Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Los mejores años de nuestras vidas

Los mejores años de nuestras vidas

Escrito por: Athos Dumas7 febrero, 2023
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Para Dña. Carmen Martí, centenaria madre de nuestro editor Jesús Bengoechea.

 

A menudo surge en el chat privado de La Galerna un debate sobre películas de cine. Algunos de los miembros, los más jóvenes, hablan del cine actual, incluso de mediocridades como “Babylon” o ciertas obras de Wes Anderson.

Los más veteranos, como quien les narra, hablamos de los clásicos, sobre todo americanos, de los años 30, 40 y 50, lamentando que el cine bueno, “el de verdad”, llegó a su fin a principios de los años 60 y que ya, salvo contadísimas excepciones, no se producen obras maestras en el celuloide.

Surgió la pasada semana en nuestra tertulia un film excepcional, único, maravilloso, una película de 1946 que arrasó en los premios Oscar de entonces: un chef d’oeuvre indiscutible de William Wyler, con un título madridista como pocos: “Los mejores años de nuestra vida”.

Los mejores años de nuestras vidas cartel

Viene a cuento porque en estos momentos, y ya desde hace casi 10 años, los madridistas, sabiéndolo o sin saberlo, disfrutándolo o sin saberlo disfrutar, que hay de todo en nuestro entorno, estamos viviendo los mejores años de nuestras vidas como amantes del Real Madrid.

Los que no vivimos la Edad de Oro de las 5 Copas de Europa consecutivas hemos gozado de enormes y numerosos momentos en nuestra pasión futbolera, con fútbol de salón exquisito como, por ejemplo, los años de la Quinta del Buitre, en los que cada domingo hacíamos apuestas sobre cuántos goles le iban a caer a nuestro rival de esa jornada.

Desde hace casi 10 años, los madridistas, sabiéndolo o sin saberlo, disfrutándolo o sin saberlo disfrutar, estamos viviendo los mejores años de nuestras vidas como amantes del Real Madrid

Pero el periodo que abarca desde 2014 hasta el actual ha sido increíble, único: hemos dejado boquiabierto a todo el planeta y también hemos cerrado bocas por millares. Hemos asistido a los mejores años de Cristiano Ronaldo, a la progresiva madurez de jugadores fabulosos como Ramos, Marcelo, Casemiro, Isco, Bale, Varane o Keylor Navas. Hemos visto in situ la fabricación en nuestras propias instalaciones de dos balones de oro como Luka Modric y Karim Benzema. Hemos tenido la inmensa suerte de que Toni Kroos dejase su prometedora carrera en el Bayern para darnos inmensas lecciones de maestría en nuestra casa. Varios canteranos de pura cepa como Carvajal y Nacho ya tienen en su palmarés 5 Champions, tantas como el gran Paolo Maldini.

Y a esta fiesta, que dura ya 9 años hasta ahora, se han incorporado el mejor guardameta del mundo, Courtois, un defensa de leyenda como David Alaba, y varios jóvenes de fabuloso talento desde distintos puntos de la Tierra como Valverde, Vinicius, Militao, Rodrygo o Camavinga, todos ellos decisivos en la conquista de la Champions más abracadabrante de todos los tiempos.

Mira, chato (XXVI)

La película de Wyler mantiene, a los 77 años de su estreno, una frescura inaudita, es una narración a la vez sencilla, moderna, directa y honesta. Se trata de la historia de tres militares que regresan a casa tras vivir en primera fila los horrores de la Segunda Guerra Mundial:  un sargento (Fredric March) que se reencuentra con su mujer (Mirna Loy) y su hija (Teresa Wright) y que vuelve a su puesto de trabajo en un banco, donde no acaba de reubicarse en la vida civil; un soldado (Dana Andrews) que vuelve con su esposa (Virginia Mayo), que descubre que ya no es querido, y que, además, es incapaz de encontrar un empleo; y otro soldado que ha perdido las manos, aunque maneja extraordinariamente bien unos ganchos de hierro que las sustituyen —un fabuloso Howard Russell, actor no profesional que se llevó dos premios Oscar por el mismo papel, el de mejor secundario y uno honorífico por mantener la moral entre las tropas norteamericanas, hito jamás igualado hasta la fecha, como las 3 Champions seguidas bajo el mando de Zidane—, que no sabe qué hacer con su vida al haber sufrido su grave invalidez, y eso a pesar de que su novia (Cathy O’Donnell) mantiene su amor incondicional hacia él. Un reparto descomunal a la altura de un largometraje de excepción, una deliciosa ración de caviar de exquisita calidad.

Los mejores años de nuestras vidas

No descubriremos la trama de la película, pero sí diremos que es todo un canto a la esperanza, al esfuerzo, al amor a la vida, al hecho de reinventarse y de negarse a morder el polvo, un canto a la lucha constante y a la negación de la derrota, una oda para poder eliminar la desesperación y la toxicidad en las vidas. Rendirse no es una opción para ninguno de los tres militares, pese a todas las dificultades que impone para ellos el regreso a la vida “normal”.

En definitiva, como en el símil madridista, poder superar las fases de las lesiones, las bajas de compañeros de primer nivel que se van del equipo (Cristiano, Xabi Alonso, Khedira, Di María, Pepe), la reconstrucción del armazón principal, la progresiva adaptación de los nuevos futbolistas que se incorporan, tras pasar sinsabores y alegrías, rachas algo depresivas junto a momentos eufóricos, pero siempre con el objetivo de ir superando obstáculos y mirando hacia adelante.

Los mejores años de nuestras vidas

William Wyler arrasó con los Oscar, su película se adjudicó 7 estatuillas de las más importantes (película, director, actor principal, Fredric March, actor secundario, guion, montaje, banda sonora), batiendo a todos los PSG, Chelsea, City, Bayern y Liverpool de entonces: compitiendo nada más y nada menos con “Enrique V” (Laurence Olivier), “Breve encuentro” (David Lean), “Encadenados” (Alfred Hitchcock), “Forajidos” (Robert Siodmak) o “Qué bello es vivir” (Frank Capra), es decir, disputando los galardones con auténticas joyas cinematográficas de primerísimo nivel.

De ahí el mérito increíble de “Los mejores años de nuestras vidas”, que merece ser revisada cada poco tiempo, una historia en positivo que nos hace reconciliar con la vida, con la nobleza de la condición humana y con el mundo donde vivimos, un oasis de esperanza que nos permite seguir adelante, una motivación para despertarnos cada día, como el Real Madrid de nuestros amores.

Y, además, por si fuera poco, se trata de la película preferida de Doña Carmen Martí, a quien van dedicadas estas modestas líneas.

4 comentarios en: Los mejores años de nuestras vidas

  1. Una película y un artículo muy recomendable para aquellos madridistas que tienen memoria frágil y que viven el día a día del equipo de fútbol con una permanente zozobra.Ni es sano ni es de sentido común.

  2. Hablando de películas y de películas americanas, el otro día ví una que me sorprendió en positivo. Pese a ser estadounidense y reciente (2022), no tiene persecuciones en ningún tipo de vehículo, héroes con superpoderes ni efectos especiales digitales. Sin embargo, me mantuvo pegado al sillón (la ví en la tele) durante todo el tiempo de proyección. La recomiendo. Se titula “El sastre de la mafia”. Dirigida por Graham Moore y con Mark Ryalance de protagonista. Ningún actor conocido para mí en el reparto pero, todos, rayando a gran altura. Una sorpresa muy agradable.

  3. Enorme texto, Athos. La tengo pendiente, como muchos otros clásicos, pero después de estas líneas escritas con tanto amor y tanta ternura, no tardará en caer.

  4. Pues muy apropiada la analogía entre la película de Willy Wyler , que nadie lo confunda con su amigo Billy Wilder, y el Real Madrid en lo de negarse a morder en polvo. Hay que luchar siempre, hasta el final. En eso estamos.
    Un placer poder leerle, señor Dumas.
    Bello gesto el que ha tenido con la madre de don Jesús, por cierto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

🎂Cumple 33 años el hombre que le enseñó a Bellingham lo que significaba «chilena», el hombre tranquilo que no flaqueará jamás ante un penalti decisivo, el gran @Lucasvazquez91

¡Felicidades!

Lamine Yamal es muy joven.

Enormemente joven.

¿Y?

#portanálisis

👉👉👉 https://www.lagalerna.com/lamine-yamal-es-muy-joven-y/

En el hecho de que @AthosDumasE llame a la que muchos llaman "Selección Nacional" la "selección de la @rfef" encontraréis pistas de por qué no la apoya.

La explicación completa, aquí

👇👇👇

Tal día como hoy, pero de 1962, Amancio rubricaba su contrato como jugador del Real Madrid.

@albertocosin no estaba allí, pero te va a hacer sentir que tú sí estabas.

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram