Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Reflexiones sobre la entrevista con Nacho Tellado

Reflexiones sobre la entrevista con Nacho Tellado

Escrito por: Tomas J.Rubio20 enero, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Justo es reconocer que el VAR ha reducido los errores pero no es menos evidente que no se está aplicando correctamente del todo. Queda camino como reconoció el propio Velasco Carballo en la rueda de prensa del CTA. Pero ya volveremos a esto.

En la entrevista con Nacho Tellado sólo nos centramos en los fueras de juego y no en los otros supuestos en los que interviene el VAR. Él no es árbitro y fue él el que puso encima de la mesa los errores en la medición. Lo explico porque nuestra entrevista no fue un intento de acabar con el VAR sino todo lo contrario, saber cuáles son los errores y cómo se podrían mejorar.

Tanto en el gol fantasma como en el fuera de juego no cabe interpretación alguna, o es o no es. No hay más. Y partiendo de la base de que el VAR sólo puede intervenir en aquellos fueras de juego que acaban en gol, estamos hablando de algo decisivo, crucial. Un error, en ambos supuestos, significa puntos que son decisivos (por injustos y evitables) para el devenir de todos los equipos en la Liga. No es algo baladí precisamente.

Me gustaría aclarar que Nacho es del Sporting de Gijón. No es madridista ni lo pretende. Su única relación con el equipo blanco es que ambos residen en Madrid. Y es más, tiene esos colores pero no dejará de cenar por un mal resultado del equipo.

Nos confirmó lo que ya intuíamos, hay errores. Y graves. Los dividía en 3 pasos:

  • Mal tirados los puntos de fuga
  • Mal sacadas las referencias de los jugadores
  • Grosor de la línea que delimita el fuera de juego

Del primer paso nos explicó que no se cogen bien las referencias del campo como la línea del área o del centro del campo, los cortes del césped, etc. Así, el punto de fuga es erróneo de partida, lo que se traduce en que se aumenta el margen de error. Si partimos de la base de que es imposible un margen de error 0, no es lo mismo 3 centímetros de margen de error, algo más que aceptable, que 30 centímetros.

Sobre el segundo paso nos advirtió de algo no menos importante. Hay que analizar a los jugadores y sus partes móviles. Un ejemplo muy gráfico es cuando un delantero corre hacia la portería y un defensa sale. Al detener la imagen en el frame exacto en el que se da el pase, delantero, defensa, o los dos, tendrán partes de su cuerpo válidas para delimitar el fuera de juego (todas salvo los brazos) en el aire. Rodillas, cabeza, incluso los propios pies en zancada y no apoyados en el suelo.

Esas partes hay que bajarlas el suelo para poder trazar la línea. Y sí, nos aclaró que también las bajan mal. Así sumamos un segundo factor que amplía el margen de error.

El tercer paso, el grosor de la línea es algo muy evidente. Mientras él traza una línea finísima, el VAR marca una línea de un grosor que él situó en 10 centímetros.

Así, sumados estos tres pasos, nos queda un margen de error inadmisible y esperpéntico, cifrado por el propio Nacho en aproximadamente 40 centrímetros. Para el gol fantasma el margen no llega a 1 centímetro. La solución es fácil, hacer un protocolo apropiado para sacar correctamente el punto de fuga, tomar y bajar las partes móviles de los jugadores y afinar la línea de fuera de juego. Y, quizá lo más importante, establecer un margen de error asumible, Nacho lo cifró en 2-3 centímetros, margen conseguible sin mucho esfuerzo.

Ayudaría mucho que en la sala VAR se contara con expertos en este campo como él y que se dedicara algo más de tiempo para delimitar el fuera de juego. Un fuera de juego muy complicado no tomaría más de minuto y medio o dos como máximo. Siempre es mejorar esperar un poco más que no corregir un error. Además para eso está el tiempo de descuento, para añadir lo que sea menester.

el var marca una línea de un grosor que nacho tellado situó en 10 centímetros

El mismo día que se publicó la entrevista con Nacho dieron una rueda de prensa el jefe de del CTA, Velasco Carballo, y el jefe del VAR, Clos Gómez. Visto el revuelo mediático que la propia entrevista había provocado, unido a algunos errores clamorosos del VAR, era importante no perdérsela.

Aunque se reconocieron hasta (o sólo) siete errores, si bien no se especificaron cuáles, sí que tenía curiosidad en comprobar si se hablaría de los fallos en el sistema del fuera de juego.

Para mi sorpresa, ni se mencionaron. Ni por iniciativa de los responsables arbitrales ni mediante los periodistas, a pesar de que hubo más de veinte preguntas. Lo único relacionado fue que Clos Gómez informó que el tiempo estimado para las jugadas de fuera de juego era de 69 segundos (poco, muy poco para los errores que hay), y que los linieres en jugadas “About to score”, ocasión manifiesta, inminente y clara de gol, han de dejar seguir y no levantar el banderín.

Nada más. Los periodistas se preocuparon más por el penalti a Vinicius, publicar conversaciones árbitro-VAR o la llamada de Florentino a Rubiales. Velasco Carballo reconoció, aunque no nos lo cuenten los medios, que le han llamado varios presidentes, el último Quico Catalán (Levante). Y dejó en evidencia a algunos periodistas al confirmar que la decisión de dar esta rueda de prensa la tomaron en diciembre, y no después del penalti a Vinicius como nos mintieron.

Al igual que ocurrió con el Caso Soulé, el periodismo deportivo patrio está a otras cosas, al morbo y a la desinformación, pero no a la investigación. Me pregunto si esta desidia, en este aspecto, tiene algo que ver con que el encargado de dar soporte tecnológico al VAR sea Mediapro. Porque, queridos lectores, la tecnología del fuera de juego depende de la entidad catalana, que para los periodistas es el Cerezo de las empresas, ninguno le exige ni le pide responsabilidades cuando lo hace mal, a pesar de tener el VAR un coste de cuatro millones de euros al año. Tantos periodistas trabajan directa o indirectamente para Mediapro que nadie osa morder la mano que les da de comer.

Tampoco parece que la RFEF o LaLiga les vaya a exigir una solución inmediata. Demasiados negocios y dinero en común. Por tanto, no veo que se vaya a producir una mejora en este aspecto. Ya hemos podido comprobar cómo se las gasta Mediapro, a partir de que Nacho Tellado dejara al descubierto estos errores. Dejaron de emitir durante el partido la imagen con las líneas del fuera de juego trazadas. Incluso, al menos en el caso del Real, apenas hay repeticiones de las jugadas dudosas en contra. Ojos que no ven, error arbitral que no sienten.