Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
La viga en el ojo del Madrid

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

La viga en el ojo del Madrid

Escrito por: La Galerna18 octubre, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Pintan bastos, amigos. Es día de crujir de dientes en las dos plazas principales del fútbol patrio. Aunque ya sabemos que hay bastos mejores que otros y dientes más lustrosos que otros. Ya sabemos que, a la hora de tratar periodísticamente (?) una derrota, el trato puede ser más o menos inmisericorde o más o menos magnánimo. Pero, sobre todo, ya sabemos que la viga en el ojo del Madrid siempre será paja en el ojo culé. Eso tan habitual de que la alegría va por barrios también vale para las penas, que se tornan más leves si se echa mano del manido recurso del "y tú más".

Portada As Courtois Cádiz

Casi hay que agradecer a As el hecho de que haya orientado más su portada hacia el elogio al Cádiz que hacia el escarnio al Madrid, que realizó un partido deplorable desde el principio hasta el final, casi sin matices, casi sin ocasiones, casi sin posibilidad de que salvemos apenas algún clavo al que agarrarnos esta mañana de dura resaca. Sí, "recital del Cádiz", pero mucho nos tememos que de sobra favorecido por un Real Madrid descolocado, superado, fallón, desangelado, como de pretemporada (o, tal vez peor, de postemporada, a decir de algunas actuaciones individuales ciertamente preocupantes).

Portada Marca derrota Madrid Cádiz

Desganado, dice Marca que salió y jugó el Madrid. Eso de las ganas es cosa intangible y queremos creer que no fue el defecto que condujo a la derrota, o al menos que no fue el principal. Sabemos que los partidos de selecciones ocasionan desajustes, sabemos que se vienen partidos de mayor enjundia que pueden estar señalados más en rojo en los calendarios de los jugadores que el partido de ayer, pero si algo sabemos de verdad es que lo de ayer fue penoso y que hará falta que se vea así en el vestuario para que sencillamente no vuelva a ocurrir.

En maniobra insospechada, Zidane hizo cuatro cambios al descanso y, como lacónica y expresivamente destaca Marca, "ni así". Ni asá. De ninguna de las maneras se vio lo que debe ser el Real Madrid ayer en el Di Stéfano, y no estaríamos siendo justos si no extendiéramos la crítica al entrenador, que precisamente reconoció de manera implícita su error al haberse visto obligado a los ya mencionados cuatro cambios de una sola tacada. Confiamos en que Zidane haya visto lo mismo que vimos nosotros y que las alineaciones sucesivas sean coherentes con esa descorazonadora visión.

Portada Mundo Deportivo Doble derrotaPortada Sport Griezmann sin gol

Lo dicho, el Barcelona también perdió, pero mantengan la calma, amics culés, ya que Sportivo sale al rescate para ofrecer como causas de la derrota la falta de gol y el juego bronco del Getafe. Queda mejorar, pero tampoco demasiado. Queda incluso no jugar contra el Getafe y todo será diferente. Pero al Madrid -oh, sorpresa- le queda mucho más camino que recorrer, muchas más vergüenzas que tapar, muchos más defectos que destacar para que los propios queden, una vez más, bien barridos bajo la alfombra.

Lo del Madrid ha sido un "batacazo". El Madrid ha estado "pésimo". No le quitamos la razón a la prensa culé, pero entenderán que solo podremos empezar a tomar en consideración sus juicios cuando no estén tan interesados en señalar la paja en el ojo ajeno como modo de pasar por alto la viga en el propio. Ese viejo truco no es solo desconsiderado y ventajista, sino que también da una imagen de equipo menor, que ríe más con las desgracias del rival que con las alegrías de casa.

A nosotros, debemos decirlo bien alto, nos importa un carajo que haya perdido ayer también el Barcelona (o solo nos importa a efectos clasificatorios). Lo que de verdad nos importa, lo único que nos importa, es que el Real Madrid -sus jugadores y su entrenador, nuestros jugadores y nuestro entrenador- asuman que lo de ayer no puede volver a repetirse, falle Griezmann o no, salga Bordalás por Antequera o por Constantinopla.