Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
El paso del Rubicón

El paso del Rubicón

Escrito por: Israel G. Montejo13 diciembre, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Pasar el Rubicón : Frase que significa dar un paso hacia una empresa sin poder dar ya vuelta atrás y que está inspirada en la antigua Roma, donde pasar el pequeño río del Rubicón, en el norte de Italia, con tropas era considerado poco menos que un ataque frontal a la autoridad del Senado Romano. Julio César lo franqueó en el año 49 AC y con ello dio un paso decisivo en la consecución de sus objetivos. Consciente de la importancia del hecho, César pronunció la famosa frase ‘Alea Jacta Est’. La suerte está echada

El Madrid afronta en cinco días de vértigo su particular paso del Rubicón. Como si de un trance decisivo se tratara, el equipo de Zidane tiene que visitar Mestalla y el Camp Nou con 27 horas de descanso menos que su eterno rival, el FC Barcelona, una vez más favorecido de manera descarada por quien pone los horarios futbolísticos en este país. Que cada cual se dé por aludido.

Dos plazas de tronío, muy antimadridistas, y, por ende, en el duelo en la Ciudad Condal con una más que complicada situación política que tiene a uno de los partidos más grandes que se pueden encontrar en el planeta fútbol como rehén de una situación que nada tiene que ver con el deporte.

Mestalla primero y Barcelona después son dos partidos decisivos que el Madrid afronta en su mejor momento de juego de la temporada, pero también con problemas sensibles en zonas clave del campo. Para Valencia, Zidane no tiene lateral izquierdo. La baja por lesión de Marcelo y la lesión de Mendy, le obliga a improvisar un lateral zurdo ante un rival que viene muy crecido y reforzado tras ganar en Amsterdam y pasar a la ronda de eliminatorias de la Champions League como primero de grupo. Mal asunto. En la ciudad del Turia tampoco podrá contar con Hazard, que estaba de dulce, baja también segura para el Camp Nou. Es decir, que el Madrid afrontará dos duelos clave con una ausencia mayúscula. Y esta por ver lo que pasa con Casemiro en Valencia. La presencia del mediocentro brasileño ante los azulgrana se antoja indispensable. Es el jugador más utilizado por Zidane y su momento de forma es espectacular. Pero está a falta de una amarilla….

Un Rubicón en toda regla el que tiene el Madrid por delante la semana que viene. Dos partidos con no más de seis puntos en juego, pero con un mar inmenso de sensaciones en liza. Salir con bien de ambos trances garantiza una dosis de refuerzo impresionante para encarar los meses de enero y febrero en los que hay que hacer granero de puntos si se quiere, este año sí, luchar hasta el final por ganar la Liga.

Además, hay otro factor no desdeñable. Valencia y Barcelona son visitas muy duras para el Madrid. Como también lo son el Wanda Metropolitano (Atleti); el Pizjuan (Sevilla) o el Estadio de La Cerámica (Villarreal). Terminar una primera vuelta en lo alto tras haber jugado en campos tan adversos para los intereses blancos y con todos estos rivales teniendo que visitar el Santiago Bernabéu en el segundo tramo de la competición invita a ser más que optimistas. De momento, en Sevilla, Wanda y Villarreal se sumaron 5 puntos de nueve, no se perdió contra ninguno de ellos y además se ganó también en otro feudo complicado para el Madrid como es Balaídos.  Una muy buena cosecha.

El momento, por tanto, invita para el optimismo. Hace más de dos mil años, Julio César paso el Rubicón con sus legiones y encaró el camino de Roma, el centro del mundo en aquel momento. César no se amilanó y triunfó. Pasó a la historia. Es el MOMENTO (con mayúscula) del Madrid. Valencia y Barcelona, dos plazas fuertes muy antimadridistas, son el escenario ideal para dar un paso al frente. Alea Jacta Est.

11 comentarios en: El paso del Rubicón