La Galerna

Correr como pollos sin cabeza no es jugar bien

Ganó el Madrit haciendo un partido más propio de un equipo que lucha por la permanencia que de un aspirante a algo que no sea ganar otra vez la sobrevalorada Champions League.

Hablé con Jesús Bengoechea anoche y me quiso transmitir una euforia contenida y mucha esperanza, pero ya le dije que Solari ha construido un equipo vulgar que no juega a nada, y menos si la idea es llegar pronto a la portería rival en lugar de dar cuatrocientos pases en cada acción. El fúpbol se juega de una única manera.

Es verdad que el Madrit tuvo ocasiones en la primera mitad, aunque llegaron todas por presionar a lo loco y correr como pollos sin cabeza. No hubo ni una jugada decente. ¡Si hasta el 1-0 fue en propia puerta! Menudo Valencia, por cierto. La cantera blanca de Paterna. Siempre lo he dicho y ahora se cumple. En Mestalla son madridistas.

Lo bueno de esto es que la gente del Madrit se cree que todavía hay Liga. Son como el niño que abre el regalo el día de Reyes y se encuentra con el juguete que no esperaba. Mientras sigan corriendo así y teniendo más actitud que fúpbol, el Barcelona puede respirar tranquilo.

Salir de la versión móvil