La Galerna

Joao Félix: ha nacido una estrella

Cada cierto tiempo el mundo del fútbol nos deja una noche absolutamente consagratoria. En esas noches todo aquel que se precie de ser futbolero asiste con asombro a la aparición de una nueva estrella. Ocurrió en aquel amistoso disputado entre el Sporting y en Manchester United, en el que un tal Cristiano Ronaldo empezó el partido como una joven promesa de los lisboetas y lo acabó como el fichaje que cambiaría la historia reciente de los ingleses. También asistimos al despertar de Messi en esa exhibición ante la Juve en un Joan Gamper, a raíz de la cual Capello trataría de llevárselo sin éxito. Más recientemente Mbappé anunció ante el City de Guardiola que sería la próxima gran bestia del fútbol mundial. Pues bien, anoche asistimos a la consagración de Joao Félix en Europa. Con sólo 19 años, el portugués anotó 3 goles y dio una asistencia dejando prácticamente fulminada una eliminatoria europea.

Joao Félix ya venía apuntando grandes maneras. Su físico recuerda al de Kaká, pero por si esa no fuese ya suficiente buena carta de presentación, su juego parece ideal para acomodarse a la nueva posición de moda en el panorama fútbol: el falso nueve. Joao Félix tiene envergadura para cabecear, lleva varios goles de cabeza esta temporada, aunque ha de ganar potencia muscular, circunstancia que por tipología física y edad es presumible que suceda. Se mueve con la inteligencia de un veterano, es preciso en los remates, virtuoso en los controles y su chut supone una amenaza desde fuera del área. El luso también dispone de regate, desborde, y zancada. Realmente se trata ya de un jugador enormemente completo y con un margen de mejora considerable dada su edad.

Aunque esta temporada ha jugado casi todo el curso en posiciones de media punta o extremo, en los últimos partidos lo ha venido haciendo de delantero, posición en la que jugó ayer y en la que, según unas recientes declaraciones del jugador al diario Marca, es donde más cómodo se siente. En todo caso, sus 15 goles en 36 partidos, pese a no haber ocupado preferentemente las posiciones más adelantadas, dan cuenta de su gran capacidad goleadora. Por perfil, se vislumbra un futuro delantero moderno, al estilo de Karim Benzema, con una gran capacidad de jugar y hacer jugar.

Pero por encima de todas las características y cualidades descritas, Joao Félix tiene un halo de grandeza que no puede ocultar. Ayer, cuando el árbitro sancionó el penalti, que derivó de una jugada que había generado la joven promesa, el chico no dudó en reclamar la pelota para realizar el lanzamiento. A sus diecinueve años ni se achicó, por la responsabilidad de jugarse un pase a semifinales de la Europa League, ni ninguno de sus compañeros, más veteranos osaron pedírsela. Ellos que le conocen mejor, parecían convencidos de estar en buenas manos. Su carisma parece hecho para el Real. Hay ocasiones en los que la certeza de que se está ante algo grande debe hacer actuar a la intuición, ese conocimiento que prescinde de lo racional desde la seguridad de estar ante algo realmente verdadero. Me gustaría pensar que Florentino ya está preparando una servilleta y llamando al banco para pagar los 120 millones de su cláusula.

Salir de la versión móvil