Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Baloncesto
Aquellos maravillosos años

Aquellos maravillosos años

Escrito por: José Luis Llorente Gento24 septiembre, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Hay muchas huellas de dignidad en un comienzo de temporada que prolonga el destino de la anterior. El Madrid de Laso sigue escribiendo su historia partido a partido, temporada a temporada, título a título. Con nuevos registros, con incorporaciones o con bajas señaladas, el río sigue su curso, cumpliendo su rumbo inexorable. Nuevas conquistas, hazañas memorables que recordaremos para siempre. Disfrutemos del presente, la fortuna de contemplar en vivo un fenómeno del que hablarán los libros de historia del deporte. Sin duda, por su trascendencia, el mejor equipo de lo que va de siglo.

También dentro de algunos años, quiera Dios o el diablo, recordaremos las gestas de estos jugadores. Su ambición ilimitada, el blasón de la casa Blanca esculpido a fuego desde que pisaron el club. Como Sergio Llull, irreductible, generoso, ejemplar, que ha superado las secuelas de una terrible herida de guerra tras un verano de intensísimo trabajo. No solo los protagonistas deben ser objeto de reconocimiento, también los galenos, cuidadores y preparadores que han obrado el milagro de conseguirle una pierna igual que la otra.

Llull es la muestra de que este equipo sigue al pie de la letra los principios del madridismo clásico. El de Bernabéu, Saporta y Di Stéfano. El de Pirri, Grosso. El de Emiliano y Luyk. Los pioneros, los que sentaron las bases de una entidad que va ganando la inmortalidad. Aquellos que consiguieron lo que nadie podía imaginar. Las primeras Copas de Europa y el reconocimiento mundial de un espíritu indomable. Detrás vinieron tantos que podría continuar con una letanía de nombres hasta cerrar esta humilde crónica. Pero Sabina, atlético confeso, las encumbró de tal forma que cerró una vía de escape para los narradores. Maldito y bendito Joaquín que rompió el molde.

Pero sí, es cierto, este Madrid es el Madrid de toda la vida. El que siempre hace que nos sintamos orgullosos, porque nunca ceja. Porque se pasea con orgullo en todas las competiciones. Tampoco nadie se escaquea de las obligaciones más sacrificadas y oscuras. Para eso están el entrenador y los veteranos. Para mantener viva la llama de una forma de afrontar el deporte y la responsabilidad para no decepcionar a una afición que se extiende por todos los rincones del planeta. No importa que Mirotic, Sergio Rodríguez y Doncic abandonen el equipo. Lo importante es que permanezca la idea de que por encima de cualquier jugador está el equipo. Y por encima del equipo está el club. Vendrán otros que no serán tan buenos, pero que darán todo lo que tengan. El río que no cesa persiste en su curso, porque su destino no son las ciudades y pueblos por los que transita. Su destino es la inmensidad del océano.

Así vive el Madrid de Laso, quien vino del verano con una barba que le convierte en abuelo y parece querer aflorar su sabiduría. Pablo el Sabio. No es para menos. A la chita callando, con la humildad requerida, ha construido una máquina de conquistar que, a salvo de los elementos que luchen contra ella, se muestra poderosa, arrolladora, imbatible. Hoy no parece tener enemigo en el continente, aunque ya sabemos que los dioses del deporte son amigos de jugar a derrocar a los poderosos. Hagan lo que hagan, aun sin Doncic, esta plantilla, por calidad, potencial y extensión va a caminar con paso firme por el mapa europeo.

Envío desde estas líneas mi admiración a todo el grupo por el primer título, menor por escalafón aunque no por el rival, y, sobre todo, por el excelente trabajo de la pretemporada. Me consta que se han preparado de forma concienzuda hasta compactar los cimientos con los que afrontar una temporada recién comenzada. Y, por último, porque sería injusto no hacerlo, vaya desde aquí mi felicitación a Juan Carlos Sánchez, el cerebro en los despachos de este Madrid que prosigue escribiendo su epopeya.

José Luis Llorente Gento
Escritor. Conferenciante. Columnista. Exjugador del Real Madrid y la Selección Española de Baloncesto. Se pasa la vida remontando.

6 comentarios en: Aquellos maravillosos años

  1. Qué diferentes sus artículos cuando habla de baloncesto. Estos sí. Los de futbol no.

    No obstante, aún así deja alguna perlita, de nostalgia hablando del Madrid de hace 30 o 40 años, cuando este, no tiene nada que desmerecer, así como felicitar a Juan Carlos Sanchez (no a Florentino), cuando si hablamos de futbol, no hay ni una sóla palabra al trabajo realizado por Florentino o Jose Angel Sanchez.

    Aún así, buen artículo.

  2. Como Llorente, hay que reivindicar, ahora y siempre, ese heroico y pionero Madrid de baloncesto con el que tantos crecimos y nos hicimos madridistas, sin que ello desmerezca los logros y la brillantez del actual. Nombres como Brabender, Emiliano, Luyk, Vicente Ramos, Carmelo Cabrera, Walter, Rullán, Corbalán, Ferrandis, Lolo Sainz y tantos otros son, sencillamente, inolvidables. ¿Cómo no recordar sus hazañas en Varese o Moscú y en el viejo pabellón de la Ciudad Deportiva a los acordes del megáfono de El Tiri? Y no menos cariño por los Fernando y Antonio Martín, Romay, Itu, Jackson, Robinson, Herreros.... y el mismísimo JL Llorente.
    No confundamos. Alabar el pasado glorioso no significa criticar el presente. Aquel Madrid puso las bases de lo que hoy somos y JL Llorente no hace otra cosa en su artículo que un hermoso panegírico a los cimientos del ser madridista y una abierta loa a la buenísima gestión actual y de esta nueva "Edad de Oro" (de plata ya estaría más que bien, vista la altura de los precedentes) de la sección.

    1. Totalmente de acuerdo, hay una cierta corriente del madridismo que han comprado, también en el futbol, el mensaje que dice que aquellos triunfos eran menos valiosos, que los rivales eran muy débiles, que aquello era protofutbol e incluso he llegado a leer que los porteros se metían los goles , los defensas eran poco menos que unos cavernícolas y que hoy día hay no menos de 30 jugadores en Europa mejores que Petrovic. Todo ello fruto del desconocimiento, los tópicos y la generalización .
      Como dijo un famoso escritor de SF "Una generación que ignora la historia no tiene pasado ni futuro"

    2. No sé si su comentario va por el mío, pero mi intención no es, ni ha sido desmerecer aquello. Sólo remarcar que el señor Llorente siempre se va a los años 70 y 80 como si aquello fuera el país de los pitufos, y me deja la sensación de que intenta desmerecer lo que se hace actualmente. Y lo digo más por sus post anteriores hablando de futbol, que en lo referente a cuando habla de baloncesto, que suele ser más cuidadoso y respetuoso con lo que se está haciendo hoy en día.

      Un saludo.

  3. Enhorabuena, a todos los tecnicos y ayudantes de este Real Madrid de baloncesto, que de verdad, hace recordar la gran pagina de este deporte que escribió y sigue escribiendo el Ral Madrid, los madridistas nos sentimos plenamente identificados con estos jugadores, y sentimos como nuestros sus victorias y sus derrotas sabiendo que se han dejado la piel en todos sus partidos, ojalá siga asi todo el tiempo que pueda, y me haria especial ilusión que viviera mi tio Jose Gonzalez Alvarez, que fué, Secretario del Colegio Nacional de Entrenadores de la FEB, fiel seguidor de su Real Madrid, desde allá arriba se estará rebozando de gloria todo este tiempo que nos está brindando a todos los madridistas. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram