Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
La posverdad. Caso práctico: Bale

La posverdad. Caso práctico: Bale

Escrito por: José Luis S. Ortiz25 noviembre, 2017
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Con la venia. Heme aquí de nuevo escribiendo sobre Gareth Frank Bale. A riesgo de aburrir, de suscitar poco o nulo interés o de que el jefe de esta casa prescinda educadamente de mis servicios por plasta, he decidido sostenella y no enmendalla. Bale se lesionó una vez más y esta vez fue sin solución de continuidad. Aunque parece que podría estar cerca de volver, las lesiones del galés se han hecho tan rutinarias como los insultos y menosprecios que recibe por ello. Pido perdón anticipado por la grosería, pero esto es lo que popularmente se conoce como ser puta, poner la cama y pagar el clavelillo.

Fardo, lacra, muñeco, paralítico, cojo, vago, coge las muletas y vete, inadaptado y lindezas de semejante calibre. Insultos merecidos pues, como todo el mundo sabe, el galés se lesiona a voluntad, con oscuras intenciones y con vaya usted a saber qué beneficios. Me imagino el chasco que se habrá llevado el bueno de Gareth si, en algún momento, ha esperado el apoyo de la afición valorando su profesionalidad, seriedad, saber estar, educación, señorío y compañerismo. También me lo imagino pensando seriamente si merece la pena seguir. Mejor aún, si ha merecido la pena venir. Y también me lo imagino añorando poseer un Delorian con el condesador de fluzo, ser amigo de Doc, regresar al verano del 2013 y decidir que no, que como en casa en ningún sitio.

Es probable que haya sopesado la posibilidad de tener un currículo menos lustroso del que tiene ahora, pero seguro que también ha valorado que él ha contribuido a que el Madrid luzca unas vitrinas envidiables, y que tal cuestión ha sido escasamente reconocida. Hasta es posible que se le haya pasado por la cabeza que en la vida de un profesional no todo sea el currículo y los títulos, y que sentirse querido y respetado puede que valgan tanto, o más, como los triunfos. Quizás más. Yo lo pensaría… y usted, estimado/a lector/a, también. Reconózcalo. Lo que piense nuestro admirado/odiado Gareth Bale, lo desconozco.

A pesar de ese aspecto de flemático caballero británico, no me extrañaría que estuviera a punto de reventar, si es que no ha reventado ya. No solo se trata de la desesperación ante tanta lesión seguida y la imposibilidad de ejercer la profesión que tanto le gusta. Es algo mucho peor. Es la bilis del desagradecido. Los comentarios tertulianos. Es el manolismo, el relañismo, el segurolismo, el brotonismo y el oujismo. Es la yihad pipera. Todo en un pack de miseria, intereses inconfesables, faltas de respeto e insultos.

Vino, vio, venció y se lesionó, y no precisamente por ese orden ni en igualdad de importancia. Del indefinido de esos cuatro verbos, solo el último está quedando. Y eso es muy, muy, muy injusto. Desde que él está aquí, no ha pasado año en el que el capitán del Madrid no haya levantado un título oficial. El color de las temporadas pre-Bale era el de blanco decepción. No diré que todo lo ganado desde entonces sea mérito exclusivo suyo. Sí diré que en la mayoría de ellos ha influido significativamente. Ha vencido mucho más de lo que se ha lesionado.

Bale ha vencido mucho más de lo que se ha lesionado.

De hecho, si a los que tanto le insultan se les diera la opción de volver al verano del 2013 e iniciar una nueva etapa sin él y sin las tres Champions, la Liga, la Copa, los Mundiales de Clubes y las Supercopas, dudo mucho que aceptasen. Mejor dicho, no lo dudo nada. La historia de Bale en el Madrid no se escribe solamente con lesiones. Hay más, mucho más que lesiones. Cuestiones que se han obviado de mala fe (la mayoría) u olvidado por puro desagradecimiento. Pero yo, inasequible al desaliento, aviso: detrás de su potencial venta se esconden algunas mentiras e inconvenientes. El Madrid no solo se quitaría de encima a un jugador que se lesiona mucho, se quitaría algo más y no necesariamente prescindible. Mentiras o, como se dice ahora, posverdades.

Mentira uno. Se lesiona mucho, demasiado, obscenamente, y como consecuencia participa poco, pierde muchísimos minutos por temporada. El Madrid no puede permitirse el lujo de tener un jugador titular que participe tan poco. Pero hete aquí que el Madrid tiene a varios presuntos titulares que, por lesión u otras causas (en muchos casos principalmente por lesión también), se pierden casi tantos minutos como él. Hay uno que incluso más. Les acompaño unos números e intento explicarme lo mejor posible. Datos solo de la liga.

Bale lleva en España cuatro temporadas enteras y once jornadas de la actual. Eso hace un total de 14670 minutos posibles para un total de 163 partidos. De ese total, Bale ha jugado, hasta la fecha, 8204 minutos (56%). ¿Muchos o pocos? A priori pudieran parecer pocos. Supone que ha jugado un poco más de la mitad de lo que podría haber jugado. Si ese es el motivo para vender a Bale, preparen el finiquito de unos cuantos más. Analicemos algunos supuestos de titularísimos que nadie discute (y yo, menos que nadie) en ese mismo periodo.

Varane ha jugado 7717 minutos (53%). Antes de Bale, Varane debería salir el primero. Modric ha jugado 9073 minutos (62%). No parece una gran diferencia, ¿no creen? El bueno de Luka ha jugado en estas cinco temporadas 869 minutos más que Bale. Lo cual nos lleva a que el croata habría jugado una media de cinco minutos y medio más por partido que el galés. Si hay motivos para vender a Bale por perderse muchos partidos, Modric no le va a la zaga.

Carvajal ha jugado 8707 minutos (59%) y vino el mismo año que Bale. Algo mejor está nuestro Karim Benzema, sin tirar cohetes, que ha jugado 9460 minutos (64%). ¿Y qué me dicen de Isco? Siendo uno de los jugadores más utilizados por Zidane actualmente en cuanto a número de partidos (ha participado en el 85% de los partidos de este período), ha jugado en estas cinco temporadas un total de 8474 minutos (58%).

Mentira uno-bis. El manolismo suma a lo de las lesiones el argumento de que Bale le quita minutos a Isco. La caspa xenofóbica de lo ejpañol por encima de todo. ¿Saben ustedes en qué temporada Isco jugó más minutos que en ninguna otra? Fue en la temporada 14/15 y participó en 34 partidos (de 38, ojo al dato) para un total de 2.337 minutos. ¿Saben ustedes en qué temporada fue en la que Bale jugó más minutos? Pues sí, han acertado, fue en la misma temporada que Isco (14/15); un total de 31 partidos (sí, sí, ése que tanto se lesiona) para un montante de 2.557 minutos. Jodidos números. No parece que sean muy incompatibles y no parece que Bale le haya quitado muchos minutos a Isco, en contra de lo afirmado por el manolismo de sangre ejpañola.

Mentira dos. Bale solo tiene dos jugadas que merezcan la pena reseñar. Muy poco para 100 millones de coste y un sueldazo de cojones. Estas dos jugadas serían el bartrazo y el decimazo. Al margen de estas dos jugadas, nos quieren hacer creer que Gareth Bale no ha existido. Y tiene muchas más. ¡Claro que tiene muchas más! Solo hace falta echarle un poco de memoria y un poco de objetividad.

Tiene la final de Milán. El mejor junto a Casemiro y Sergio Ramos. No marcó en el partido y por dicho motivo no se le tiene en cuenta. Pero hizo algo mejor: marcó el penalti del cojo, poniendo en peligro su carrera, su reputación, su imagen y su prestigio. Tiene una semifinal fantástica contra el City, tanto en Manchester como en Madrid. Marcó el único gol de esa eliminatoria, pero como la UEFA no se lo dio, esa semifinal es recordada por el oficialismo de la hernia como la de los viejos, gordos y vagos del City. Y ya, si eso, alguien marcó un gol.

Tiene mucha parte de culpa de algunas de las exhibiciones que hemos contemplado recientemente. Así, por ejemplo, la exhibición aquella de Alemania del 0-4 al Bayern. Ese día tampoco marcó, ergo es como si no hubiera jugado. Tiene otra exhibición alemana. Aquella del 1-6 frente al Schalke 04. En aquella ocasión suyos fueron dos goles, pero como los alemanes eran unos mantas (y, por supuesto, viejos, vagos y gordos) apenas se le concedió mérito. Muy pocos jugadores del Madrid, en toda su historia, tienen un póker de goles en un partido. ¿Adivinan? El galés es uno de ellos. Si se quiere recordar, se puede y no hace falta irse tan lejos. Tan solo hace falta irse al último gran partido del Madrid en esta temporada. También fue en Alemania, en Dortmund concretamente. Y qué me dicen del 0-3 del año pasado en el Vicente Calderón. Aquel día Cristiano marcó tres goles y eclipsó todo lo demás. Pero los que quieren y apetecen recordar, saben que por allí andaban un tal Isco y un tal Bale que lo hicieron todo mucho más fácil, contradiciendo, además, al manolismo ejpañol de carajillo y boina a roscachapa.

El muy desgraciado tiene algunos de los mejores goles que yo haya visto en los últimos tiempos. Se halaga, y con razón, el pepinazo de Marco Asensio a la UD Las Palmas de hace poco. Yo vi uno parecido del galés al Elche que todo el mundo se ha encargado de olvidar. Tiene otro, casi desde cuarenta metros a la Real, de hace tres temporadas, si la memoria no me falla. Y a la misma Real, tiene el de hace muy pocas semanas. Uno más, contra el Rayo, de área a área y algún que otro de libre directo, cuando le han dejado lanzar, claro.

Su último tercio de la temporada 15/16 fue escandaloso, al alcance de muy pocos jugadores. Pero como el Madrid no ganó aquella liga, esa decena de partidos se han ido al limbo. Pero lo cierto es que si el Madrid llegó vivo a ese final de temporada fue, en gran parte, gracias a él. Y no estamos hablando de un lustro atrás. Estamos hablando de hace apenas año y medio y estamos hablando de un futbolista al que le quedan varios años de máximo rendimiento. Por tener, tiene hasta un gol en un Mundial de Clubes. Repito, solo es cuestión de querer recordar, de ser objetivo y apartar la vista y los oídos de sus detractores.

su último tercio de la temporada 15/16 está al alcance de muy pocos jugadores

Corolario de las mentiras anteriores. Juega muy pocos partidos. A continuación un dato (gratis) para aquel que vaya a tomar la decisión de vender al galés para que se lo piense. Que alguien con mano, por favor, le transmita el asunto que les paso a referir.

Efectivamente, hasta noviembre del año pasado, Bale había sufrido muchas lesiones musculares, tal vez fueran más de las deseadas, pero no con tanta incidencia en los partidos que se perdió. En noviembre de ese año a Bale le machacan el tobillo en un partido de Champions (es decir, no es lesión muscular). Tres días antes de ese desgraciado suceso, Bale jugó su último partido del año 2016. Fue el 20 de noviembre. El día del mencionado 0-3 en el Manzanares. Era la jornada 12 de liga. De esas 12 jornadas, Bale había jugado 11 partidos y había marcado 5 goles. El Madrid era líder. No está nada mal para un lesionado crónico.

Si Bale se hubiera retirado del fútbol el desgraciado día en el que le macharon el tobillo en Lisboa, hubiera jugado en el Madrid un total de 92 partidos de liga de un total de 126. Es decir el 73% de los partidos. Hubiera jugado, en minutos, un total de 7.325 minutos (65% del total posible). ¿Mucho o poco? Comparen ustedes mismos con los porcentajes de participación de algunos titularísimos más arriba indicados. Superaría, hasta ese momento, en participación a todos. A Varane, a Benzema, a Modric, a Carvajal y, estoy seguro, a algunos más.

Para que se hagan una idea más aproximada. Sergio Ramos, titularérrimo en estas cinco temporadas (desde la llegada de Bale) tiene una  participación en minutos del 70% sobre el total y Marcelo (otro que tal) del 71%. O sea, hasta ese día de Champions de noviembre, Bale había participado, desde su llegada, en el juego del Madrid un poco menos que otros jugadores tan titulares como él mismo y algo más que otros tan titulares como los anteriores.

Es esa lesión, posiblemente muy mal gestionada por todos los protagonistas, lo que hunde la media de participación de Bale. De hecho a partir de esa fecha, Bale ha participado tan solo en el 26% del total de minutos posibles en liga.

No soy médico, tampoco sé si, como se dice, ha tenido que cambiar su forma de correr o si lleva unas plantillas especiales. Lo que sí sé es que (me parece evidente) ha sido esa lesión, y sus efectos, lo que ha servido de carnaza para extender una idea falsa de ser un jugador lesionado perpetuamente. Los números no dicen eso. Dicen que, hasta ese momento, participó mucho más de lo que se nos está transmitiendo, incluso con sus lesiones musculares. Y dicen que había otros que se lesionaban más que él. ¿Esa lesión ha dejado a Bale en una situación irreversible de lesionado crónico? Lo dudo. Como dudoso fue lo de Robben.

Quisiera, si se me permite, añadir otro dato que a mí me ha parecido realmente curioso. Hay un jugador que se escapa a toda norma de participación en el juego del Madrid. En este quinquenio analizado, ha participado en el 82% de todos los minutos posibles. Se trata, como ya habrán adivinado, de Cristiano Ronaldo. Ese porcentaje de participación tan elevado, nos ha proporcionado muchas alegrías y algunas decepciones de final de temporada. El mejor Ronaldo que yo he visto, el más determinante, el más influyente, el más voraz, el más participativo, en definitiva, el mejor jugador del mundo, fue el del último tercio de la temporada pasada. Dos títulos, los más importantes, y con una participación decisiva del portugués. En esa temporada Cristiano participó en tan solo en 29 partidos de liga para un total de 2544 minutos (74% del total).

¿Qué quiere decir lo anterior y qué tiene que ver todo esto con Bale? Quiere decir que no por mucho madrugar amanece más temprano. Quiere decir que Cristiano ha presentado sus mejores actuaciones y en los momentos más decisivos para el club, participando un 74% de los minutos disputados. Quiere decir que a Bale posiblemente se le pudiera exigir llegar a un 70% y poco más, por decir algo. Y quiere decir que al momento de la lesión Bale no estaba demasiado lejos de ese porcentaje.

Inconvenientes. Muchos y variados. Tres segundos más tarde de que Bale aterrice en Cardiff de vuelta, estarán sacando pecho sus detractores. Lo habrán conseguido y, posiblemente, no les faltará razón. Oscuros seres como Manolo Lama, Jesús Gallego Onfire, Fredi Relaño y otros tantos se lanzarán a degüello a por Florentino por haberse gastado una enormidad de dinero en un inválido. El Marca de la Hernia y el As de la Ouija tenían razón. Los estoy visualizando: Bale vino defectuoso y Florentino ficha a golpe de capricho.

De poco servirá el mensaje del presidente, dando un toque a los aficionados que silban a ciertos jugadores, si el galés (lesionado o no) es vendido habiendo sido unos de los principales silbados por esa peculiar parte de la afición que vitorea a Fernando Llorente y abronca a los suyos. La yihad pipera encontraría motivos para crecerse. Tendría la certeza de que sus broncas pueden tener consecuencias. No encontrarían motivos para dejar de beber de las fuentes del relañismo, segurolismo, manolismo o brotonismo. Me parece estar viéndolos mientras pipean en su asiento de la grada baja. Insultando al próximo garethbale y ahítos de satisfacción por haber seguido las consignas del maestro de periodistas.

Se quiera o no se quiera ver, habrá desprestigio institucional al margen de la pérdida patrimonial por una venta con nocturnidad y aroma a fracaso. Se transmitirá la imagen de haber recibido a un top mundial y de devolver a los corrales a un despojo de jugador. Por ahí fuera se dirá, con razón, que no se le ha cuidado como se debía, que se le ha faltado al respeto y que no se ha hecho todo lo posible por recuperarlo.

A muchos aficionados nos quedará la sensación de que un jugador top, fichado por casi 100 millones, fue masacrado por la canallesca y el piperío. Que el club, en cierto modo, lo consintió, para acabar, finalmente, siguiendo las consignas del manolismo. Y será la sensación de un jugador abandonado a su suerte frente a los carroñeros.

el club consintió, en cierto modo, que algunos masacrasen a bale

Lo quiera o no lo quiera ver la yihad pipera, estamos hablando de un jugador que ha dado mucho y muy bueno. Quizás no todo lo esperado, pero sí mucho de lo esperado. No es Prosinecki, no es Woodgate, no es Metzelder, jugadores que estuvieron aquí y es como si no hubieran estado nunca. Jugadores que llevaban escrito el fracaso en la frente desde el momento en el que pisaron el césped del Bernabeú. La venta de Bale será la historia de un doble fracaso, basado en una doble mentira. Lo tratarán como un fichaje fallido, estilo Woodgate; primer fracaso. El club lo venderá como un jugador fracasado sin el reconocimiento de su mérito en tantos y tantos títulos; segundo fracaso.

No discutiré sobre los motivos deportivos o de otro orden (no viscerales) para considerar muy seriamente su venta. Sí discutiré, con quien haga falta, sobre los motivos de los que azuzan su venta desde el odio y desde el insulto.

Un tipo que se la jugó un verano por venir al Madrid, que se ha comportado como el mejor de los profesionales y que aparece en todas las fotos en las que se celebran títulos (y no solo es que aparezca, es que algunos títulos llevan su nombre, apellidos y número de filiación de la seguridad social), no puede ni debe salir por la puerta de atrás. ¿Qué mensaje se estará mandando a otros jugadores con ilusión por venir al Madrid?

Existe un riesgo enorme, para mí casi certeza, de que vamos directos a una segunda parte del caso Robben, con la diferencia de que Roben sí quería irse y el galés, de momento, no. Bale tiene 28 años. Le quedan los cuatro mejores años de su vida profesional. Los mismos que criticaron a Florentino por su fichaje, lo criticarán con saña cuando Bale empiece a rendir en otro equipo. Inmediatamente Bale, pasará a ser otro Di María, Ozil, Morata o James, elevado a la enésima potencia.

Efectos colaterales. Bale será una víctima más de la xenofobia del manolismo ejpañolista casposo y de salón. Será la víctima de tener un representante que no campea por los restaurantes y las redacciones de media España. Será la víctima de estar en medio del fuego cruzado entre el ouijerismo y Florentino.

A muchos miembros de la yihad pipera puede que todo lo anterior les parezca un “por todo lo que nos ha dado” de manual. Y no encontrarán diferencia alguna entre casillismo a ultranza y balesismo a ultranza. No quiero convencer a nadie y, además, me da igual. Yo solo distingo entre aquellos jugadores que tanto han dado (en una época) y tanto han quitado (en otra época) de aquellos otros que tanto han dado (en una época) y no han podido dar más o no les han dejado (en otra época). Los primeros no merecen nada. Los segundos lo merecen todo. Tal vez por eso, prefiero un arbeloa antes que cien…bueno…de esos que todos ustedes saben.

No discutiré sobre los motivos deportivos o de otro orden (no viscerales) para considerar muy seriamente su venta. Sí discutiré, con quien haga falta, sobre los motivos de los que azuzan su venta desde el odio y desde el insulto. Si, finalmente, los que mandan consideran conveniente su venta, yo, simple aficionado, les pediría un solo favor: que el jugador fuera tratado como él ha tratado al club y a los aficionados, demostrando más educación y señorío del que podrán juntar muchos de ellos ni en mil vidas que vivieran comiendo pipas en su localidad del Bernabéu.

 

 

18 comentarios en: La posverdad. Caso práctico: Bale

  1. Nadie duda de su calidad, pero el problema es su participacion. En el campo, se le ve sin actitud, no entra en juego y mayormente muestra pinceladas individuales mas q trabajo de grupo. Su mayor problema creo que es otro. Vino he hizo un año bueno, pero ha ido a menos cuando se hesperaba lo contrario. Si hablamos de estadisticas (como lo haces con las lesiones), tambien hay datos q demuestran esa demora año a año.

    Es cierto, q Luca, Karim y Carvajal tb se lesionan mucho, pero cuando estan, siempre cumplen (Karim, no). Bale parece un fantasma en muchos partidos.

  2. Sólo por no complacer a los "oscuros seres", yo estoy abonado al #BaleNoSeVende hasta el infinito y más allá. Este fantástico artículo me aporta razones para ver que no estoy equivocado. Muchas gracias.

  3. Artículo con datos objetivos. Gracias. Cualquier jugador que venga al Madrid ya sabe que van a torpedearle. Si quiere respeto que se vaya al Barsa o al Atlético, en esos equipos disfrutará de halagos y silencios cómplices. Si ese jugador es extranjero que sepa que tiene un "pecado original", y si ya "quita" el puesto a un español súmele el azote popular.
    Mucho tiene que compensar venir al Madrid cuando por una cantidad parecida puedes vivir incluso mordiendo a los rivales sabiendo que la prensa no te censurará.
    Además sabe que su jefatura, presidente y directiva, no se "mojará" por defenderte; palabras suaves, y sin molestar pero sin sacar la retaguardia para cubrir tus espaldas. Aquí tenemos otro ejemplo de un presidente acomplejado.
    Y en cuanto a la afición, la del Madrid es diferente, tiene un sector muy amplio que tiene su Biblia en el As, Marca, los manolos, etc, y que además se cree más un juez que un aficionado de su club. En este sentido la afición del Barsa y del Atlético es mucho más fiel a su misión: apoyar a sus jugadores hasta sangrar las palmas y si ha de criticar que sea fuera del estadio.
    Sigo creyendo que tenemos a muchos enemigos, que no rivales, fuera y que lo que les une es el odio al Madrid: si perdiendo un partido joden al Madrid desean perderlo, hasta ahí su odio.
    Tener una afición unida y a muerte es la solución primera. La segunda una directiva con categoría y "huevos", de esto ya... mañana.

  4. Cristiano Ronaldo, Gareth Bale y Karim Benzema ya son unos titanes de la historia del Real Madrid CF y del futbol mundial, le pese a quien le pese. Eso no quiere decir que se tengan que quedar en la plantilla eternamente, es obvio. Pero no entiendo las críticas desmedidas de su propia ¿afición?. Y los critican por no ser españoles. CR7, que salió de un equipazo en pleno ciclo ganador y que le adoraba, tras jugar su segunda final de Champions consecutiva, perdiendo prestigio en su primer año madridista (octavos de final y fuera del podio del Balón de Oro), o Gareth Bale y Karim Benzema, madridistas desde pequeños (Karim ya hacía público su madridismo antes de venir aquí). Benzema no fue titular al principio, y peleó el puesto con Raúl e Higuaín. Tuvo ofertas. Pero para qué queremos madridistas extranjeros como Benzema teniendo a Morata, ese super-madridista de pura raza que dijo que su gol más importante fue el que nos marcó a nosotros con la Juventus, y que se ha largado al primer equipo que ha puesto la pasta como un Robinho de la vida. Le daba igual Manchester United que Chelsea, quería ser ''delantero pichichi''...y no dijo nada cuando, ante Italia, fue suplente en una ''Roja'' que jugó sin DC...si le llega a ocurrir en el Real Madrid, las plantillas al completo del As y el Marca toman al asalto el Bernabeu...

  5. Excelente artículo, don Erzuru.
    Coincido en su conclusión de que si el club vende a Bale, sin que tenga la oportunidad de recuperarse y volver a demostrar su calidad con continuidad, los "manolos" y los piperos habrán ganado, y cualquiera que venga al club, si es extranjero y no es de su agrado, se verá sometido a la misma campaña infame, en perjuicio del club.
    Por si no queda claro, diré que Bale me parece un jugador extraordinario.
    Saludos.

  6. Pienso en Gareth y lo primero q veo es a Bartra, lengua y ojos afuera, tratando de explicarse ¿como es pòsible, si casi lo mandé a Cardif segundos antes de un empujón? Uffff ese gol en Mestalla... ni que decir del cabezaso en Lisboa !!!

    !!! Alee alee ale aleee
    Gareth Bale aleee
    Gareth Bale aleee
    Gareth Bale aleeee aleeeee !!!

    Ñoooo me sale tan bien el cantaito que voy a pedir abono para la grada fans ajjajajajjajajaaaaaaa

  7. Por cierto, se me olvidaba, que dolor siento estar tan lejos del Bernabéu y ver por tv como muchos de los que tienen la inmensa suerte de asistir a nuestro sagrado templo, a lo único, o casi a lo único que se dedican, pues hay comer semillas de girasol en grandes cantidas también, es a pitar a un equipo plagado de jóvenes, de niños casi diría yo, en vez de darles ánimo y estar cerrados en bandas en torno a los nuestros. Madre mía, no es fácil contemplar como la madre natura le da barba a quien quijada no tiene !!! Un abrazo del tamaño del mar !!! Asco de afición pipera !!! Ojala la vida me diera el chance de estar ahí animando, aunque sea un partido, a los míos... aunque la empresa me cueste las cuerdas vocales, y los tobillos de tanto cantar y saltar con los de la Grada Fans o Baja como sea q les digan a los chiflados esos. Si ya en mi casa mi mujer me mira con cara de no muy buenos amigos (ella le va al Farça) cuando me pongo a cantar "quiero ver mi cajóooonnn... pintao de blanco enterooo... como mi corazóoon... lo lo lo lo lololoooooooo" imagínense en el campo o en la Cibeles !!! HALA MADRID Y NADA MÁS !!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

Zidane volvió a descolocarnos y utilizó contra el Betis a Jovic y Mayoral, defenestrados la jornada anterior, según la prensa.

En el siguiente artículo, @Ramon_AlvarezMM analiza las soluciones para la delantera del Real Madrid esta temporada:
https://www.lagalerna.com/jovic-mayoral-y-las-soluciones-para-la-delantera/

No sabemos si os habréis fijado en que últimamente hemos tenido bastantes contenidos sobre Pablo Laso.

Va un pequeño hilo con ellos.

El Sr. Caicedo Rebaño ha escrito una carta al departamento de Quejas y Reclamaciones del VAR (a la que ha tenido acceso @Pacurll) para expresar su rotunda disconformidad con el buen funcionamiento de dicho VAR.

Y es que no hay derecho, hombre:

https://www.lagalerna.com/quejas-y-reclamaciones-al-var/

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram