Las mejores firmas madridistas del planeta

Madurez

Escrito por: Jesús Bengoechea5 febrero, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

En esta -de momento- extremadamente aciaga temporada, el fin de semana del madridista se debate entre su ira contra el Madrid de los sábados y su ira contra el sistema de la RFEF de los domingos. Cuando hablo de "el madridista" no me estoy refiriendo a los madridistas en términos genéricos, sino a un madridista en concreto. No son dos madridistas distintos el que carga la tintas contra Zidane y los suyos el sábado y el que se ofusca contra el villarato los domingos. Es, en muchos casos, el mismo madridista: Javier Gutiérrez Hermoso, por ejemplo, que en Twitter, verbigracia, puede esconderse bajo el nick @cristianoreydeeuropa o @mourinhistaexacerbado.

El sábado juega el Madrid, quien casi invariablemente empata contra un equipo de medio o un tercio de pelo. Es muy probable que en ese partido haya sido tan notorio el mal juego del Madrid (o al menos su mala puntería) como el penalti escamoteado a Cristiano o las dos expulsiones condonadas al rival de medio o tres cuartos de pelo.

Posibles tuits de Javier:

"No jugamos a nada. Somos una vergüenza".

"2 ligas de ocho. Somos una puta banda".

"Sí, es verdad que el árbitro ha perdonado dos expulsiones al rival y se ha tragado un penalti a CR, pero no debemos buscar excusas. No estamos donde estamos por culpa de los árbitros".

Habría que preguntar a Javier cómo puede algo ser "verdad" y al mismo tiempo "una excusa", pero antes de que tengamos tiempo de inquirir al respecto llega el domingo, que es el día en que el Barça gana con un gol en fuera de juego, un penalti no pitado a Mascherano (últimamente a Umtiti) y la enésima expulsión perdonada a Suárez.

Posibles tuits de Javier:

"Así es imposible, no me jodas. El Barça juega con red y eso desmoraliza a cualquiera. Así no se puede competir por la Liga".

"Si contáramos con los favores del villarato, como le pasa al Barcelona, no estaríamos a esa distancia de puntos. Quizá no seríamos líderes, pero no estaríamos a 19. Es repugnante".

Los días de la semana siguiente transcurren comoquiera que transcurran los días en la vida de Javier (es posible que entre la rutina del bocadillo para el cole y los primeros hervores hormonales en el portal de Teresa), hasta que llega el sábado y no-gana el Madrid, amparado su rival por las consuetudinarias expulsiones no señaladas y los dos o tres penaltis birlados. El Madrid, de nuevo, ha jugado mal, eso también es cierto.

Posibles tuits de Javier:

"El equipo da asco. Ha sido todo lamentable. Sí, nos han robado tres penaltis, pero ante (nombre del equipo de medio o un octavo de pelo) no podemos presentar esa excusa. ¡Deberíamos haber ganado igual!".

"Dos ligas de ocho. Vamos a las dos ligas de ocho. Es una putísima vergüenza. No tenemos plan y los jugadores están acabados. La pésima planificación del verano, ésa es la clave".

Habría que preguntar a Javier si, dado el (según él mismo) ínfimo nivel del rival, era imprescindible un banquillo con James y Morata para ganar este encuentro, pero no nos da tiempo porque enseguida llega el domingo, ya sabemos con qué: el Barça gana con ayuda de los de siempre y Javier denuncia, con razón, que así no hay manera. Con razón hoy, pero ¿dónde dejaste esa variable ayer, Javier?

El bocata para el cole y los primeros escarceos venéreos pueden ser reales o simbólicos, como la presidencia de Puigdemont. La madurez no es solo una cuestión de edad, de modo que Javier puede tener diecisiete o sesenta y tres años. Hay muy pocos madridistas que nieguen que el Madrid juega una Liga organizada por sus enemigos. Normalmente, no ganas algo que no quieren que ganes quienes montan el tinglado. Eso es exactamente lo que sucede al Madrid y pocos madridistas lo discuten. (Si alguno lo discute aún, que se pase por las estadísticas de saldo arbitral que afortunadamente han propagado las redes sociales, ya que no el periodismo deportivo tradicional). Podría discutirse por qué el club no reacciona institucionalmente contra este contexto (suponiendo que haya formas efectivas de hacerlo), pero no se puede discutir el contexto en sí. Puedes darle el peso que quieras a la variable (mucho o poco), pero la variable está ahí.

De igual manera, todo el mundo sabe que el Madrid está mal, y que la mala marcha del equipo es una consecuencia lógica de ese mal momento (puedes, de nuevo, brindar a esta otra variable la ponderación que quieras, pero es innegable que está ahí). También es innegable que existe un mecanismo histórico por el cual las plantillas del Madrid (de forma consciente o inconsciente, eso es debatible) priman la Champions y desatienden en alguna medida sus obligaciones en la competición doméstica, poco motivados por la misma. La denuncia del villarato no debería privar a nadie de prestar a todo esto la atención que también merece.

Cada cual es muy dueño de otorgar a los factores que influyen en el estado del equipo (en este caso es un estado -esperemos que aún subsanable- de notable calamidad), pero no tiene sentido aislar unas variables de otras en función del estado de ánimo en que nos encontremos,obviando la existencia de las otras, que nosotros mismos hemos expuesto como importantes en otras ocasiones.

Alguien me dijo una vez que un líder se caracteriza porque no cambia de opinión. No sé si es verdad, pero sí sé que hay muchas formas de cambiar de opinión. Una de ellas es ignorar, según el momento, variables en análisis que siempre deberían contar con la ecuación completa. Un líder no hace eso, aunque solo sea un líder modesto que aspire a liderarse a sí mismo.

Editor de La Galerna (@lagalerna_). @jesusbengoechea

28 comentarios en: Madurez