Las mejores firmas madridistas del planeta

Año 3018

Escrito por: Van Cleef26 febrero, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

El colegio público Joan Gaspart se hallaba enclavado en la confluencia de las avenidas Ovrebo y Aytekin. A él se dirigía un padre de familia en su coche volador, transportando en el asiento trasero a su hijo pequeño. Este había permanecido callado durante todo el trayecto, pero en ese instante dirigió la vista a su padre y preguntó:

- ¿Papá...?

- Dime, hijo.

- ¿Por qué somos del Barça?

La pregunta tomó al padre por sorpresa, que sonrió desconcertado.

- ¡Qué cosas preguntas, Luisín! Todo el mundo es del Barça...

- ¿Los aficionados de otros equipos también?

- También. Todo el mundo.

- ¿Y los jugadores de esos equipos?

- Son los que más admiran al Barça. Darían lo que fuera por jugar en el Barça...

- Entonces, ¿por qué se enfrentan a él?

- Porque alguien tiene que hacerlo. Si no hubiera rivales, el Barça no podría jugar. En el fondo, esos jugadores de otros equipos son como los actores de cine. A todos les gustaría interpretar al protagonista, pero alguien tiene que hacer el papel de los malos...

El coche aterrizó en el patio del colegio y Luisín se despidió con un beso de su padre.

- Date prisa o llegarás tarde al rezo -le dijo éste apremiándole.

Luisín se unió al resto de alumnos y alumnas que ya comenzaban a entrar en el edificio, todos ellos elegantemente vestidos con sus uniformes azul y grana. Cada cual fue ingresando en sus respectivas aulas.

En una de ellas, cuando llegó la maestra de religión, todos los alumnos se pusieron de pie y procedieron a rezar en voz alta el "Visca el Barça" mientras dirigían la mirada al holograma de San Messi que presidía la clase, como era lo habitual en cualquier colegio. Una vez finalizada la oración, la maestra se dirigió a los alumnos.

- Bien, niños; podéis sentaros. Como sabéis, mañana haremos el examen de Barcelonismo y hoy vamos a dedicar la clase a repasar un poco todo lo aprendido. Quiero que me hagáis preguntas sobre cualquier duda que tengáis y así todos refrescaremos un poco la memoria. De entrada, voy a ser yo la que os haga alguna para ver cómo andamos de nociones. Por ejemplo... tú -dijo dirigiéndose a una niña de la primera fila-, ¿por qué el Barça es el mejor equipo que jamás haya existido?

- Porque ha ganado todos los partidos, todas las competiciones, todos los trofeos y ha batido todos los récords habidos y por haber...

- Muy bien, Sarita. Lo has respondido literalmente como viene en el Catecismo. Felicidades. Y hablando de récords, ¿alguien sabe cual es el más longevo de nuestro amado Barça?

Varias manos se levantaron con impaciencia por responder. La maestra escogió señalando a un mozalbete de la segunda fila.

- ¡No es un récord, son dos! -respondió con entusiasmo- Mayor tiempo sin que le expulsen a un jugador y mayor tiempo sin que le señalen ni un solo penalti en contra.

- Excelente, Pep. ¿Y sabrías decirme en qué siglo se produjo por última vez tan lamentable circunstancia...? ¿Alguien lo sabe..?

Los niños ponían cara de no estar muy seguros. Eso de fijar una fecha para un hecho acaecido muchos siglos atrás siempre les descolocaba un poco. Alguno se atrevió con tímidas respuestas.

- ¿En el siglo XXV...?

- No. Antes.

- ¿En el XXIII...?

- No. En el XXI -aclaró la docente- A comienzos del siglo XXI. Recordadlo.

- Y esos récords, ¿son buenos o malos? -preguntó un jovencito de la tercera fila.

- ¡Son buenísimos, Carlitos! Quieren decir que el Barça juega tan bien, tan bien, que no tienen por qué hacer penaltis ni entradas duras o malos comportamientos que les supongan expulsiones... Por eso todos somos del Barça y lo adoramos tanto...

Toda la clase hacía preguntas con mucho interés y regocijo, menos un alumno de la última fila, que parecía un tanto ensimismado y como ausente. El profesorado le tenía catalogado como un niño un tanto raro, retraído e introvertido, aunque bastante inteligente.

Las preguntas se iban sucediendo una tras otra.

- Señorita.. -comenzó a hablar una niña con gafitas-, ¿en el examen van a preguntar por la estatua del armiño que hay en el patio...?

Se refería a una escultura erigida en el patio del colegio que representaba a uno de esos mustélidos. Era muy antigua. Algunos estudiosos la databan precisamente de mediados del Siglo XXI. En su pedestal aún se podía leer en catalán arcaico: << Al Armiño "Sánchez" >>. Nadie sabía a ciencia cierta qué o quién había podido ser este Armiño "Sánchez", aunque todos coincidían en que se trataba de algo o de alguien que había beneficiado enormemente al Barça en aquellos oscuros y remotos tiempos. En la actualidad era como una especie de mascota del club y se consideraba que le traía buena suerte...

- No, del Armiño no preguntaremos nada.

- ¿Y del Ángel "María"? -preguntó otro escolar.

En este caso se refería a otra antigua talla levantada a la entrada del colegio, que representaba a un ángel con una hoja de marihuana y una botella de vino en las manos y que según la leyenda había recogido de un arroyo al Armiño y le había dado cobijo y protección.

- Tampoco preguntaremos nada sobre él -respondió la señorita y continuaron las preguntas.

- Seño, seño -llamó la atención a la maestra otro alumno-. ¿Es cierto que el Barça siempre fue campeón desde el origen de los tiempos..?

- Desde el origen de los tiempos no, pero desde el origen del fútbol parece ser que sí.

- Pues parece ser que no -sonó una voz al fondo del aula.

Toda la clase se giró para mirar al rarito e introvertido niño que había pronunciado tales palabras.

- ¿Por qué dices eso, Juanito? -inquirió la maestra con cierto deje de fastidio en su voz.

- He indagado en la web profunda de Superinternet y parece haber pruebas suficientes de que en los primeros tiempos el Barça también perdía partidos. Incluso títulos. De hecho, había un equipo que según algunas evidencias era mucho mejor que él. Se llamaba Real Madrid.

- ¡¡Oooh!! ¡¡Aaah!! -exclamó con horror toda la clase.

- ¡No digas estupideces, Juanito! -reprendió la maestra-. Eso podría considerarse blasfemia.

- Y en el programa "Quinto Milenio" de Iker González -continuó Juanito- también han hablado de ese tema. Entre las ruinas de la antigua ciudad de Madrid se han encontrado dos objetos, bastante abollados y deteriorados, pero que a todas luces parecen ser auténticas Copas de Europa. Y el nombre "Real Madrid" está grabado en ellas. Los arqueólogos creen que podrían encontrarse mucha