Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Crónicas
Real Madrid, 2- Alavés, 0: El Madrid adquiere velocidad de crucero

Real Madrid, 2- Alavés, 0: El Madrid adquiere velocidad de crucero

Escrito por: Andrés Torres11 julio, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

El Deportivo Alavés es un equipo particular, por momentos frágil, timorato, pero muy peligroso arriba. Venenoso. No en vano cuenta con dos futbolistas por encima de los diez tantos en la tabla de goleadores campeonato.

El Madrid, que estrenaba línea defensiva de circunstancias, no se había asentado aún en el campo y los visitantes ya habían estrellado un balón en el larguero. Los visitantes no nacieron ayer, parecieron advertir.

Sin embargo, la medular sobre la que se han edificado las gloriosas tres Champions del chamán Zizou, no encontró demasiada oposición para convertir el mediocampo en el centro de operaciones del Madrid, con un Kroos dinámico y omnipresente.

Volcado a la izquierda, con un Rodrygo incisivo y liviano, secundado por las irrefrenables acometidas desde el lateral de un potente Mendy, el Madrid encontró un nuevo penalti. Esta vez indiscutible. Ximo Navarro no pudo frenar una nueva embestida del lateral de ébano.

Benzema, seguro desde los once metros, permitió a Ramos respirar tranquilo desde la grada luciendo, como sólo sabe hacer él, zumito de naranja y haute couture de temporada.  

El Madrid pensó que el maná estaba a la izquierda tras otra incorporación fulgurante de Mendy que pudo sentenciar pronto el encuentro. Pero el Alavés, mecido por un parón tras otro -incluido un golpe en el tobillo del colegiado de Don Benito, Gil Manzano, que tuvo que ser sustituido al descanso- pudo incorporarse al partido y cerrar la banda izquierda.

Ayudado, pese a sus buenas intenciones por Asensio, desesperado por participar y propiciando el atasco a la siniestra. Por el contrario, la banda derecha, toda ella ocupada por un voluntarioso (pero poco más) Lucas Vázquez, configuraba un Madrid manco, cojo, tuerto.

Desviado.

Situación que aprovechó el fornido delantero babazorro procedente del West Bromwich Albion. La sola mención de su nombre, Oliver Burke, evoca noches de tormenta en la mar junto a una tripulación de marineros borrachos de contrabando. El ariete invito a Militao a una partida de poquer. Y Burke le hizo una escalera de color en el área que Joselu, quizás traicionado por el inconsciente de su formación madridista, evitó que Lucas Pérez convirtiera en gol el traje confeccionado a Militao en el área.

Pero bastó un nuevo destello, sometido el sumarísimo escrutinio del VAR, al inicio del segundo tiempo, para que Benzema, en posición correcta, recibiera un precios balón largo y sirviera un bocadito de gol a Asensio. El Madrid sentenciaba así un encuentro, que prometía ser cuanto menos doloroso antes del descanso. Así es el Madrid.

Marco centró su posición, el equipo recupero el equilibrio y el segundo gol templó los nervios del líder. Ramos lo celebraba de nuevo en el palco, en esta ocasión con Carvajal descamisado, y Alavés sacaba bandera blanca.

Las ocasiones se fueron sucediendo, intermitentes, con timidez, mientras un ritmo mohíno comenzaba a carcomer el encuentro, sólo sacudido por las sacudidas madridistas. Roberto, protegido por cierta aura colchonera, salvó al verdadero glorioso, el Deportivo Alavés, de regresar a Vitoria goleado.

Tras el confinamiento, el Madrid parece haber encontrado una velocidad de crucero en la que no hay iceberg que se resista. Es el quinto partido consecutivo sin encajar gol alguno. Y hoy con una defensa inédita. La cortina de hierro.

El Madrid mantiene su renta. La Liga, más cerca.

 

Fotografía Getty Images.

Andrés Torres
Fugitivo catódico y periodista de fortuna, perpetrador de LaTiradeAndrésTorres.com. Polivalente como Arbeloa, elegante como Modric, apolíneo como Cristiano y leñero como Benito. Señorío a medida.

20 comentarios en: Real Madrid, 2- Alavés, 0: El Madrid adquiere velocidad de crucero

  1. Lo mejor del partido ha sido el resultado. Un primer tiempo soporífero, el Madrid jugaba sin hambre. Hay que salir desde el principio a morder, a intimidar. El segundo tiempo, bastante mejor, con ocasiones de gol y un Rodrigo, muy fino con el balón, y un Kroos siempre bien colocado y moviendo muy bien el balón. Y sí, el Madrid mantiene su renta. Hala Madrid.