Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Hago chas y casi ni aparezco

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Hago chas y casi ni aparezco

Escrito por: La Galerna2 febrero, 2016
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Quien no se haya enterado de que ayer declararon ante la Audiencia Nacional Bartoméu y Rosell por fraude en el fichaje de Neymar, y que hoy lo hará el propio futbolista carioca, es porque no ha querido enterarse. La noticia está a la vista de todos y la repercusión mediática es abrumadora. Concretamente, se da buena cuenta del asunto en la hoja parroquial de la Iglesia del Buen Suceso, sita en la calle Princesa de la capital (¿dónde sino en la capital -y, si acaso, también en el Ferrol del antiguo Caudillo- aspirabais a encontrar rastros de la noticia cocida a fuego lento por los poderes fácticos y cavernosos que asolan al equipo adalid de la libertad de todos los pueblos extorsionados?). mundodeportivo.750 (41)Hay algo que no hemos entendido bien. Porque nosotros pensábamos -que nos disculpen sus responsables si con esto interpretan que les tildamos de poco objetivos- que Mundo Deportivo era una publicación de alguna tendencia barcelonista. Nos hemos podido equivocar en esto. Para empezar, no sabemos qué puede habernos hecho pensar semejante cosa. Después, la portada de hoy parece desmentirlo categóricamente. Mejor así.

Un rotativo de tendencia barcelonista informaría a los simpatizantes del FC Barcelona de TODO aquello que afectara a la actualidad del club, de lo que cabe colegir que en realidad Mundo Deportivo no es tan culé como nos creíamos. Un diario verdaderamente culé no podría dejar de contar entre las noticias más destacadas del día (y, por tanto, entre aquellas que golpean su primera plana) el hecho de que su actual presidente y recientísimo expresidente comparezcan  juntos ante la justicia en calidad de imputados por un fraude mayúsculo en la contratación del delantero Neymar, ídolo barcelonista que a su vez (vaya) comparece hoy también ante la Audiencia Nacional, acusado de colaboración en el mismo y multimillonario fraude. Si el diario de Godó (grande de España) fuese realmente blaugrana, al menos informaría del asunto en portada, discretamente si se quiere, defendiendo incluso la presunta honorabilidad de los acusados si lo considerara oportuno, pero lo que se dice informando.

Buscamos infructuosamente algún rastro de la noticia -podéis entreteneros en casa con el mismo pasatiempo- y solo hallamos un abrazo de prohombres gastados y una ofrenda de Messi a la Masia (así, sin tilde, que para eso la tilde la inventaron también Gallardón, Aznar y Fraga en un conciliábulo conspiratorio en el palco del Bernabéu el 7 de octubre de 1993). De lo de Neymar ni rastro, oigan. "¿Dónde estás? Quiero verte. ¿Dónde estás?", que cantaba ese otro madridista recalcitrante y malo llamado Jaime Urrutia. La culpa de lo de Neymar no es que la tengan Franco ni el cha-cha-cha, qué más quisiéramos, sino que es un tema que no existe para Mundo Deportivo. "¿Cuándo vas a despertar del sueño de tu libertad?", cantaba también Urrutia, y de verdad que cuando hemos citado esos otros versos de la canción no habíamos previsto el alcance potencialmente profético de estos otros, Sandro, Josep María. A nosotros no nos hace ninguna ilusión que nadie vaya a la cárcel, pero nos parecería decoroso que se nos informara de que personas tan notorias como las citadas pasan por un trance que tiene que ver con esto.

sport.750 (44)Y de repente, el último verano. De repente, se obra el milagro. Sport informa de la declaración de mandatario y exmandatario, así como del hecho de que hoy lo hará el propio jugador. Sí, Sport. Que sí, que está ahí. Poneos las gafas. ¿Nada? Está bien, coged los prismáticos que siempre os prometéis llevar al Bernabéu pero luego siempre olvidáis. Abajo del todo. Justo encima de estas líneas. ¿Ya?

De repente, y parafraseando a otra icónica presencia de la escena musical madrileña ochentera, noventera y eterna, el asunto Neymar hace chas y aparece a nuestro lado. En fin, no exageremos. Hace chas y aparece por allí abajo, casi desapercibido, casi como esas excrecencias del caniche que hay que agacharse para recoger con una manopla de papel transparente, en el supuesto de tener un caniche y en el supuesto (optimista) de usar una manopla transparente para recoger sus cagadas. Mucho nos tememos que las cagadas que han podido llevar a cabo en el pasado Josep María y Sandro, Sandro y Josep María, con la siempre divertida aquiescencia de los Neymar (Júnior y Sénior), no son de las que se recogen con una guantecito y ya. Mucho nos tememos que tienen más calado y (ay, ojalá no) más repercusión.

Nótese cómo el (supuesto) escándalo de Slaughter, en un espacio también relativamente pequeño pero mucho más visible, merece más atención por parte de Sport que el multimillonario presunto fraude de los Neymar. Lo de Slaughter se ventila en cuatro tuits, verbigracia los administrados ayer por nuestro colaborador Pepe Kollins, quien dejó claro en la red social de los trinos que el pasaporte fue debidamente compulsado por la ACB y que, en casos similares en el pasado, la sanción recayó única y exclusivamente en el jugador. Por si esto no es suficiente, Pablo Jouve nos hablará más del tema hoy. Permaneced atentos, galernautas.

as.750 (36)

 

En fin, menos mal que está aquí la Central Lechera para poner las cosas en su sitio y dedicar a la comparecencia de Bartoméu, Rosell y Neymar el espacio que merece el escándalo (¿o esto en cambio no merece ese calificativo?) del fichaje del brasileño.

Oh, wait.

La mayor parte del espacio de la primera plana del As (que con tanta avidez leía aquel camarero de aquella otra canción de Urrutia) está dedicada a la lucha por la Bota de Oro y a las posibilidades de lograrla por parte de CR (como metió tres el domingo, se habla de esto en lugar de especular con su irrefrenable declive, como sucedería de haber marcado solo uno y de penalti). Lo siguiente que más espacio ocupa es el fichaje de Pep por el City, seguido de la cesión de Cheryshev al Valencia, seguido a su vez (ex-aequo) de Villar, Slaughter y Neymar. Ya sabíamos nosotros que podíamos confiar en As para venir y poner la