Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Crónicas
2-1: Cristiano Ronaldo y siesta

2-1: Cristiano Ronaldo y siesta

Escrito por: Quillo Barrios26 noviembre, 2016
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Las Ligas se ganan -o se pierden- en partidos como el que se ha jugado este sábado en el Bernabéu. Años atrás, el Real Madrid siempre dejaba escapar el triunfo en una tarde así, con una jugada desafortunada o un intento fallido de remontada. Esta vez no fue así. Ganó, sin convencer, pero ganó al fin y al cabo. Y ganar, en una competición de 38 finales, es lo realmente importante. Habrá críticas -lógicas- por el mal juego y algunos jugadores serán señalados por su pobre nivel, pero por encima de todo ello sobrevivirá una clasificación en la que el Real Madrid manda con puño de hierro. Y, más que eso, una estadística que indicar que el conjunto de Zidane lleva 31 partidos oficiales sin perder.

Ante el Sporting de Gijón parecen tres puntos más, pero son de oro cuando estás en la cima y todos esperan que resbales y empieces a caer. El Real Madrid llega líder al Camp Nou y saldrá líder de él pase lo que pase. Esa es la primera conclusión que deja una tarde que parecía no tener historia. Toda la presión se traslada a Barcelona.

Comenzó el choque con Cristiano saboreando la dulce resaca de su exhibición en el derbi. Marcó dos goles en menos de veinte minutos para relajar a un Bernabéu poblado por paraguas. La afición empezó a pedir el Balón de Oro para su ídolo con el convencimiento de que era un cántico sincero y cargado de argumentos. El 2-0 acompañaba y la tarde pintaba plácida, pero el cielo empezó a caerse sobre el estadio blanco y el Sporting, que ya no tenía nada que perder, creyó que era posible asustar y asustó. Modric perdió el balón cerca del área y Carmona no perdonó el error de un jugador al que nosotros sí le perdonamos todo. El gol desconectó por completo a un Real Madrid que no volvió a engancharse al partido en ningún momento.

Real Madrid - Sporting (Foto Mundo Deportivo)

La segunda parte fue un naufragio del que salió vivo el equipo de Zidane por el simple hecho de saber aguantar el chaparrón -los chaparrones- y que Cop mandó un penalti a las nubes en el 78'. Sólo Cristiano Ronaldo y Mateo Kovacic intentaron darle sentido a las jugadas cuando el esférico era blanco. Benzema, totalmente apático y despistado, fue silbado varias veces por un Bernabéu que abrazó la impaciencia con el paso de los minutos. El público pitó incluso a Zidane por quitar a Kovacic cuando la lectura indicaba otra sustitución.

La recta final tuvo tintes de película épica, con el Real Madrid achicando ante un entusiasta Sporting y la lluvia gobernando el escenario. El campo se tornó pesado y el cuadro blanco no supo reciclarse como sí lo hizo la preciosa camiseta con la que el club demostró que es mucho más que una entidad deportiva. Isco entró para la bajada del telón y le dio a los suyos la calma que reclamaban. Inteligencia, dos acciones brillantes y pausa bajo un diluvio que, por momentos, llegó a presagiar tropiezo y truenos.

Con el pitido final se cerró también una semana que debe ser entendida como fantástica para el Real Madrid. Se sufrió en Lisboa y ante el Sporting, sí, pero se ganó a ambos y en el Calderón. Con tres victorias, el Madrid dejó casi sin opciones al Atlético de Madrid, se permitió el lujo de sacar un billete de liderato pase lo que pase en el Camp Nou y se metió en octavos de final de la Champions League. ¿Que se ha jugado mal en muchos tramos? Sí. ¿Que algunos jugadores parecen cansados tras el esfuerzo de una semana intensa? También. Pero en fútbol es más importante ganar cuando vienen mal dadas. Y este Real Madrid lo hace. No nos quejemos antes de que tengamos motivos reales para hacerlo.

LAS NOTAS

Keylor Navas (6'5): Apenas tuvo trabajo pese a la insistencia del Sporting.

Danilo (5'5): Desacertado, aunque supo aguantar el arreón asturiano de la segunda mitad.

Pepe (6'5): De más a menos.

Sergio Ramos (6'5): Estuvo a buen nivel y llega limpio al Clásico.

Nacho (6'5): Puso un gran centro en el segundo gol, pero cometió un error que a punto estuvo de costar el empate.

Kovacic (7): Volvió a demostrar que atraviesa un gran momento.

Modric (5'5): Muy irregular. Un fallo suyo propició el gol del Sporting.

James (5'5): Tuvo destellos de clase, pero a un jugador de su nivel hay que exigirle mucho más.

Lucas Vázquez (6'5): Forzó un penalti y se mostró activo, aunque acusó el bajón global del equipo.

Cristiano Ronaldo (7'5): Marcó dos, se implicó en defensa y quiso la pelota en todo momento.

Benzema (3'5): Apático, desconectado y fallón con el balón en los pies.

Asensio (5'5): Trabajó mucho sin balón y aportó soluciones con él.

Marcelo (6): Aportó serenidad en los pocos minutos que tuvo.

Isco (7): Inteligente, elegante y sin fallos.