Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
El olor del napalm por la mañana

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

El olor del napalm por la mañana

Escrito por: La Galerna22 febrero, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Delicado viernes de entreguerras hoy en nuestras portadas. Primorosa antesala de un fin de semana que nos evoca aquel paseo matutino de Robert Duvall, en una playa vietnamita, exudando pectorales. Me encanta el olor del napalm por la mañana.

Es bueno tomar aíre a las puertas de la semana fantástica de un Real Madrid -doble enfrentamiento con el Barça mediante- cansado de repeler charlies armados hasta los dientes, sea con brazalete, micrófono o silbato, desde cualquier recodo de sus blancas cumbres. Así lo atestiguan las amables portadas del día, antes de una batalla con escala técnica en el Levante, como Indy, en el Templo Maldito de Tebas, en busca de la Liga perdida.

Fíjense si emiten buena onda hoy los rotativos deportivos de nuestra querida meseta que hasta Freddy nos resulta hoy un mofletudo osito achuchable y la Hernia se despoja, por fin, de las muletas de Gareth. Así está el tema. Hasta los ínclitos e inefables Sport y Mundo Deportivo han decidido partir, uno a Boston y otro a California, por un día.

Empecemos por el principio. Porque al fin y al cabo en esta bendita sección hablamos de periodismo, y que este sea deportivo no significa que deba emanar de la Ciénaga del Hedor Eterno, donde Jennifer Connelly buscaba rescatar a su hermanito de un ecléctico y bailón Rey de los Goblins, llamado David Bowie, dentro de un laberinto. Magic Dance.

Lo básico en esto del periodismo es dar noticias. Y, tal día como hoy, Marca nos ofrece una primicia en portada que nos dibuja una gran sonrisa después de una semana en la que multitudes, que lo más redondo que han visto botar es a su suegra en Benidorm, han pontificado sobre baloncesto. Lukita se retirará de blanco. Se lo merece. Y se le quiere. Mucho. Aquel niño que pastoreaba cabras en Modrici, un pequeño pueblo croata, en la localidad de Zaton Obrovacki, mientas las balas y las bombas de la guerra silbaban a su alrededor, es hoy leyenda del Rey de Europa. Admirado y querido por todos, desde piperos a mourinhistas, bien harían otras antiguas rutilantes figuras blancas en preguntarse el porqué de tanto amor en lugar de embelesarse tanto en el espejo.

Y es que hablamos del Rey de Europa como quien no quiere la cosa y resulta que el reinado blanco suma ya mil días de gobierno consecutivo. Acojonante. No se nos ocurre otra palabra. A nosotros nos impresiona profundamente y nos deja estupefactos y a nuestros enemigos los acobarda de acuerdo con la definición y acepciones de la RAE . Se trata de un hito de tal magnitud que no solo la Ouija lo traslada a portada, en un día más en su oficina sin sacar noticia alguna, sino que Relaño croquetea con el asunto desde su púlpito.

Bien es cierto que, a pesar del titular del editorial Mil dias del Madrid como Rey de Europa, Freddy apenas le dedica al asunto dos líneas en el epílogo. Eso sí se deshace en loas al SuperAtlético que ganó a una vieja señora con dos golejos de falta en los últimos diez minutos y utiliza una vez más el adjetivo coruscante que no sabemos muy bien que significa, pero mola un huevo. Concluye Relaño con mil días del Madrid ciñendo la corona de campéon de Europa, con perdón de Guardiola bromea. Nos ha hecho gracia. Reconozcámoslo. Que sean otros mil, Pep, que todos sabemos lo complicado que es ganar ligas con el Bayern

Mientras tanto en la Narnia culé nos encontramos con un día burocrático de trámites en ventanilla. Ya saben ustedes, amigos galernautas, que si usted quiere fichar algún día por el FC Barcelona tiene que conceder una entrevista - a ser posible simultanea- a Sport y Mundo Deportivo y deshacerse hasta el relamido de vaca con halagos al enanito rosarino, tal y como ha hecho hoy Frankie. Y como en Narnia era campo atrás y no se dan por aludidos del atraco a mano armada en el Palacio, aún tienen los bemoles de hablar de pasillos y de héroes de la Copa. Nosotros nos remitimos a nuestro entrenador, Don Pablo Laso Biurrún: "Aquello no fue un error humano".

Efectivamente. Un error humano es otra cosa. Por ejemplo, el Sport, 1,2,3 responda otra vez:

-El Sport. Mundo Deportivo. La Ouija, el Sport ((TOLON TOLON TOLON))

Tengan un feliz fin de semana amigos galernautas.