Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Entrevistas
Richard Dees: "El Real Madrid cubre mi cuota de irracionalidad"

Richard Dees: "El Real Madrid cubre mi cuota de irracionalidad"

Escrito por: Francis Garcia Cedeño27 agosto, 2015
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Publicamos esta segunda parte de la entrevista con Richard Dees, artífice del legendario podcast madridista El Radio, cuando faltan pocos días para su estreno en esRadio, junto a nuestro colaborador Juanma Rodríguez, en el programa El Primer Palo. Esta segunda parte de la entrevista es tan jugosa como la primera. Más variada quizá. Hablamos de pancartas, Enrique Cerezo, Heidi Klum, madridismo happy y Roberto Gómez.

 

P: Hablemos de tus haters, muy animosos en Twitter.  Te han llamado incluso proetarra. ¿Qué quieres decir al respecto?

R: Eso viene por un tuit acerca de las pancartas de petición de reagrupación de los presos de ETA que se ven en algunos estadios vascos. Lo interpretaron como les dio la gana. En primer lugar, en la conversación yo dije que la bandera esta amarilla, con el águila negra, no es de ETA, porque no lo es. Eso fue una ocurrencia de Telesforo Monzón que, como contrapunto a la bandera o al símbolo navarro de las cadenas y tal y cual, se inventó esa bandera. Como Sabino Arana se inventó la ikurriña, ni más ni menos, pero para Navarra. Telesforo Monzón se inventó un trapo amarillo con un águila negra para simbolizar Navarra como contrapunto al símbolo oficial de Navarra. Punto. Nada que ver con ETA. Eso fue lo primero que dije. Lo segundo: las pancartas de euskal presoak. Yo lo único que dije es que no son ilegales, lo cual es cierto. Que esa pancarta, que en Bilbao está en multitud de ventanas por toda la ciudad  –porque las veo cuando voy por la calle, las veo–,  no es ilegal; que a nadie le pueden condenar ni multar por tener eso. Más aun  –lo que pasa es que esa parte ni la leen, o si la leen no les interesa leerla–,  añadí: A mí no me gustan. A mí esas pancartas no me gustan y no estoy de acuerdo con ellas, pero no son ilegales. Pero claro, esa segunda parte (lo de que no me gustan) se ha obviado. Y la otra se tergiversa: este tío es favorable a los euskal presoak y no sé qué. No. Simplemente dije que a nadie le puedes multar por sacar esa pancarta.

P: ¿Se descontextualizó tu tuit también?

R: Sí, pero es que incluso descontextualizado el tema, si ves mis tuits es simple: a mí no me gusta, pero no son ilegales. Eso es lo que dije, ni más ni menos. Está clarísimo. Como si sacas la tricolor. La tricolor puede no gustarte, pero la tricolor no es ilegal. No es la bandera de España oficial, pero la tricolor no es una bandera ilegal. “A mí no me gusta”. Vale. No te gusta, pues no la pongas. O cabréate cuando la veas. Pero a nadie le pueden meter en la cárcel ni le pueden multar por sacar la bandera tricolor. Yo no soy de Batasuna ni similar, ni lo he sido nunca. Y yo no soy ni independentista ni nacionalista, ni la madre que me parió. Es mucho más claro. Yo lo he dicho mil veces: yo soy del Real Madrid. A mí Bilbao, Vizcaya, Euskadi, España, Europa. Me dan igual todos. Todos.

_DSC0540

P: Siempre se te ha visto con camisetas de la selección alemana. ¿Alemania también te da igual?

R: Completamente. Yo de Alemania soy de la selección de Alemania de fútbol. Alemania como país me da igual. O sea, yo no tengo más patria que el Real Madrid. Nada más. A mí cualquier país  –pequeño, grande o mediano–  me da igual. Yo soy del Real Madrid. Yo soy madridista. Ni bilbaíno, ni vasco, ni vizcaíno, ni español ni nada. Yo no me considero nada de eso, me da igual. Tengo una disfunción neuronal que me impide albergar sentimientos de ese tipo. Todos esos son sentimientos irracionales. Entiendo que otros los tengan. En mi caso, la cuota de irracionalidad está cubierta por el Madrid. Otros son apasionados de su barrio, de su ciudad, de su provincia, de su país y tal. Yo no necesito nada más que al Real Madrid para eso de ser irracional. Para todo lo demás soy muy racional.

P: ¿Y El Radio?

R: No, El Radio es otra cosa. No hay irracionalidad en mis sentimientos hacia el programa, aunque hay mucho amor en él. La paradoja es que yo amo el periodismo. Lo que pasa es que en cambio aborrezco a los periodistas, incluyéndome a veces a mí mismo. Pero yo amo el periodismo. ¿Cómo era aquello? ¿Aborrece el pecado pero no al pecador? En este caso es al revés. Es al revés: ama el periodismo y aborrece a los periodistas. Yo, que soy periodista, me empecé a dar cuenta de que me había equivocado cuando estaba todavía estudiando la carrera y a través de una cosa rocambolesca me invitaron a acudir a un programa de Antena 3 sobre periodismo, como público. Podíamos hacer preguntas y tal. Y sé que estaban Marlasca padre, estaba Carrascal y estaba otro más… No recuerdo quién era el tercero. Y en un momento determinado, Manuel Marlasca dijo: «Porque es que esta profesión es un sacerdocio vicioso». Claro, eso viniendo de tres individuos que estaban ahí subiditos en el… Que yo en aquel momento estaba trabajando poco menos que casi de becario en una emisora de radio en Bilbao, y que trabajábamos más horas que el copón y no cobrábamos nada o cuatro duros. Cuando yo escuché a, en aquel momento, popes de la comunicación de este país decir aquello, sabiendo cómo estaba el mercado laboral en aquel momento –hace muchos años ya–, me dije: con estos tipos no voy a ninguna parte. Ni a heredar.

“En toda Europa hay escándalos gordos de árbitros comprados, pero en España son puros y cristalinos”

P: Una revelación.

R: Sí. Dije: con estos tipos no voy ni a heredar. A mí que me digas que… Tú que estás subido en el trono, tú que eres jefe, tú que eres tal… Que me digas a mí que… Yo que estoy puteado trabajando doce horas sin cobrar más que cuatro duros, yo sí que soy un vicioso de esto. ¿Pero tú? ¡Tú eres un jeta! ¡Tú eres un jeta, coño! ¡Eres un jeta! Y a partir de ese día dije: mira, ni a heredar.

P: ¿Nos puedes explicar un poco por qué aquí en España cuesta tanto que los periodistas investiguen las noticias o saquen a la luz cosas? Tipo FIFA Gate o Qatar Gate, o lo de Hacienda… Es decir, que no se investigue; o si se hace, que luego no se publique, que se callen.

R: Hombre, aparte de la comodidad y de la incapacidad de muchos, yo lo que creo es que hay muchos intereses. Cómo es posible que en Portugal, en Francia, en Alemania, en Italia y tal, haya líos, y aquí en cambio nada. En toda Europa hay cristo en el fútbol y se han descubierto escándalos gordos, y aquí hasta ahora  no se ha descubierto nunca nada. O sea, para entendernos, en todas partes hay árbitros comprados y en España son todos puros y cristalinos. Por estadísticas no puede ser. Alguno habrá que sea un corrupto. ¡Alguno habrá! Pero en España no lo hay. Pues porque hay muchos intereses que impiden que se destapen los secretos. Roberto Gómez, después del rollo del Mundial femenino, dice que todo ha sido maravilloso, todo preparado fantásticamente, todo perfecto; y de repente salen las jugadoras y dicen: ha sido una mierda, ha sido un puto desastre y hemos perdido no solo por eso, pero también por eso. Lo que tú me has vendido como “maravilloso”, “planificado”, resulta que la protagonista de la historia te dice que “un desastre”. ¿Por qué? Pues porque Roberto Gómez es un pesebrero de Ángel María Villar; como lo es de Cerezo y Gil, a los cuales no se les saca los colores nunca. Lo de Cerezo y Gil es otra cosa tremenda, porque  salvo cuatro francotiradores, como Rubén Uría y tres más, todos los demás callados como muertos con las trapacerías del Atlético del Madrid. Y sin embargo en el caso del  Madrid se magnifica cualquier gilipollez … Que Florentino tira un chicle en la calle, ese es el gran escándalo. Mientras que Cerezo y Gil han robado al Atlético de Madrid. Sentencia firme. No pasa nada a nivel mediático. Yo puedo entender: bueno, vale, la justicia, tal. Pero es que a nivel mediático, nada. Y encima nombran a Gil Marín mejor gestor deportivo en unos premios que dan  –fantasmagóricos premios–  en no sé dónde, y le dan un bombo del copón. Pero vamos a ver, que han robado al Atlético de Madrid. ¡Que lo han robado! Vuelvo a la doble vara de medir. Que se silencie o apenas se dé eco a cosas así, y en cambio se magnifique cualquier tontería en relación al Madrid. Es tremendo.

P: Aparte del Atlético de Madrid, ¿se te ocurre algo grave sobre algún otro club, y que también se silencie?

R: Claro. El Athletic Club de Bilbao. Yo he pagado San Mamés cuatro veces.

P: [Risas]. ¿Qué quieres decir?

R: Yo soy de Bilbao y mi Ayuntamiento ha puesto dinero para el nuevo San Mamés: permuta de terrenos, tal, ha puesto dinero en definitiva. La Diputación Foral de Vizcaya, donde yo vivo, ha puesto dinero también. El gobierno vasco, del cual dependo, ha puesto dinero. Y el Kutxabank BBK, que es donde tengo una cuenta, ha puesto dinero. Y luego el Athletic, que es el que menos dinero ha puesto. Luego se dirá: “el Madrid recibe ayudas oficiales, tal y tal". ¿Pero de qué me estás hablando, Segurola? Que tu equipo ha cobrado del Ayuntamiento, de la Diputación, del Gobierno vasco y de una entidad privada como la BBK, en la cual yo tengo una cuenta. Yo he pagado por cuatro vías distintas el campo nuevo de San Mames. Esto se lo he preguntado a Segurola y no me ha contestado. Se fue por los cerros de Úbeda y no me contestó.

P: En general, ¿qué tipo de consideración tienen por ti los periodistas de los que hablas?

R: Pues hombre, yo creo que no les caigo bien.

P: Pero alguno habrá que te tenga consideración a pesar de todo, ¿no? O incluso todos, íntimamente.

R: No, yo creo que no. Igual alguno sí. Por ejemplo, yo sé que Miguel Ángel Méndez sí me tiene una cierta consideración. A Siro no le cuento porque no lo voy a contar, Siro es otra cosa. Pero, digamos, de los opositores yo creo que Miguel Ángel Méndez igual sí me tiene una cierta consideración. García Caridad seguro que no… Duro seguro que no…

P: ¿Gómez?

R: No, Gómez me odia. ¡Me odia!

P: [Risas].

R: Lo sé positivamente.

P: ¿Hay alguno al que te dé