Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Análisis de jugadores
Delanteros jóvenes para el Real Madrid

Delanteros jóvenes para el Real Madrid

Escrito por: Alistair D. Hisoka13 noviembre, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Los centrales dan solidez y carácter al equipo; los mediocampistas le dan identidad y ritmo. Pero todo eso solo cobra sentido si hay un goleador en ataque que dé brillo a su trabajo. En el fútbol actual se han democratizado las funciones. Ahora los laterales son elementos vitales en ataque y los interiores creativos ven mermado su potencial si son vagos para correr hacia campo propio o muy irregulares a la hora de presionar la salida del rival. Incluso el gol ahora es labor de los extremos y un Isco de MP solo tiene sentido en un equipo grande si a su juego le añade, al menos, 15 goles por temporada. Pero hay algo que no ha cambiado en el fútbol multifuncional de hoy en día, y es que si llevas el 9 en el dorsal del Real Madrid se te va a medir por los goles que marques. Hoy asistimos a la consagración de Benzema como figura histórica del madridismo. Llueven los halagos y los aplausos desde todas las direcciones. Y desde todos los tendidos. Sin embargo, lo verdaderamente milagroso de todo esto es que con el volumen de críticas que ha recibido durante su trayectoria siga hoy sumando tantos para el Real Madrid. No es esto un artículo sobre Karim, pero sí sirve como advertencia: si el delantero más completo de su generación jugando para el goleador más voraz de la historia del fútbol no se ha salvado de ser medido por su número de goles, que los que lo sucedan se vayan preparando.

si el delantero más completo de su generación jugando para el goleador más voraz de la historia del fútbol no se ha salvado de ser medido por su número de goles, que los que lo sucedan se vayan preparando.

Soy de los que piensan que un goleador se perfecciona a sí mismo en base al trabajo y a la repetición. Kane no tendría la gama de remates que muestra actualmente sin horas y horas de tecnificación tras los entrenos. Regatear a dos y ponerla en la escuadra es cuestión de clase; recibirla de espaldas con un defensa metiéndote la rodilla y clavarla en una esquina tras girarte es pura práctica. Memorizar los espacios del área. Pero, por mucho que trabajes, hay cosas que van en la sangre. Ars et ingenium, en palabras de Horacio. El oportunismo, la brega constante invirtiendo en cada acción hasta que el gol llega, los desmarques invisibles que no cesan, la verticalidad como principio indiscutible cuando el balón llega a tus pies cerca del área. Hay cosas innatas en un goleador. Y serán esas características las que premie para entrar en la lista. Esas o que me recuerden a Benzema, claro.
Aclaro, para el que no haya leído los dos artículos anteriores, que las promesas que están en equipos no vendedores no entran en la lista. Poner a Lautaro o Rashford no descubriría nada a nadie ni se pueden considerar fichajes similares a Mendy o Jovic.

1º Calvert-Lewin:

Vamos a empezar con las promesas de la Premier. De ellas escojo al que, precisamente, me recuerda más a Karim. No es el Everton un equipo fácil para destacar en las últimas temporadas. El club se ha dedicado a sumar jugadores interesantes a su plantilla sin una idea de juego demasiado definida y eso ha creado un clima de competencia que más que elevar el nivel confunde al propio jugador. Calvert-Lewin pertenece a la misma hornada que Tammy Abraham y Solanke, pero, al contrario que ellos, es un tipo de delantero que no busca finalizar cada jugada de su equipo. Le gusta participar en el juego, bajar a recibir entre líneas y generar espacios para sus compañeros. Os suena de algo, ¿no? Con 22 años y 1,87 de estatura está en un momento crucial para su carrera. Suma cinco goles en 691 minutos esta temporada. No son números llamativos, pero confiamos en su clase y en su proyección. Un paso lateral en forma de traspaso al fútbol alemán le sentaría muy bien a su futuro si el Everton sigue sin confiar plenamente en él.

 

2º Richarlison:

Cualquiera diría que el Everton está luchando por ganar la Premier en este inicio de temporada, teniendo a los dos primeros micos del artículo en su plantilla. En realidad, ahora mismo están luchando por no caer en puestos de descenso. Los caminos del scouting son inescrutables. Richarlison ni siquiera es un 9 posicional en este punto de su carrera y lleva dos goles en 11 partidos esta temporada. Con todo, yo os aseguro que si vieseis los partidos del equipo humilde de Liverpool os enamoraríais de este jugador. 22 años y 1,79 de altura. Fortísimo y con un motor que nunca se agota. Vive pensando en ayudar a su equipo y dañar al rival. Su deseo por marcar recuerda irremediablemente al de Cristiano. Genera oportunidades cada partido y las tiene a pesar de estar marcado en rojo por las defensas contrarias. Su mala racha goleadora no guarda ninguna similitud, por desgracia para nosotros, con la que está sufriendo Vinicius. Es pura casualidad que no lleve tres o cuatro goles más a estas alturas. Tiene en sus piernas números de estrella sin necesidad de jugar como 9. Sin duda, no podría faltar en esta lista.

 

3º Wesley:

Seguramente este nombre sorprenda incluso más en esta lista, pero en un artículo de delanteros jóvenes me cuesta dejar fuera a, quizá, el prototipo más puro de ariete. 22 años y 1,91 de altura, llegó jovencísimo a Europa sin ningún glamour a su alrededor. Detectado muy pronto por el Brujas, se convirtió en pieza clave de un conjunto que ganó dos ligas con él en plantilla. Por cierto, en sus escasos meses con el Trencin eslovaco también conquistó la liga siendo un jugador relevante. En el Aston Villa le toca pelear por otras cosas, pero en su primera temporada en la Premier se ha convertido en el 9 indiscutible del equipo y lleva ya cuatro goles. Digamos que estrenar en Inglaterra y pasar los 10 goles en un equipo recién ascendido no sería mala carta de presentación. Es un punta muy poderoso físicamente que abusa de los defensas en el cuerpo a cuerpo y que lee muy bien las jugadas de sus compañeros. No todos los brasileños son Ronaldo Nazario; a Mario Jardel o Giovanni Elber les ha ido muy bien por aquí con otras características. No creo que me equivoque si le auguro a Wesley un futuro en un grande del continente si pule algo su técnica individual. Ya os digo yo que, si cayese como fichaje blanco, a los centrales de la liga española no les haría ninguna ilusión. Y quiero aprovechar este análisis para nombrar a un par de jugadores más de la Premier: Aaron Connolly e Ismaïla Sarr. Si alguno piensa que Wesley es demasiado tosco o está muy verde para entrar en este artículo, que vea jugar a Sarr. Privilegiado desde lo físico, alto y muy rápido. Cuenta con las características que uno busca en un atacante moderno, pero es el ejemplo ideal de futbolista deslavazado. Y aun así ha hecho sus cositas en Francia con 20 añitos y la factoría Pozzo ha invertido 30 millones en él para ver si lo refinan y pueden venderlo por el doble en un par de temporadas. Algo tiene el chico. Pasando a Connolly, es un jugador completamente diferente a Sarr o Wesley. Hablamos de uno de los revulsivos de moda de la Premier. Invento de Potter en su Brighton que destaca por su verticalidad, por su facilidad para buscar el desmarque y encontrar la portería contraria. Algo chupón, aunque aprenderá seguro. 1,75 y con mucha chispa. Merece la pena estar pendiente de él, tiene carácter de jugador especial. Y 19 años solamente.

 

4º Fedor Chalov:

Pasamos a una de mis debilidades personales. Los que tengan mejor memoria lo recordarán de la fase de grupos de la pasada UCL. Buen gol nos calcó en el Bernabeu con el CSKA. La gran esperanza del fútbol ruso junto a Golovin. Es un delantero completísimo, de los que te imaginas de mico pensando en fútbol todo el santo día. Lleva en los genes jugar a esto. Entiende cómo hacer daño al rival, lee los movimientos y los puntos débiles de las defensas y es muy paciente para encontrar su momento en partido. No busca ser protagonista a través del gol, pero que no lleve eso a ningún equívoco: es muy bueno ante el portero y tiene facilidad para buscar el hueco a la hora de definir. Jugador de 1,80 raspaditos, hecho para el juego de toque que se practica en España. 21 años pero ya suma 80 partidos oficiales en la liga rusa con números bastante interesantes: 31 goles y 18 asistencias. Está en un buen club y con un buen DT, pero a su carrera le iría muy bien dar pronto el salto a un equipo fuera de Rusia. Aprovecho antes de cerrar para mencionar a Suleymanov, un extremo con facilidad para el gol del Krasnodar que con solo 19 años está dejando ya su huella en su liga. Merece la pena verlo. A él y a su club. Y de paso fijaos en Olsson, que es un interior muy bonito de ver.

 

5º Victor Osimhen:

Soy de los que da más importancia al feeling que a los datos, pero sería terriblemente injusto por mi parte no hacer sitio en esta lista a la promesa más constante en su rendimiento del último año y pico. Delantero nigeriano de 20 años (casi 21) que ha pasado de la liga belga a la francesa y al que no parece haberle afectado nada el incremento de nivel. Lleva 29 goles en 52 partidos. Siete hasta ahora en su debut en la liga francesa. ¿Cómo describir su juego? Digamos que en lugar de piernas tiene palancas y que, una vez coge vuelo, estás perdido. Mide 1,85, pero más que alto es largo. No destaca en su juego por nada en espacial, pero usa muy bien su velocidad. Le queda bastante por desarrollar en cuanto a su físico, pero esas piernas van a darle muchos goles. Algo positivo en él es que tiene mucha confianza en su remate, por encima de la que debería. Aunque eso en un delantero tan joven es bueno. Perfil clarísimo de Premier League porque con espacios se ve su mejor versión. Es indudable que, con tantas cosas a mejorar, que esté dando un rendimiento tan alto habla muy bien de su carácter y su competitividad. Quizá nos sorprenda su evolución.

 

6º Erling Haaland:

Llegamos al que, me imagino, será el favorito de la gran mayoría. Os he hecho esperar un poco más de la cuenta, pero es que hay poco que añadir a lo que se ve a simple vista. Es un delantero demoledor que intimida a los defensas de una manera similar a Wesley, aunque añadiendo una capacidad individual mayor de hacer daño al rival. 1,94 y 20 años. No para de crecer en su juego y define a un nivel superior, por ejemplo, al de Mbappé en su temporada de explosión total en Mónaco. 23 goles en 17 partidos en Salzburgo. Merece la pena destacar que son 6 asistencias en su Liga en 11 encuentros. Es un dato bastante interesante. Evidentemente, esto no se consigue solo; tantos goles se explican a partir de una superioridad aplastante y un juego vertical coronado con una presión asfixiante al rival tras pérdida. Son mejores y lo demuestran. Siendo tan apabullante su realidad actual, podemos añadir que tiene contrato hasta 2023 y su futuro está en Leipzig o en un grande europeo a partir de la próxima temporada. Red Bull vende, pero solo a su manera. Bastante probable que favorezcan a algún equipo que les permita mantener al jugador cedido una temporada más. Hablamos de una subasta a la que concurrirá el Bayern, el PSG, la Juve y todos los grandes de la Premier exceptuando al Arsenal. Poco misterio tendrá su fichaje. Se trata de poner más pasta que los demás. Quizá Llull nos consiga un descuento.

 

7º Donyell Malen:

En realidad, la sensación de la temporada empezó siendo este jugador, pero luego Haaland decidió que quería todos los focos apuntando a su cara. No pueden ser más distintos, y, sin embargo, ambos han demostrado una facilidad asombrosa para el gol a pesar de ser tan jóvenes. Haaland está, Malen llega. A veces con una conducción tan veloz que se deja atrás a sí mismo. Tiene esos aires de grandeza en carrera y cabeza levantada que recuerdan al Martial que la rompió en el Mónaco. Se maneja con mucha facilidad en banda y le sobran recursos a la hora de encarar en el 1vs1. En ese sentido, es un jugador que resulta más familiar en el Bernabeu que el noruego. Si confías en la progresión de Vini y la adaptación de Rodrygo a la banda derecha, en Malen tienes un jugador similar a Mbappé, muchísimo más barato y que te asegura un trío ofensivo que en vuelo sería temible. Y muy intercambiables en pleno partido. He de admitir que a mí cada vez me gusta más porque las mete y las genera. Su primer paso cuando cambia el ritmo es impresionante. No es Mbappé, pero es buenísimo, zagales.

<