Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Crónicas
Barcelona, 1 - Real Madrid, 3: Resurrección blanca

Barcelona, 1 - Real Madrid, 3: Resurrección blanca

Escrito por: Ramón Álvarez de Mon24 octubre, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Salió valiente Zidane, visto al once escogido. Un 4-3-3 con Asensio, Benzema y Vinicius arriba. Acostumbraba el francés a sacar más centrocampistas contra el Barça, pero esta vez la ocupación de las bandas parecía obligatoria.

El Madrid entró bien en el partido tocando cuando podía y esperando la oportunidad de contraatacar ante cada robo. En una transición rápida, Nacho encontró a Benzema entre líneas y entonces comenzó a correr Valverde para ofrecerle e indicarle un desmarque que supo ver el francés. Fede definió como si fuera un delantero de los muy buenos y la puso en la escuadra. Por fin el Madrid se adelantaba.

La alegría duró muy poco, pero antes del empate del Barça el Madrid se volvió a acercar con peligro gracias a una combinación entre Vinicius y Benzema. El gol culé llegó gracias a la jugada típica de Alba, que aprovechó el despiste de Asensio y puso el balón en boca de gol a Fati, que definió con maestría.

De repente, el partido tenía dos goles y apenas se habían asentado los dos equipos. Ninguno renunciaba al gol y esa intención se vio en los siguientes minutos, en los que se alternaron las llegadas. El Madrid disfrutaba jugando desde las bandas y el Barça aprovechando las pérdidas que el Madrid cometía por el centro. En el 23 Messi se quedó solo ante Courtois tras recortar a Ramos; tenía la opción de dársela a Coutinho o disparar. Courtois amagó con tapar el centro y adivinó el disparo de Messi. Acción de valor gol por parte del belga. En la jugada siguiente Kroos puso un balón en bandeja de plata a Benzema, pero el disparo del delantero fue detenido por Neto. Entonces llegó cierta calma. De alguna forma los equipos estaban asumiendo un ritmo que a estas alturas de la temporada no son capaces de sostener. En ese contexto se vio más comodidad en el Madrid que en el Barça.

Hacia el 42 Lucas sustituyó a un lesionado Nacho. El cambio parecía deberse a la tarjeta que ya tenía Nacho, pero pronto se confirmó una nueva lesión en una zona especialmente castigada por las fatalidades en este inicio de temporada. El descanso no pareció molestar a ninguno de los contendientes.

Comenzó algo más vivo la segunda parte el Barça con un Ansu Fati que es todo un puñal. Es una de sus intervenciones, le puso un centro medido a Coutinho, que cabeceó fuera. En el 60 Ramos sufrió un agarrón en el área a manos de Lenglet; el VAR avisó al colegiado que tras revisarlo señaló un penalti impensable en los últimos 15 años. Ramos marcó el 1-2 no sin suspense.

En el 67 el cuerpo de Valverde dijo basta y Modric entró al campo. Los minutos que sucedieron fueron de dominio posicional de Barça, pero sin hacer sufrir en exceso al Madrid. Con cada vez más frecuencia el Madrid encontraba la manera de contragolpear pero no era el día de Vinicius, que malogró alguna de las mismas.

Lo cierto es que cada vez se sentía más cómodo el Madrid y, a medida que el Barça introducía más atacantes, más tocaba con facilidad el Madrid y llegaban nuevas ocasiones. Hubo dos clarísimas en los pies de Kroos y Ramos, pero fue Modric el que aprovechó un balón servido por Rodrygo tras una porfía de Vinicius el que con muchísima clase y su exterior sentenció el partido. De nuevo Zidane sale victorioso donde nunca perdió.

 

Fotografía Getty Images

Asesor fiscal autónomo. Soy socio de La Galerna y colaboro en Radio Marca. @Ramon_AlvarezMM

109 comentarios en: Barcelona, 1 - Real Madrid, 3: Resurrección blanca