Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Include me out

Include me out

Escrito por: Julia Pagano21 febrero, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Los numerosos cinéfilos que frecuentan estas páginas habrán identificado enseguida la expresión que acuñó el inefable Samuel Goldwyn en ocasión de despegarse de un contrato que no le convencía.  Con su inglés verborrágico y rudimentario, el productor insignia del Hollywood durante los años dorados fue enhebrando una pintoresca fraseología, tan creativa como poco académica, cuya contribución a la lengua de Shakeaspeare es casi tan memorable como el insuperable legado que le dejó a la Academia.

Pero no voy a escribir de cine en esta página. Ni tampoco de fútbol mayormente. Acaso esta vez el fútbol sea apenas una excusa para hablar de jugadores hostigados porque no dominan el idioma de su país adoptivo con la desenvoltura deseada, aunque sus aportes en el campo de juego sobrepasen las expectativas despertadas a la hora de su contratación.

Pues resulta que ahora a un jovencísimo venido, apenas hace un lustro, de allende el Canal de la Mancha, con el cometido de hacer goles se le exige, además, una impecable gramática y la más pulcra pronunciación castellana, que profese un vehemente entusiasmo por los toros y la zarzuela, que meriende churros de lazo y torrejas cada tarde y que aprenda a tocar las castañuelas.

Presumo que, cuando a principios de su etapa en el Madrid, se señalaba a Bale como sucesor natural de CR7 nadie imaginaba que esa herencia se refería al acoso del que los medios de comunicación lo están haciendo objeto y que, al igual que en el caso del portugués, trasciende del ámbito deportivo a los aspectos más privados de su vida. No basta el manoseo conjetural acerca de la veracidad de sus lesiones, a quiénes favorece o perjudica si participa o no en un partido con su selección, si sus decisiones influyen en alza o en baja en su cotización o si se abstiene de responder trivialidades en ruedas de prensa; para ‘demostrar’ que Bale es un ser ruin y miserable, tienen que hurgar en  su familia, en la de su novia y sus cuñados, censurar que dedique su tiempo libre a jugar al golf en vez de echarse una partida de mus o de pelota vasca o de playstation -que no conoce fronteras-, que insista con llevar moño, que tenga acné, en definitiva que ‘no se haya adaptado’ sea lo que fuere que eso signifique.

Muchos adivinan, en la campaña que se ha desatado en estos días, la huella inconfundible del más rancio antimadridismo y parcialmente aciertan en la apreciación. Está claro que ni a Messi ni a Suárez se les recrimina no haber adquirido el más mínimo acento peninsular pese a los años que llevan en España, ni que la especialidad de la casa que sirven en su restaurante sea milanesa a la napolitana, un plato que, pese a la extraviada combinación de gentilicios, es una de las recetas emblemáticas de la cocina porteña.

Pero no han sido ellos los primeros beneficiarios de esa impunidad, tampoco la jerigonza en que se expresaba Cruyff provocó reacciones más sonoras que alguna sonrisa indulgente, casi cómplice. Siempre sospeché que su mentada genialidad residía precisamente en haber desarrollado un lenguaje parejamente ininteligible para holandeses y catalanes y, así y todo, haber llegado a convertirse en icono del balompié de ambas escuadras.

En cambio, cada vez que alguien proveniente del exterior ha descollado en el Real Madrid debió padecer despiadadas cacerías mediáticas que no van a la par con la cobertura periodística habitual que se dedica a jugadores de otros clubes. No más en lo que va de la década, Mourinho, Cristiano y James pueden contar la experiencia.

cada vez que alguien proveniente del exterior ha descollado en el Real Madrid debió padecer despiadadas cacerías mediáticas que no van a la par con la cobertura periodística habitual que se dedica a jugadores de otros clubes

Ahora le ha llegado el turno a Bale. A falta de pecados mayores, la acusación recae en sus dificultades de ‘adaptación’ a las costumbres locales, cuando su delito a lo sumo será no andar haciendo gala de un impostado pintoresquismo hispánico. Pretenderían que un muchacho nacido y criado en Gales se cuelgue, cual disfraz, todos los abalorios que componen el arquetipo ibérico.

Lo que más rechina en todo esto es la paradoja que se desvela con este tipo de reacciones, pues en un país donde las reivindicaciones regionales están a la orden del día, las comunidades autonómicas exigen cada vez mayor autonomía y la palabra ‘separación’ suena cada vez más alto; surgen por otro lado manifestaciones de intolerancia hacia todo sujeto que simplemente se limite a hacer ejercicio de su propia naturaleza individual.

Pero no se culpe a España por el malentendido, que ni en eso lleva exclusividad, la confusión entre adaptación y asimilación es un equívoco universal y por el que los peregrinos han de pagar precios muy altos si no están dispuestos a resignar su identidad. Una que por motivos que no vienen al caso ha ejercido la extranjería desde el nacimiento, aprendió en carne propia que las sociedades sólo aceptan de buen grado al forastero que se mimetiza con los clichés vernáculos. En el Rio de la Plata, que suele alzarse como epígono de cosmopolitismo y receptividad, el recién llegado sólo logra congraciarse con los anfitriones si consiente en sorber mate a toda hora y masticar asados tan pronto ha puesto pies en la costa. De lo contrario, y por mejores argumentos que esgrima para no adoptar uno u otro hábito, se lo mirará con recelo y su integración estará bajo riesgo de serias limitaciones.

Inclusión y diversidad conviven galvánicamente en el discurso de ciertos sectores y en el saco de esa diversidad caen sin distingos la burkha, el veganismo, la dislexia, la hidroponía y la constipación. A tales extremos llega el pánico a ser motejados de discriminadores.

El fantasma de la inclusividad recorre el mundo entero. Pero es un espectro de pacotilla, de esos que la brisa más leve les descorre la sábana dejando ver la trampa de escoba y balde que suplen al esqueleto de rigor.

Para no herir susceptibilidades de ninguna especie se descuelgan los crucifijos de las paredes, se borra el cerdo de menús y escaparates, se suprimen las calificaciones en los programas de estudio, los puntajes en las competencias y la declinación de género en las reglas gramaticales. Mas eso no ha impedido que proliferen los listones y los pañuelos de causas comprometidas, los abucheos, las pedreas y hasta las svásticas. Si hasta para enarbolar banderas legítimas se aplican recursos kukluxklánicos. Cada día aparecen mujeres que pintarrajean y exhiben sus cuerpos reclamando contra la cosificación, cometen violencia para denunciar maltrato, se organizan caravanas de automóviles en defensa del medio ambiente y se lanzan bombas para promover la paz.

Entre incoherencias y miedos, el concepto de ‘minoría’ se ha vuelto en contra del individuo y en el afán de evitar las injusticias grupales, el derecho del colectivo termina avasallando al de las personas.

el concepto de ‘minoría’ se ha vuelto en contra del individuo y en el afán de evitar las injusticias grupales, el derecho del colectivo termina avasallando al de las personas.

Sin ánimo de liarme con políticas de Estado o tendencias ideológicas, me ciño al ámbito deportivo para recoger apenas un ejemplo de los sinsentidos a los que conduce la fiebre de la inclusión. En los Juegos Olímpicos de la Juventud, celebrados recientemente, en Buenos Aires el COI dispuso que se eliminara la difusión del medallero global del evento con el argumento de que atentaba contra el espíritu del olimpismo. Los medios de comunicación acataron con bastante obediencia la moción de censura y se limitaron a ‘mencionar’ algunos logros de participantes locales y una fugaces y sesgadas tomas de los podios, convirtiendo en una auténtica aventura informativa la recolección de datos por parte del público. Pero me temo que quienes se llevaron la parte más triste fueron los propios atletas que ni si quiera pudieron gozar con plenitud de sus logros ni darlos publicidad, privándolos no solo de compartir el premio a su esfuerzo con familia y amigos, a veces al otro lado del planeta, sino con potenciales sponsors tan arduos de conquistar en el terreno del amateurismo.

Hace poco Jurgen Klopp declaraba con cierto dejo de comprensible amargura: "En la mayoría de los deportes, una medalla de plata es un orgullo. ¿En el fútbol? No vale absolutamente nada.”

Y sin negar la veracidad de la observación del técnico del Liverpool, no puede evitar el recuerdo del último premio Puskas, otorgado a un gol de Mohamed Salah para un empate ante el Everton en la Liga Inglesa (que aunque dicen que se define por voto popular, ya sabemos que en estos tiempos digitales lo ‘popular’ también puede estar sujeto a ciertos artilugios tecnológicos). Al margen de cualquier polémica tardía, cabe tal vez una segunda lectura de esa inesperada adjudicación. Fuera quizá un ‘premio consuelo’ para el delantero del vicecampeón de la Champions, o un gesto de confraternización entre culturas por el hecho de que el destinatario sea oriundo de una nación del Africa Oriental. O estaremos ante un nuevo esbozo, menos tímido que burdo, de inclusividad de parte de la FIFA; una medida de ‘emparejar hacia abajo’, de prevenir que jugadores menos dotados puedan sentirse inferiores y por esa razón ‘incluyeron afuera’ las chilenas prodigiosas de CR7 y de Bale en las fases decisivas de la Liga de Campeones.

O tendremos que concluir, por fin, en que también se ha tratado de una maniobra de la conspiración antimadridista internacional. A esta altura, no me sorprendería.

Julia Pagano
@juliapaga Madridista allende los mares.

43 comentarios en: Include me out

  1. La calidad periodistica que rezuma LA GALERNA , debe estár poniendo en guardia a esos hampones de los tópicos que cada dia trabajan menos y solo con escritos a favor de corriente se están ganando su salario.

    1. Cuando escribes para decir y no para ganar, ocurren estas cosas. Lo que no significa que si trabajásemos en medios pagos, perdiésemos deliberadamente calidad. LA diferencia entre profesionales y pasantes...

  2. Pues sinceramente, si en mi equipo jugase un marciano me gustaría que en cada momento se comportase como tal y nos dejara con la boca abierta, no que vistiera de chulapo y bailara el chotis. Menos mal que el pobre Bale solo se deja ver como un marciano en contadas ocasiones, si lo hiciera en cada partido lo acabarían empalando. La envidia es la peor manera de disfrutar la vida.

    1. Los equipos -de fútbol o de lo que sea- se en enriquecen con las identidades individuales. Pero para entender eso, hace falta cultura y humildad. Rara combinación en estos tiempos.

  3. Tiene gracia que, en un país donde en buena parte de su territorio no se puede estudiar en el idioma abrumadoramente mayoritario y cada vez haya menos gente que lo habla y escribe con corrección, haya mucha gente preocupada porque un británico hable ingles. España es 'asin"

  4. Muchísimas gracias Julia (con ese nombre me caíste bien desde tu primer artículo, te llamas igual que mi hija), me llena de orgullo que tengas que venir de allende los mares para defender a nuestro Garesito, más que nada porque muchos de los madridistas patrios se han dejado convencer de que el hecho de que no hable en castellano es vital para que meta goles. Y además, no es cierto: https://www.youtube.com/watch?v=A7r0jzVUq28

    Un 10 Julia, muchas gracias!

  5. Gracias a ti, Esteban! Veo que tienes buen gusto para los nombres, mi pequeña tocaya te estará siempre agradecida ten certeza. Yo que Bale, a esta altura, a todos los pseuriodistas que lo acosan les respondería exclusivamente en galés a ver cómo se las amañan. Ja ja.

    Abrazo

  6. Uf doña Julia, se ha arriesgado mucho al meter en un mismo texto la palabra España al mismo tiempo que critica ligeramente el estado de las autonomías. Aquí la llamarían facha y fascista 2 docenas de veces antes de llegar a la mitad del artículo. A pesar de que el estílo literario no es completamente de mi gusto le felicito por el tema seleccionado y el tono y la valentía del mismo.

    1. Ya me han colgado esos motes, Tanis. En España y Sudamérica, y sabe qué? observando de quiénes provienen, me los tomo a elogio. Gracias por sus palabras. Saludos afectuosos!

      1. Gracias a usted. Y por finalizar, le comento que yo también he aprendido a deleitarme cuando me lo llaman durante los últimos años.

        ¡Viva HispanoAmérica!

  7. Gareth es lo que es, un jugador que sin tener la invalidez pronosticada por la prensa, no ha podido desarrollar todo su potencial a lo largo de sus seis temporadas de blanco. Pero con lo que ha mostrado, con lo decisivo que ha sido, y con las esperanzas fundadas de que pueda volver a hacerlo, creo que se merece cierto reconocimiento que a menudo se le niega. Siempre lo digo, en forma y "libra por libra" es el mejor futbolista de la plantilla.

  8. Gran Artículo Julia !!!
    El otro día durante la final de la Copa del Rey de baloncesto observé que en los tiempos muertos cámara y micrófono estaban presentes en uno y otro banquillo , una vez , banquillo del Barca y otra banquillo del Madrid , ( hasta aquí todo normal , se hace en todos los partidos ) pero. . . me llamo la atención que mientras en el Banquillo del Madrid el entrenador Laso les hablaba a todos en Español , en el banquillo del Barca Pésic les hablaba en Inglés . En ambas plantillas todos sabemos que hay distintas nacionalidades . Sin embargo nadie le va ha " exigir " al Sr Pésic que hable en Español !!!
    La escusa perfecta es que el Sr entrenador del Barca tiene otra nacionalidad ( lógico por otra parte ) . Entonces yo me pregunto: ¿ Qué nacionalidad tiene Bale ????
    En este país nos hemos tenido que tragar entrevistas habladas en catalán , en el resto del territorio español !!! Y ningún periolisto ha criticado que siendo una retransmisión para todo el territorio no se hable en la lengua Oficial de este ¿ país ?
    Un saludo Julia . Enhorabuena por su artículo .

    1. Pues muchas gracias! Por los elogios, pero aún más por el detalle del episodio en el baloncesto en que no había reparado. Sostengo y no tan en broma, que Bale debería restringirse a responder exclusivamente en galés cualquier pregunta que apenas huela malintencionada. Y a ver cómo se las arreglan!

      1. De nada Julia !
        Yo estoy seguro de que Bale habla español . El problema ( para la prensa en general , claro está ) es que no habla con ellos !!! Lógico . Desde que llegó lo están machacando .

  9. Bien podría haberse subtitulado el artículo: "La corrección política y sus miserias". Me encanta leer su castellano y que nos comparta su visión desde el otro lado del charco. En mi opinión, sólo diré que esto: "...aunque sus aportes en el campo de juego sobrepasen las expectativas despertadas a la hora de su contratación.", en el caso de Bale es enormemente debatible.

  10. Me gusta el subtítulo propuesto. Es exactamente eso.
    Respecto a la frase debatible que señala, tan sólo permítame argüir en mi descargo que esta nota fue escrita con cierta considerable antelación dentro de un contexto más favorable en materia de rendimiento del propio Bale. Otras prioridades informativas conllevaron a que se publicase recién en este momento en que no asistimos a una de las mejores rachas del galés.

    1. Diré en defensa de mi comentario que incluso escribiendo la nota el año de su llegada, seguiría siendo enormemente debatible. En mi opinión es un fichaje muy regularcillo en la historia del Madrid, yo no compro la moto de esas finales de las que se habla, para llegar a ellas siempre estuvo desaparecido, no fue tan determinante en todas ni mucho menos y sin él con mucha probabilidad se habría ganado igual. Todos los entrenadores lo han intentado a petición de Florentino (recordemos a Benítez atendiendo a aquella surrealista llamada del representante al presidente) y todos han llegado a la misma conclusión, es un suplente y no hay más que sacar. Psicológicamente es putapénico, físicamente un enfermo y tácticamente un espejismo ambulante, su calidad está en el disparo con la izquierda (y es desde la izquierda donde marca la diferencia, de lo mejor que yo he visto chutando a pierna natural por su carril) y en su velocidad al espacio, lo que le hace, eso sí, mejor fichaje que Spasic 😀 Que hable o no español dice mucho de su integración y entiendo que haya quien lo critique, hasta Toshack, galés como él, le ha pedido por activa y por pasiva que aprenda y utilice el idioma. Es sólo un buen suplente que parece motivarse únicamente en las grandes ocasiones, está quitando progresión a Asensio y ocupa plaza para otro futbolista de rendimiento anual, así que bien envueltito y de vuelta a casa cuanto antes, por favor.

      1. Puedo comprarle que se lesiona mucho (Carvajal más, y Marcelo el Pepe de los últimos años...), y por tanto juega alrededor de un 70% de partidos cada año, y también que le cuesta coger la forma, pero en 219 partidos y 16000 minutos con el Madrid, ha marcado 100 goles. 0,46 goles por partido, y 1 gol cada 160 minutos. Pongamos por ejemplo a Raúl, un tipo al que muchos Madridistas adoramos durante muchos años y consideramos un grandísimo futbolista, y que además llegó a convertirse en el máximo goleador de la historia del Madrid por encima de Di Stefano: Jugó 741 partidos, para un total de 60000 minutos con el Madrid. Marcó un total de 323 goles. Es decir 0,44 goles por partido, y un gol cada 185 minutos.

        Le complemento la información, el nº de asistencias de Bale en esos mismos partidos es de 63. Contra 115 de Raúl. Que de nuevo arroja 0,29 Asistencias por partido de Bale que es una cada 254 minutos, contra 0,16 asistencias de Raúl por partido, realizando una cada 521 minutos.

        Por tanto, si Bale es un paquete, y hay que venderlo, ¿que habría que haber hecho con Raúl? Porque según los datos que le pongo necesitó más minutos para marcar los goles, y lo mismo para las asistencias. De hecho, en asistencias, duplica Bale a Raúl.

        *Aclaro que los minutos totales de cada futbolista los he redondeado ligeramente en ambos casos y siempre hacia abajo.

        1. De hecho, si se da cuenta, es precisamente su disparo y velocidad lo que valoro de él, los conceptos de los que usted me habla como valorables. También me compra el asunto físico. Hábleme de los otros a ver.

  11. El antimadridismo es como los nacionalismos, son insaciables. Nunca estarán a gusto con lo que les das, siempre querrán más.

    Saludos y gracias por pasarte por aquí.

  12. Me gusta su estilo, sin duda. El fondo y la forma de lo que escribe. Se puede decir con mayor o menor sutileza, con más o menos ironía, pero coincidimos que lo que subyace en el acoso a Bale es anti-madridismo puro y duro.

  13. Me ha gustado muchísimo la forma y el contenido del artículo. El símil del acoso, CR7 y Bale, no tiene explicación racional. O sí. Llego a pensar que contra ellos se practica un delito, el de odio. Pero la razón principal es que son dos "cracks" mundiales y que han jugado o juegan todavía, Bale, en el RM. Incluso, en el caso del galés es menos entendible pues ni siquiera ha dado pie a que se pueda hablar mal de él ( creo que en el caso de CR7 tampoco y que su actitud, en todo caso, ha sido debida a una reacción por lo que se decía de él).
    Termino. Creo que Bale debía haber sido de la partida contra el Girona. No entendí la decisión de Solari. Quizá tenga una explicación, pero me pareció una humillación gratuita al galés. Menos entendible (?) fue la reacción de la prensa que casi lo culpó de la derrota y, la verdad, con 1-1 y con el equipo descompuesto poco pudo hacer. Benzema, por ejemplo, no hizo nada y jugó los 90 minutos. Es cierto que marcó contra el Ajax (en parte porque Bale arrastró a dos contrarios) y es cierto que luego le suplió Lucas. Pero ya iban 0-1 y con esa ventaja y el seguro de vida de marcar fuera hacía que el partido se desarrollara de otra manera. Ojalá no me equivoque: en este Madrid, Bale tiene que ser titular siempre. El año pasado ya se lo demostró a Zidane.

  14. ¡Madre del amor hermoso! No hay llaga en la que no ponga el dedo: los ataques gratuitos a Bale, el doblevarismo repugnante, la mojigatería y el bienquedismo (¡ese premio al gol de Salah!, ¿en qué cabeza cabe?), todos los buenismos locales y globales.

    De su excelente artículo, entresaco la frase “el concepto de ‘minoría’ se ha vuelto en contra del individuo y en el afán de evitar las injusticias grupales, el derecho del colectivo termina avasallando el de las personas”. Exacto. Ha descrito perfectamente un cáncer de nuestra sociedad, más allá del deporte. No se puede decir mejor.

    O quizá sí se pueda (digo esto como homenaje a un paisano suyo, un genio en el arte de la lentidigitación, René Laván). Con otras palabras hermosas describió el deterioro otro gran argentino, Enrique Santos Discépolo.

    Permítame, Julia, un piropo castizo: ¡viva la madre que te parió!

    1. Infinitas gracias por tan bellas e inmerecidas palabras. No es que escriba para granjearme alabanzas ni unanimidades, pero mucho me gratifica comprobar que los galernautas coincidimos en principios elementales como el respeto y la libertad del individuo.
      Enhorabuena.
      Saludos

  15. Excelente nota sobre un tema tan delicado y frecuente en muchas partes del mundo, donde no haber nacido en el paìs donde se està viviendo es considerado un pecado cuando no, un delito.

  16. Interesante artículo. Gracias, doña Julia.
    Dejando a un lado lo de Bale, la lectura me confirma una impresión que se ha ido acrecentando en estos últimos tiempos viendo/leyendo cosas en la red: en España a mucha gente se le ha ido la pinza pero Argentina juega en otra liga.

    1. En qué sentido me dice eso de la Argentina? Si se refiere al enfoque o al estilo de mi nota, sepa que aquí yo no tengo empleo como periodista ni en nada relacionado a la comunicación ni al deporte, precisamente por esa causa. De facha a friki no les ha quedado argumento para darme la baja. Es la misma liga, una filial colonial si gusta.

      1. Buenas tardes, doña Julia. Creo haberle leído que es usted uruguaya de nacimiento y argentina de residencia.

        Lo digo por lo de los JJ OO de la Juventud sin medallas (o entregándolas de tapadillo). aunque sea una decisión del COI, pienso que el hecho de que el evento se celebre en Argentina ha podido influir. Unido a algunas informaciones que me han llegado sobre determinados colectivos por allí, pues me hacen pensar eso: que comparativamente en España todavía no se ha llegado a según que extremos.

  17. He de reconocer que tengo debilidad por Bale, pero creo que los datos objetivos demuestran que no solo es un crack, sino que además ha sido decisivo en muchísimos partidos importantes:
    - Champions 2014: abre el marcador en octavos frente al Schalke, hace lo propio en semis frente al Dortmund, en la vuelta de semis con el Bayern le da la asistencia del 0-3 a CR7 tras cabalgada y ayuda a Carvajal frente a Ribéry. En la final marca el 2-1 en la prórroga.
    - Champions 2016: Marca el gol al City que nos mete en la final. Ya en la final, acojona al atlético cada vez que coge el balón. Marca su penalty cojo.
    - Champions 2017 casi no participa por lesión.
    - Champions 2018: no hace falta recordar lo que hizo.
    Es cierto que es más irregular de lo que a todos nos gustaría, en parte por las lesiones. Pero aún así, creo que estamos ante un jugador histórico. Qué no es CR7? Está claro, pero jugadores como Cristiano no salen cada año. Pero de ahí a poco menos que calificarlo de tuercebotas...

  18. Me parece inexplicable que después de seis años, repito seis años!!!!!.
    Que todavía haya gente defendiendo a este jugador. Es verdad que la prensa le ataca(muchas veces injustamente),pero también atacan a todos los jugadores extranjeros como Cristiano, Robben, Marcelo, Modric, Higuain, Pepe, Varane, etc.., la diferencia es que estos que acabo de encionar les tapaban la boca todos los fines de semana,en cambio Bale, fomenta esas y más críticas con su irregularidad, falta de actitud, apatía y desconexiones en los partidos. Todo ello sazonado con un exceso de lesiones que impiden un rendimiento adecuado a su salario y peso en el equipo.
    No entiendo que la gente solo le exija como si de un Lucas Vázquez se tratase, esos mismo que luego le exigen muchísimo a otros Como el propio Lucas Vázquez, Asensio, Ceballos, Benzemá, Mariano, por ejemplo.
    No os equivoquéis, las champions se ganan gracias a jugadores regulares( además de muy buenos) como Modric, Cristiano, Carbavajal, Kroos, Casemiro, Xabi Alonso, Pepe,Varane, Marcelo, por ejemplo. Los jugadores irregulares( Bale, Benzemá, Asensio, Sergio Rámos) o menos técnicos (Lucas Vázquez, Valverde, Di María, Higuain, Kovacic, Danilo) pueden aportar en momentos puntuales o en finales concretas, sobretodo los más técnicos, pero no ganas títulos gracias a ellos, estos simplemente suman y aportan en momentos concretos, pero los que te sostienen en los momentos buenos y malos de la temporada son los que son regulares durante todo el campeonato.
    No hay que olvidar que para llegar a un título o una final hay muchos partidos previos, y situaciones difíciles que los que dan el callo todo el año sacan adelante y permiten disputar esos campeonatos y finales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

Mucho he peleado con los míos defendiendo a este hombre. Ojalá se quede. Happy birthday, Gareth Bale https://t.co/97TnpakbW2 via @lagalerna_

"Si Pogba cuesta 150, James Rodríguez es imposible que cueste 45".
James no es Llorente https://t.co/PY9F6sJlyF vía @lagalerna_

El gran @LagavulinDE, que tampoco se llama así, deja aquí clarísimo que un Jacinto es siempre del Atleti y que @ToniKroos se llamaba Leopoldo en su primera temporada en el Madrid, aunque no lo supiera.

https://t.co/wHxVphSgMO

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram