La Galerna

79-86: El Madrid no sobrevive a Dubljevic

Sin saber exactamente de dónde provenía, había una sensación irreal alrededor del Madrid. Una idea, desde luego no instalada en la plantilla, de que a nada que apretase el equipo le iba a valer para llevarse la Final. Una sensación externa que, si ya vimos en el primer partido tenía poco de real, se terminó por desplomar este domingo, en el segundo duelo, ganado merecidamente por el Valencia Basket (79-86).

Los de Pedro Martínez ya avisaron el viernes  que iban a hacer sudar muchísimo a los de Laso si querían renovar el título de ACB. Eso, como mínimo, para así quizá soñar más alto. Pero lo prioritario era regresar a Valencia con un 1-1. Y, de momento, ya han recuperado el factor cancha, de vital importancia en estos playoffs.

El Madrid puede agarrarse a la estadística o salir corriendo ante ella, según de la forma que quiera mirarse. Porque esa estadística dice que sólo una vez en toda la historia de la ACB el equipo con factor cancha a favor no se había llevado la Final tras ganar primer partido. Ese equipo fue el Barcelona, en 2016. Y su rival, el Madrid, capaz de encadenar tres victorias seguidas entonces. Ahora, las cartas están en distinta mano y son los merengues quienes han de pujar por no convertirse en el Barça de 2016. Tras el 1-0 del viernes, se llevan un duro 1-1 para la Comunidad Valenciana. La historia, otra vez toca huir quizá de ella, dice que de las doce ocasiones en que una Final a cinco partidos ha empezado 1-1, siete de ellas se han resuelto para el equipo visitante, hoy Valencia.

Vista la evolución de la serie, se antoja dificilísimo pronosticar nada de aquí en adelante, aunque también estábamos en las mismas durante los cuartos de final de la Euroliga y el Madrid resolvió con dos victorias consecutivas en Estambul. ¿Qué falló en el cuadro blanco? La espesura inicial, el ser incapaz hasta el tercer cuarto de meter el ritmo del partido, de ponerse por delante en el marcador, de ejercer su autoridad. Y no fue así porque el Valencia, ya lo dijimos el viernes, sabe a lo que juega, mueve el balón con una soltura propia de un finalista de tres competiciones oficiales esta campaña, y sabe lo que quiere. Añadan a todos estos ingredientes nombres como los de San Emeterio, Sikma o Boban Dubljevic.

El montenegrino aniquiló la resistencia enemiga con 22 puntos y 9 rebotes. Amo y señor de la pintura y de lo que no fue la pintura. Firmó un 1/4 en triples, pero su único acierto llegó en el último cuarto, cuando el Madrid quería coger la manija de la tarde (66-64). Varios puntos seguidos con su rúbrica y otros tres en la recta final, cuando Llull ya se había liado la manta a la cabeza, bien escudado por Nocioni, prendieron el petardo taronja. Con 79-79, Dubljevic metió una canasta cuando le defendía hasta Pablo Laso. Superó un 2x1, una defensa perfecta ante la que supo sacar el balón desde casi el infierno, por el lado izquierdo y con cinco décimas en la posesión para saltar la banca (79-81). Quedaba poco más de un minuto, pero el Madrid ya había perdido. La templanza de Diot, que antes ya había definido con un triple desde nueve metros, fue insuperable. Toda la flojera de piernas del primer partido no apareció para el Valencia en esta ocasión.

Pedro Martínez sacó pecho en la rueda de prensa con el manido argumento de que se les había dado por muertos tras el 1-0. No me consta nadie que sepa de esto de verdad haya enterrado al Valencia tras lo visto el viernes. Otra cosa son los pronósticos, que siguen muy abiertos. Y el Madrid sigue siendo favorito. El miércoles, más.

Salir de la versión móvil