Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Tribulaciones

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Tribulaciones

Escrito por: La Galerna20 enero, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Y de repente, un 20 de enero cualquiera, cuando nadie parecía sospecharlo, se alinea Mercurio con Marte (o Casemiro con Modric) y nuestra querida prensa deportiva se suelta la melena y admite que el Madrid ha jugado un buen partido, incluso ¡el mejor partido de la temporada! (Relaño dixit).

Marca Portada Despega 20.01.19As Portada Mejor Madrid 20.01.19Mundo Deportivo Portada Sin tregua 20.01.19Esto no se hace. Esto no es un domingo ni es nada. El servicio de portanalismo de esta humilde publicación, siempre a su servicio, ya tiene la consolidada costumbre de enfrentarse a discursos bien diferentes cuando pierde el Madrid, cuando empata el Madrid, cuando gana el Madrid e incluso (triple salto mortal, tachán) cuando no juega el Madrid. El portanalista se levanta un domingo y ya la noche del sábado (haya estado donde haya estado el portanalista, haya tomado los espirituosos que haya tomado) ha ido confeccionando en su cabeza las líneas generales de lo que será su análisis mañanero (tenga la resaca que tenga el doliente analista). Suele saber de sobra el esforzado escribiente que alguna mácula habrá, que alguna polémica se inflará, que alguna abuela fumará, que algun rosario habrá estrenado la Aurora... Solo falta abrir los ojos para confirmar que la canción sigue siendo la misma de siempre, aquella triste de Padre Damián Street.

Pero hoy no. Hoy hasta Mundo Deportivo (for the glory of my mother) habla de triunfo convincente, hoy Marca y As se rinden al partidazo de Lukita: el sol de nuestro sistema solar(i), las cuatro esquinitas de nuestra cama, el jugador de cuya presencia efectiva en el campo resulta por arte de magia la presencia efectiva del resto de jugadores en el campo, el diapasón, la clave de bóveda, la corchea y la semicorchea, la sintaxis...

Y, claro, es entonces cuando el portanalista no sabe qué hacer. Es entonces cuando palidece, enmudece, mira a su alrededor buscando asidero y solo puede llegar a la conclusión de que todo conspira en su contra. El portanalista, especie en peligro de extinción por el mero hecho de atreverse a existir, experimenta entonces un miedo ancestral a que le estén boicoteando, imagina oscuras estratagemas, persecuciones y bromas macabras. Piensa que en realidad Relaño quiso titular algo parecido a "El Madrid bien, vaya mierda", cree ver a Modric en portada sacándose un moco mientras celebra su gol, a Isco insultando a Solari, a Marcelo iracundo en rueda de prensa, a Florentino llamando a Mourinho, a Lorenzo Sanz preparando candidatura...

El portanalista sufre al no encontrar nada de esto y cree estar en Matrix, en el show de Truman, en la casa de Tócame Roque. ¿Qué está pasando? ¿Qué clase de conjunción planetaria se ha dado este 20 de enero de 2019? No puede ser que el Madrid haya jugado bien y ya está. No puede ser que no se esconda nada tras esa circunstancia tan banal. Será que 2019 es el año de Blade Runner y ya comenzamos a vivir las consecuencias. Será que el portanalista, a fuerza de no parar de replicar, se ha convertido en un replicante en un mundo ya casi exclusivamente ocupado por replicantes más o menos camuflados, más o menos conscientes de que lo son, más o menos ronceriles, más o menos lobísticos.

No sabemos. Tememos. Miramos la portada de Sport y la vida nos devuelve su color, blaugrana para más señas: el color de los sueños, el color del celofán, el del cartón piedra, el de Casemiro sacando de un apuro al Madrid, el color de los carteles publicitarios que jalonan el cielo negro de Los Ángeles en el 2019 de Ridley Scott.

Sport Portada Guerra De Jong 20.01.19