Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
La FIFA se ríe de los clubes

La FIFA se ríe de los clubes

Escrito por: Athos Dumas28 marzo, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

La plantilla al completo – toquemos madera – del Real Madrid entrenará el jueves que viene (Jueves Santo) de cara a los inminentes compromisos en el Estadio de Gran Canaria (sábado 31 de marzo) y, sobre todo en el Juventus Stadium el próximo martes 3 de abril.

Van a poder entrenar (por decir un eufemismo) sesión y media juntos (jueves y viernes, con la consabida sesión de recuperación, relajación muscular, etc…) para jugarse absolutamente toda la temporada en los próximos diez días. Todo tras el desastroso parón de fechas FIFA, donde algunos de los nuestros han tenido que viajar a China o a Estados Unidos, para rellenar unos “bolos” que sólo van a servir para que las diversas federaciones nacionales recauden importantes cantidades de dinero a costa de los clubs dueños de los derechos de los jugadores.

Todo jugador quiere vestir la camiseta de su país, sobre todo en un año como éste, que tenemos Mundial. Eso es obvio. Los clubs algo deberían de decir, aparte de quejarse en voz baja, aunque para ello deberían de plantar cara a las federaciones y a la propia FIFA. No se puede pedir que hagan un frente común ya que, aunque en este caso, los intereses son parecidos para todos, hay precedentes de clubs – en particular recordemos la traición del FC Barcelona y de Joan Laporta al resto de clubs de Primera y Segunda División cambiando el voto que iba para Gerardo González hacia la candidatura continuista de Villar – que no suelen cumplir los acuerdos pactados de antemano. Es normal que haya desconfianza a la hora de postular por una postura unitaria.

Así que solo queda maldecir en silencio y poner velas a todo el santoral, y más en estas fechas - por la celebración de la Pascua -, para que los jugadores retornen sanos y salvos de sus inútiles e inservibles periplos.

El panorama para el Real Madrid es el siguiente. Regreso de los jugadores a su cotidianeidad entre el miércoles y el jueves. Suave sesión de recuperación el jueves. Entrenamiento el viernes por la mañana. Viaje por la tarde a Las Palmas. Sábado por la mañana dando un paseo por la Playa de las Canteras a la espera del partido ante la UD Las Palmas a las 18:30. Regreso a Madrid el sábado casi de madrugada. Sesión de recuperación en Valdebebas el domingo por la mañana, con las legañas aun colgando de los ojos. Viaje a Turín el lunes por la mañana o a mediodía, con sesión de entrenamiento, que no podrá ser a tope (1 hora en el estadio de la Juventus da para lo que da), por la tarde-noche. Y larga espera durante el martes 3, ya que el inicio del partido es, con el horario habitual, a las 20.45.

Todo esto si va todo bien, claro está. Si no hay golpes, tirones, isquios, sobrecargas, aductores o pisotones en los partidos que se celebran o se han celebrado estos días. Con algunos de los nuestros, sobre todo los que juegan menos, con enormes ganas de reivindicarse y de demostrar todo el talento que tienen, lo que conllevará más esfuerzos y más acumulación de minutos para todos ellos.

La FIFA, una vez más, no se ha tomado en serio el final de la temporada de los clubs. No se le ocurre ni al que asó la manteca poner estas fechas de partidos amistosos una semana antes de que se disputen los cuartos de final de la competición de clubs más importante del universo. Pues bien: la FIFA asa la manteca año sí y año también, asa la mantequilla y asa la margarina, asa todo aquello que no se tiene que asar,  mientras que todos los clubs, importantes o menos importantes, blasfeman en arameo o en caldeo o en birmano pero de manera “sotto voce”, con rabia y con impotencia pero siempre en privado e improductivamente. Como de alguna forma desconociendo el enorme poder que tienen entre sus manos para cambiar las cosas; porque este asunto, como tantos otros asuntos hirientes que hubo en el pasado, se puede cambiar, mejorar, transformar, modernizar. Es cuestión de voluntad y de tener intención real de ponerse a negociar para acabar definitivamente con este auténtico expolio que ocurre 3, 4, 5 veces al año sin que pase absolutamente nada. Como mucho, un berrinche, una cara de preocupación, y una mirada a los cielos para que los jugadores vuelvan lo menos deteriorados que sea posible tras dirimir batallas estériles y sin nada de gloria en juego.

Lo mejor de este virus FIFA es cuando acaba, como todos los virus. Esta vez, como otras, ha durado 9-10 días. Pero ha sido más maligno porque hace más daño en marzo que a finales de agosto. Ya no habrá más hasta el mes de junio, y así nuestro equipo podrá por fin concentrar mentes y piernas en lo que realmente nos interesa a todos los madridistas, que es eliminar próximamente a la Juventus y plantarnos en semifinales de la Copa de Europa a finales de abril. La pesadilla acabó, aunque volverá, es un virus para el cual parece que no hay antídoto. Mientras tanto, volvamos a soñar con el equipo que suele hacer que nuestros sueños se hagan reales.

11 comentarios en: La FIFA se ríe de los clubes