Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Escohotado
Cuando nadie la quiere

Cuando nadie la quiere

Escrito por: Antonio Escohotado18 octubre, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Vaya tostón de partido. En el primer minuto, uno de los no infrecuentes gestos blandos de Kroos cede el balón a Negredo, en vez de pasarlo a alguno de sus colegas, y aparece Ramos para salvarla en la misma línea. Los seis minutos siguientes deparan hasta cuatro ocasiones clamorosas del Cádiz, que o bien la lanza fuera o impone una gran parada por bajo de Courtois, hasta que la siguiente ocasión clamorosa –esta vez con Ramos deshaciendo el fuera de juego del rival- termina entrando.

Sigue media hora de trantrán, tocando cada uno varias veces el balón para acabar decidiendo hacer lo ya telegrafiado -y por tanto inútil en términos ofensivos-, durante los cuales Marcelo, Isco y Lucas Vázquez tienen sobradas ocasiones de demostrar por qué parecen o bien quemados, o bien deficientes para seguir siendo titulares, sin que un solo pase, regate o tiro suyo merezca el cinco. No obstante, al enfilar hacia los vestuarios reparamos en que Modric la tocó mucho sin merecer tampoco el aprobado en ninguna, y Kroos la mandó dos veces al gallinero.

casemiro marcelo

El segundo tiempo comienza con la estimulante noticia de que Isco, Lucas y Modric ya no están, por más que persista Marcelo. Esperamos que Asensio, Valverde y Casemiro le den otro aire al equipo, y Vinicius deje de hacer cosas estériles por alocadas; pero Asensio pierde los balones que no devuelve, Marcelo sigue siendo un cero a la izquierda, Vinicius marra un par de goles y tanto Valverde como Casemiro no juegan a marcar sino al trantrán, como si fuera suficiente cortar las tímidas embestidas de un equipo que tampoco pretende meter el segundo. Tras sobarla un rato, la pasan en horizontal o atrás, pues esta tarde el balón quema más que atraer.

Una película demasiado fina separa al campeón de liga de un equipo capaz de rozar el ridículo, y supongo que quien lo sabe en grado más eminente es el propio míster.

Estupefactos ante el juego, con Nacho vagando como alma en pena al recordar sus exhibiciones de otrora, caemos en la cuenta de que el heroico Benzema está missing, y solo resucita al salir Jovic por Kroos, se diría que dispuesto a enseñar por enésima vez al serbio cómo bajar, tirar paredes e incluso chutar, lanzando en las postrimerías del partido un admirable misil al larguero. Pero es demasiado tarde, salvo para demostrar que Jovic no sabe o quiere girarse cuando recibe el balón en el área, y prefiere pasarlo a otro como una patata caliente.

Me fui metiendo en el duro papel de ZZ con una plantilla pensada para emparejar a Benzema con Hazard, que a falta de ello depende de genialidades no frecuentes en los dos mozalbetes brasileños, y capaz de colapsar no solo como ante el Manchester sino como hace unos minutos ante el modesto Cádiz. Una película demasiado fina separa al campeón de liga de un equipo capaz de rozar el ridículo, y supongo que quien lo sabe en grado más eminente es el propio míster. Lo único que no entiendo es dejar a Mendy sin un minuto.

Pero mañana será otro día, y si hay un equipo con agallas para revivir es el vestido habitualmente de blanco. Eso sí, deberán tener presente que la pelota solo quema al desganado.

 

Fotografías Getty Images

Antonio Escohotado
Escritor de una veintena de obras de referencia, como Historia General de las Drogas, Caos y Orden o Los Enemigos del Comercio. Su hijo Jorge administra sus RRSS. @aescohotado

25 comentarios en: Cuando nadie la quiere

  1. Por fin un artículo que plasma la triste realidad del equipo. No porque juegue mal o bien aunque algunos tipos lo de jugar bien quizás lo dejen para hacerlo en otros equipos.
    Y ahí está el quiz de la cuestión que no es que jueguen mal es que ni correr QUIEREN .Que significa ello que se ríen de todos nosotros .
    Y lo del entrenador no se si tomarlo como un deseo de el mismo de que le eche pues tan mal es imposible hacerlo

  2. Hay jugadores que no han entendido todavía lo que es es Real Madrid. No puede ser que gente como Asensio, Odegaard, Rodrygo, Jovic o Valverde, que deberían comerse el césped y salir con la camiseta empapada a veces parezcan veteranos. Está bien tener el balón, pero si lo tienes solo porque no arriesgas y te limitas a dársela al que está al lado no sirve de nada. Vinicius cada vez que la coge intenta algo. Falla mucho pero es vertical, arriesga y trata de desbordar. Los demás no. Es el mal de Illarra, Sahim, Ceballos y tantos otros. Todos buenos jugadores que se limitan a no fallar en vez de intentar marcar diferencias. Raul o Casemiro son ejemplos contrarios. Les das la oportunidad y tiran la puerta abajo. Echo de menos ese descaro y esas ganas de hacer algo diferente. Lo dije hace semanas: ver al Madrid es ir un día a la oficina. Aburrido y monótono. Me crie viendo a la quinta como muchos de vosotros, no ganábamos la copa de Europa pero cada domingo era una fiesta en el Bernabéu. Lo echo de menos. Valoro esta época dorada de Ronaldo y compañía, pero sin el portugués cada vez encuentro menos motivos para ver un partido. Apuesto por los jóvenes, por supuesto. Pero no tienes la ambición de convertirte en el mejor cuando tienes 20 años entonces no vales para jugar en el M