llega a una situación desesperada y lo juega todo a la carta de Cruyff, que con bastante suerte consigue salvar su proyecto en varias ocasiones y va acaparando poder hasta reducir a la directiva a la nada. A partir de ahi, implanta un modelo de clara inspiración holandesa que continúa en el tiempo hasta nuestros días.
    En lo demás ya no estoy de acuerdo con lo el artículo. El madrid tiene un gran problema para implantar un modelo similar al del barsa, y es que es un club especialmente presidencialista, siempre lo ha sido porque así lo han querido sus socios. El barsa gira en torno a Cruyff y el madrid gira en torno a Florentino. No se puede aumentar la figura de un técnico sin reducir la del presidente y no se si el club y el presidente estarían preparados para ello.
    El cambio estructural que se necesita para conseguirlo va más allá de elegir un técnico, eliges un patrón de juego, una filosofía por más pedante que suene. El barcelona en estos años ha tenido presidentes de todo tipo, incalificables algunos, pero los entrenadores que han pasado por allí llegan marcados por esa filosofía.
    Así que antes de plantearse fichar un técnico hay que decidir que tipo de juego vamos a querer implantar, porque cuando ese entrenador se vaya, el tipo de juego se tiene que quedar.
    A partir de ahi, entrar a valorar si Guardiola, Klop y Mourinho hacen periodización táctica y Zidane no, me parece un ejercicio de filias-fobias del autor, ya que son tres entrenadores que poco o nada tienen que ver en estilos de juego.
    Y al final me quedo con la sensación, personal y a lo mejor equivocada, que un artículo que plantea la la desventaja que tenemos con el barcelona y la necesaria modernización del club, termina convirtiéndose en otro ataque gratuito al entrenador.

  7. Interesante artículo, pero creo que hay que hacer algunas puntualizaciones:
    - El Barça no siempre ha hecho juego de posición. De hecho el de Luis Enrique logró un triplete y no lo practicaba.
    - El Madrid de Mourinho sí practicaba juego de posición, y ello no impidió perder la liga en diciembre en su tercera temporada. Es decir, tampoco es la panacea.
    - El juego de posición es una alternativa más, no siempre la más adecuada según jugadores y contextos. En lo que sí estoy de acuerdo es que, sobre todo en los malos momentos, un adecuado sostén táctico, un entrenador más intervencionista, te da algo a lo que agarrarte. El Madrid de Zidane lo ha fiado todo, sobre todo en ataque a confianza más inspiración. Y cuando eso falla, si no hay algo detrás, pasa lo que pasa

    1. perdió la liga en diciembre porque los jugadores le hicieron la cama, asi de claro, ojala volviera para limpiar de mierda ese puto vestuario, saludos cordiales

  8. En la línea que otros compañeros aquí comentan, me parecería fenomenal un experto en cada zona del equipo al igual que se hizo en el baloncesto con tan buenos resultados, ..., aunque, bien mirado y por otra parte, quién nos asegura que eso no es lo que ya hay con Bettoni, Hamidou, Llopis, Pintus, Mallo y G. Parrales? Porque muchas veces, lo que nos falta a los aficionados es lo esencial, la información. A lo mejor, y sólo digo a lo mejor, resulta que si se ha hecho en baloncesto y se han conseguido buenos resultados, Zidane es el elegido para repetir experimento y sus ayudantes son más que simples ayudantes, y nosotros todavía no nos hemos enterado. Podría ser.

    Por otro lado, nada de todo lo debatido nos sirve cuando tenemos la batalla (qué digo batalla, la guerra) perdida con los medios de comunicación: si Zidane va a ser el elegido y se le va a mantener como plan estratégico a medio/largo plazo, eso ni lo sabemos ni lo vamos a saber, porque aquí tenéis la demostración palpable y notoria de que 2 meses después de haber conquistado el Mundial de Clubes, todos vamos a morir y antes veremos cómo son violadas, quemadas y enterradas en cal viva nuestras madres, mujeres e hijas... eso, desgraciadamente es la imagen que se vende por parte de los mass media de Españistán, y eso es lo único que les interesa. Una vez charlando con Javier Maestro de Encestando me confesó que cuando llegó a Madrid y se instaló, comprobó que en general, a los medios les interesaba que al Madrid o le fuera muy bien, o le fuera muy mal, y que le daba la sensación de que casi casi lo segundo. Eso también se debe trabajar (y a lo mejor, se está en ello, insisto, opinamos desde la ignorancia, al menos yo).

    Lo que sí tengo claro, diáfano, es que yo seguiré siendo madridista de por vida, con plan o sin plan, con jugadores o entrenador, con figuras o canteranos, con títulos o sin ellos, hasta el día en que muera, y que moriré feliz por todo lo que me ha regalado el club más grande de la historia. Hala Madrid y nada más!

  9. La solución perfecta es rodear al entrenador ex-galáctico (liderazgo indiscutible ante los jugadores) de un equipo de especialistas tácticos y técnicos; ambos elementos se potencian: el líder (no vamos a tener un mejor líder que Zidane, pues combina que ha sido el mejor futbolista de su época y uno de los mejores de la historia (en cuanto a calidad técnica, el mejor de todos), y es un mito del madridismo tanto como futbolista (gol de la 9ª) como entrenador (11ª y 12ª consecutivas) permitiría implantar la modernización llevada a cabo por los tecnócratas contratados por el club. De esa manera, Zidane podría pasar a ser el manager general que liderara y coordinara el proceso, dejando las cuestiones técnicas y tácticas en especialistas.

  10. Ítem más: el saldo arbitral negativo en toda la era del villarato -los datos de @maketolari y @juanpfrutos lo atestigüan desde sólo 2004, pero es en toda la era referida-, lo siento a quien le pese, pero es otro debate importante (no el único, no la excusa) que no estamos teniendo. Y me da igual si alguien alude a señoríos varios.

  11. Yo en cambio estoy profundamente de acuerdo tanto con el artículo como con los comentarios de Alekhine y de Fernando. Y creo que uno de los errores fatales que podemos cometer es no hacer lo necesario porque es lo que el Barcelona ha hecho. Y como lo ha hecho el Barcelona el hacerlo nosotros sería de acomplejados de inferioridad. Nos hace falta no solamente tener los mejores, sino utilizar las piezas adecuadamente. Ayer veía jugar al City y viendo a Danilo en ese partido llegué a la conclusión de que nos hemos hecho especialistas en crear "falsos paquetes", jugadores muy aprovechables que son víctimas de la inseguridad táctica del equipo todo, señalados por una grada que en ocasiones tiene muy poca tolerancia. Y viendo al Madrid no pude evitar pensar que la diferencia con la temporada pasada es que resolvíamos los partidos al final. Con "suerte" (aunque detrás de tanta "suerte" hay algo más), y que esta temporada no conseguimos resolverlos porque no tenemos esa "suerte" (aunque detrás de la mala "suerte" hay algo más). Pero lo cierto, y lo que los éxitos no nos dejan ver, es que toda esa suerte que necesitamos era indicación de que en muchos partidos no se habían hecho las cosas lo suficientemente bien como para haber llegado en otra situación al final. Que muchos equipos nos habían dominado en el Bernabeu, aunque al final tuviéramos esos ramalazos de calidad que nos salvaban el día. Y una racha de inspiración colectiva que nos llevó a ganar la Champions. Pero parece que como tenemos ese superavit de calidad, nos podemos permitir derrochar en disciplina táctica y otros aspectos del juego. Por mi parte, desearía de corazón que el Madrid esté ya tomando cartas en el asunto en la dirección que marca el artículo. Precedentes no le faltan, como en la contestación que jorgeneo hace a Fernando: la sección de basket.

    1. Cuanta razon tienes en lo de Danilo, yo leo y leo y sigo leyendo comentarios sobre CUAL ES EL PROBLEMA DEL MADRID?, y yo lo veo tan sencillo como que nuestros jugadores titulares no sienten la competencia del año pasado, la mayoria renovó sus contratos y se acomodaron. Que casualidad que se fue Danilo y Carvajal esta jugando una pesima temporada, se fue James e Isco volvió a su juego lento y sin intensidad, se fue Morata y Benzema solo lleva dos goles en la temporada, Kroos por muy mal que venga jugando siempre se sabe titular, Marcelo se la llevado 7 meses de temporada estando pasado de peso y jugando mal y sin actitud y sabe que ZZ no lo quita, Asensio se sabe suplente y ahi esta su mal juego esta temporada......ahi esta la explicacion de esta temporada

  12. Guardiola si ve que una jugada de balonmano, de hockey hierva, de baloncesto le sirve va a hablar con el entrenador corrrespondiente y le pide que se lo explique para aplicarla en el futbol como los bloqueos de los cornets etc, y no esta cerrrado a nada, ver jugar al Real Madrid con la posesión que no sirve para nada aburre a las ovejas el dia del deportivo de la coruña se marco un gol despues de 42 toques y fue novedad porque ni antes ni despues volvera a hacerlo porque se pierde antes el balón, en san sebastian con tres toque gol de Bale, la posesión de por si no vale para nada solamente para ver empezar una jugada sacar el perro a pasear y al volver sigue la misma.

  13. Sólo una puntualización: yo no digo que este artículo no sea razonable, y que lo que expone no sea cierto, simplemente me cuesta entender que un profesional de esto como Zidane, o como Ancelloti, o como Benitez, o Del Bosque...o todos los que hemos tenido, no sean conscientes de ello.
    Lo mismo vamos a saber de fútbol más los demás que ellos? Creo que estos temas los conocen sobradamente.
    Simplemente lo digo, porque yo soy informático, y trabajo para laboratorios de hospitales, y estoy hasta donde yo te diga de que venga el médico de turno pidiendo algo y aportando la solución agregando al final siempre lo mismo "esto para ti es fácil, y lo hacéis así, verdad?". Todo el mundo parece saber más de mi trabajo que yo, y me indican como debo hacerlo. Cuan inútil debo ser, aunque normalmente les sugiero que no entiendo como no han encontrado cura para el cáncer ya, que habiendo vacunas, y cambiando unas moléculas, ya está solucionado, verdad? Cuando me miran horrorizados, les digo "dedicate a lo tuyo, y yo a lo mío"
    No quiero decir con esto que sea la misma situación que la que pasa en mi curro, pero creo que deberíamos pensar que Zidane, y su equipo técnico, cuando se reunen (que lo hacen) y pasan horas analizando al equipo, algo deben saber, y seguro que todo esto también lo conocen. No creo que vayamos a descubrir América ahora.
    Este año se ha fallado por muchas cosas, nadie lo discute. Y seguro que le dan vueltas...nada es tan obvio como para tocar una tecla y que vaya todo. Requiere análisis, como este. Pero seguro que ya loss hacen, no te parece?

    1. Hola Sergio,

      Como bien indicas es más que probable que Zidane, Ancelloti, Benitez, Mourinho o Del Bosque sepan más que cualquiera de nosotros de fútbol porque son profesionales. Lo que no tengo tan claro es que entre ellos no hayan unos que sepan más, o incluso mucho más, que otros. En el fútbol, como bien ha explicado Jorge, hay muchas variables. En mi opinión la calidad y equilibrio de la plantilla, la preparación física, la gestión humana de un vestuario y la capacidad táctica por parte del entrenador son los principales factores. Hay un entrenador que puede ser muy bueno gestionando plantillas pero no tener los conocimientos tácticos que tiene otro con mucha más experiencia en el banquillo. E igual eso le basta para ganar muchos títulos durante un periodo aunque sus carencias tácticas luego le pongan límites, del mismo modo que otro con una gran capacidad táctica puede acabar sucumbiendo por carecer de un mínimo liderazgo a la hora de dirigir a un equipo de profesionales de élite. Hay muchos caminos para llegar a ganar. Pero lo que está sugiriendo Jorge es un plan o una estructura para hacerlo sostenidamente.

      Un saludo