Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Zidane, perdona nuestras dudas

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Zidane, perdona nuestras dudas

Escrito por: La Galerna25 octubre, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos y gozosos días, hermanos. Hoy, tras la extraordinaria victoria de los nuestros en el Camp Nou, cuyo obligado silencio Covid no hizo sino figurar el silencio en el que habría quedado su público de haber estado presente, tenemos que comenzar por pedir perdón a Zidane. Perdónanos, Zizou, porque hemos dudado. Tuvimos la osadía incluso de titular un portanálisis con las atrevidísimas palabras "Zidane, ¿de verdad puedes con esto?" , y ciertamente hemos recibido la cura de humildad que el destino nos preparaba tras la esquina. Nunca, nunca se debe dudar de la capacidad del hombre que en tiempo récord ha añadido a nuestras vitrinas 3 Champions, 2 Ligas, 2 Supercopas de Europa, 2 Supercopas de España y 2 Mundiales de clubes. La última de esas dos Ligas la ha logrado anteayer, como quien dice, y en circunstancias enormemente meritorias, lo que convierte en aún más atroz la injusticia que supone haberle trasladado semejante pregunta.

Sí, es verdad que Zidane manifiesta una fragilidad, una vulnerabilidad, una masculinidad no tóxica (por usar la jerga de los tiempos) que ya en su momento le hizo abandonar la nave y que nos tiene siempre pendientes de su resiliencia (otra palabra muy actual) o falta de la misma. Sí, es verdad que los dos partidos consecutivos ante Cádiz y Shakhtar estuvieron entre lo peor que el equipo se ha permitido encadenar desde que este portanalista tiene uso de razón futbolística. Zizou nos sometió a una prueba de fe que ríete tú, reíos vosotros de las de Abraham o el santo Job. Son atenuantes que buscamos para justificarnos, pero debemos aprender de esto que algo mucho más grave debe tener lugar para preguntar al francés por su capacidad o entereza para enderezar el rumbo cuando las cosas se tuercen.

Y qué manera de enderezarlas, queridos. Y qué mejor lugar para hacerlo.

Pues sí, subidón. Poco más podemos añadir a los análisis del partido por parte de Ramón Álvarez de Mon y Jesús Bengoechea. El Madrid volvió en su mejor versión (o una de las mejores, considerando que no dejamos de estar en una especie de pretemporada en medio de la temporada) cuando más falta hacía, de suerte que todos los tópicos (el puñetazo encima de la mesa, la crisis que toma el puente aéreo y otras tantas) toman gozoso cuerpo en esta mañana otoñal. Le estamos exigiendo al Madrid que sea nuestra fuente de disfrute en tiempos objetivamente espantosos.La noticia, amigos, en contra de lo que llegó a parecer, es que el Madrid asume el reto y nos pide que le acompañemos y le defendamos en justa contraprestación. Y que lo hagamos a pesar de las dudas espurias y miserables que gran parte de la prensa (la escrita y la otra) trata de verter sobre la limpieza de nuestros triunfos.

Vayamos de más a menos tolerable (sin que ninguna de las siguientes muestras lo sea). Empecemos con As.

"El Madrid siempre vuelve". Pues sí. No precisamente gracias a ti, diario As, también conocido como Ouija Daily y eterno posicionador de piedrecitas en las ruedas, de puñeterías revestidas de falso señorío, de equidistancias piperiles. "Un penalti de videoarbitraje a Ramos indigna al Barcelona". Vaya. Pensábamos que el penalti había sido de Lenglet, pero parece ser que ha sido de Videoarbitraje. Definitivamente, tenemos que estar más atentos cuando vemos los partidos. Habríamos jurado que el que casi se lleva la camiseta de Sergio Ramos de recuerdo a casa (esos intercambios antes se hacían al final de los partidos) había sido Lenglet, pero si el penalti fue "de Videoarbitraje" se conoce que fue algún otro futbolista vestido de azulgrana, y de tan aparatoso nombre, quien cometió la infracción.

Repasamos, no obstante, la alineación culé, escudriñamos incluso en los cambios que se dieron durante el partido, y no encontramos ningún Videoarbitraje en la relación de participantes en el choque. ¿De qué juega Videoarbitraje? ¿Es un nuevo fichaje holandés de Koeman, cuya ficha se tramitó a última hora? Si es así, ¿está de acuerdo Videoarbitraje con lo manifestado por su técnico, en el sentido de que "el VAR solo actúa contra nosotros"? De nuevo, tenemos que estar más atentos. No puede ser que tengamos la impresión de que el VAR actúa al menos alguna vez en la práctica totalidad de los partidos de esta Liga cuando en realidad, a decir del bueno de Ronald, es un mecanismo que solo se activa para fastidiar, chinchar y hacer pupita a los pobres culés, con Koeman y Videoarbitraje -mediocentro tapón internacional neerlandés- al frente de la maltratada y ultrajada expedición. Es el Barça ochentero que está de vuelta en su más pura esencia de victimismo risible, amics, y La Galerna, sempiterna defensora de todo lo vintage, no puede sino celebrarlo.

Mundo Deportivo avanza unos cuantos pasos con respeto a la Ouija en su pretensión risible de enturbiar la limpieza de la victoria madridista, pero aún no hemos llegado a la desvergüenza supina de Sport, un poco de paciencia.

Sobre un fondo negro, el que la prensa cataculé reserva para la inyustisia de los presuntos robos vikingos, aparece la cabeza de Koeman chocantemente desgajada del resto de su anatomía, a la manera en que se manejaba la testa del conde Broken en los dibujos de Mazinger Z, o al modo en que las cabezas de los componentes de Scissor Sisters echaban a volar desde un cartel promocional al comienzo del videoclip de la canción I don´t feel like dancing. No, no parece que Koeman tenga hoy muchas ganas de bailar, ya sea suelto o pegado a lo Sergio Dalma con su pupilo Videoarbitraje. "Koeman explota". Ah, coño, debe de ser por eso que la cabeza se ha separado del tronco, arrojada por la onda expansiva a la mismísima portada de Mundo Deportivo, que ya son ganas de aterrizar en un lugar insalubre. A nosotros, si un día explotamos, y resultamos tan grotescamente desmembrados como el pobre Koeman, recordadnos que nuestros miembros desgajados se posen mejor sobre el regazo de Jessica Chastain.

"Lo de Lenglet a Ramos no fue penalti". Sobre tan rotunda (y desopilante) sentencia del entrenador culé solo nos queda responder lo que Lucía Corregel suele apostillar ante las afirmaciones más inverosímiles que tienen lugar en el chat de La Galerna: Ajá. O también aquello que le cantaba aquel mono propiedad de Nat King Cole al águila ratonera que le llevaba encima: "Your story is so touching, but it sounds just like a lie". Es enternecedor lo que nos cuenta Koeman, pero nos resquebrajaría todavía más el corazón si contuviera una mínima dosis de verdad.

Claro que para verdad, lo que se dice verdad, la portada de hoy de Sport, queridísimos amigos. Ay que nos da. Pero ay que nos da pero de verdad. No sabemos si estaréis preparados. Tened en cuenta que lo de morir de risa no es exactamente un mito o una frase hecha, o no solo eso. Está demostrado por la ciencia que una risa muy intensa puede desatar la adrenalina en dosis potencialmente letales, pudiendo llegar a ser tóxica para órganos como el corazón, provocando un ritmo cardíaco irregular que lleve a la defunción.

Vosotros veréis. No diréis que no os hemos avisado.