Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Históricos
CASTILLA, 1980

CASTILLA, 1980

Escrito por: Israel G. Montejo1 junio, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

La tarde del 4 de junio del año 1980 se produjo en el fútbol español un hecho singular, insólito y casi con toda seguridad irrepetible. Ese día se disputó la final de la Copa del Rey. La jugaron el Real Madrid y el Castilla, el equipo filial de los blancos. Ganó el primer equipo, con jugadores como García Remón, Benito, Del Bosque, Pirri, Juanito o Cunninghan en el once titular pero lo verdaderamente memorable de aquel hecho fue, tanto que un equipo filial, por primera y única vez en la historia del fútbol español, disputase la final de Copa como el camino que un puñado de chavales que, en su mayoría habían debutado ese año en Segunda División, firmaron hasta alcanzar ese partido y ser foco de atención del fútbol mundial.

El Castilla había ascendido esta misma temporada 79/80 a Segunda División. Boskov era el entrenador del primer equipo y en la cuarta jornada de Liga, reclamó a Santiesteban, técnico del filial, como ayudante. Aquella decisión cambió la historia del fútbol español. Cogió las riendas Juanjo García, hombre de la casa que entrenaba al Real Madrid de aficionados. En su cuadro técnico, estaba Jesús Paredes, que ya tenía experiencia con el primer equipo y que años después, a lo largo de una gran carrera profesional en la que compartió banquillo con dos de las leyendas de todos los tiempos de nuestro fútbol, Alfredo Di Stéfano y Luis Aragonés, formaría parte del staff técnico que ganó la Eurocopa con España en 2008.

El Castilla firmó una gran temporada en Segunda. Terminó séptimo a siete puntos del campeón, el Real Murcia. Una gran clasificación para un debutante en la categoría y, además, equipo filial.

Pero fue en la Copa del Rey donde fue capaz de parar el reloj de la historia. La hemeroteca dice que en un viaje inmaculado eliminó al Alcorcón, Racing de Santander y cuatro primeras de manera consecutiva: Hércules, Athletic Club de Bilbao, Real Sociedad y Sporting de Gijón antes de encontrarse en la final con el equipo madre, el Real Madrid.

Eso dice la historia oficial, la que aparece en los libros de fútbol, pero lo importante de este periplo es la intrahistoria. Lo que queda en la memoria de los aficionados al fútbol.

 

 

Ese Castilla en el que jugaban futbolistas que llegaron a escribir parte de la historia del Real Madrid como los guardametas Agustín y Ochotorena, el medio Ricardo Gallego o el punta Pineda, que también ganó una Copa del Rey con el Zaragoza, estaba formado por un grupo de gladiadores irreductibles unidos por una argamasa que Paredes casi cuarenta años después aún recuerda: “Era una plantilla muy unida, con buenos valores y a la que los resultados, fueron uniendo más. Eliminar a equipos de Primera fue un espaldarazo”. “Juanjo García supo unir a los jugadores que ya eran veteranos del Castilla con los jóvenes que subieron del equipo Aficionado” añade como otra clave de aquel plantel.

En esa plantilla estaban también hombres como Castañeda, que con 350 partidos disputados, llegó a ser el jugador con más participaciones en Primera con el Atlético Osasuna; Sánchez Lorenzo que jugó en el Elche y el Logroñés; Pérez García, que hizo carrera en el Real Murcia sobre todo; Paco, protagonista del Real Betis que llegó a disputar la Copa de la UEFA; Cidón que vistió la camiseta del Racing de Santander al igual que otros miembros de este Castilla como Bernal, Álvarez o el mismo Paco y muchos otros que se fajaron en los campos modestos de Primera y Segunda como Juanito, que vistió la camiseta del Rayo y el Oviedo; Herrera que firmó un extenso periplo por Salamanca, Murcia, Oviedo o Tenerife; Espinosa que lució la elástica del Sporting de Gijón seis años; Moreno, Balín o Castro.

 

Con esos mimbres, Juanjo García escribió una gesta que tuvo su primer capítulo en una remontada heroica ante el Hércules. Del Rico Pérez se habían vuelto con un 4-1 en contra, pero algo extraordinario se cocía ya en el ambiente cuando, en la vuelta, las gradas del Santiago Bernabéu aparecieron casi llenas. Fue la primera de muchas. El Castilla remontó 4-0.

El segundo hito fue medirse y eliminar al Athletic Club, el Rey de Copas y un equipo que en su plantel contaba con futbolistas como Aguirreoa, Urquiaga, Goicoechea, De Andrés, Dani, Tirapu, Txetxu Rojo, Sarabia o Noriega. La base del plantel de los Leones que durante dos años no pararían de sacar la Gabarra por la Ría de Nervión. A ese equipo, el Castilla le eliminó tras vencerle 1-2 en San Mamés. Una proeza con la que podrían haberse conformado. Nada de eso.

 

El tercer capítulo de este libro de caballerías lo firmaron ante la Real Sociedad. Una Real que ganaría las dos siguientes ligas y que esa temporada estableció un récord de 38 jornadas sin perder. Los donostiarras, dirigidos por Ormaetxea perdieron el título de Liga en la penúltima jornada en favor del Real Madrid tras perder su racha de imbatibilidad de forma incomprensible ante el Sevilla en el Sánchez Pizjuan.

 

 

Hasta ese momento, el único equipo con el que habían hincado la rodilla había sido el Castilla. En Atocha, y todos los que tienen memoria del fútbol de los ochenta, recordarán lo que era jugar en el viejo feudo ‘txuri urdin’, empataron a cero y en un Bernabéu enloquecido, tumbaron a la Real por un memorable 2-0. En esa Real, ya estaba la base del equipo del doblete y de la selección española del Mundial 82: Arconada, Gajate, Kortabarria, Uralde, Zamora, Satrústregui,, Perico Alonso o Idígoras se midieron a los jóvenes ‘castillistas’. Era, posiblemente, una de las mejores generaciones de futbolistas de la historia del fútbol español.

Con la España futbolística asombrada, el Castilla se aprestó a escalar la última montaña: El Sporting de Gijón. Los rojiblancos eran un equipo de época. Habían sido subcampeones de Liga la temporada anterior y en ese 1980 terminaron terceros. Defendían sus colores hombres como Castro, Quini, Jiménez, Mesa, Uría, Cundi, Joaquín o Enzo Ferrero. Nombres que son recordados a orillas del Cantábrico casi como seres legendarios. En El Molinón, el Sporting dirigido por Novoa venció por 2-0. Parecía el final de la historia.

Unos días después, en un Bernabéu lleno hasta la bandera, el Castilla remontó por 4-1 entre gritos de una enfervorizada afición que reclamaba al final del partido la vuelta al ruedo de los héroes. Paredes recuerda aquel día como “un auténtico partidazo en el que Juanjo supo plantear un partido adelantado a su tiempo: el Sporting jugaba muy bien sacando el balón desde atrás y ordenó presión adelantada. Algo que se hace ahora, cuarenta años después”. Al término del encuentro, Novoa, todo un caballero, entró en el vestuario del Castilla a felicitar a los jugadores uno por uno.

 

 

 

Quedaba el último paso. La fiesta final. El Real Madrid eliminó al Atlético de Madrid en la otra semifinal por lo que el duelo inédito e irrepetible estaba servido. Seguramente fue el día más grande del Madrid como Club a nivel doméstico. Nadie lo había hecho antes y nadie lo volverá a hacer: años después la RFEF prohibió la participación de filiales en la Copa por lo que un partido de esta índole es del todo imposible.

Ganó el primer equipo por 6-1. Hubo foto final de las dos plantillas sobre el césped del Bernabéu, algunos jugadores del filial subieron a la primera plantilla y unos meses después, el equipo de García se convirtió en el primer filial en disputar una competición europea. Se midieron ante los ingleses del West Ham. A los ‘hammers’ les ganaron por 3-1 en el Bernabéu. El epílogo de esta historia se puso en Londres, donde se jugó el partido de vuelta a campo cerrado por los incidentes que los hooligans protagonizaron en la ida. Ganaron los británicos por 5-1. Punto final.

En la memoria de todos los protagonistas de aquella trayectoria inverosímil siempre quedará la duda de si una final ante el Atlético de Madrid hubiera sido diferente. Nunca se sabrá. Lo que sí se sabe es que aquella gesta de la que se cumplen ahora 39 años forma parte de la historia de oro del fútbol español.

7 comentarios en: CASTILLA, 1980

  1. Comenta el autor que en ese Castilla "jugaban futbolistas que llegaron a escribir parte de la historia del Real Madrid como los guardametas Agustín y Ochotorena, el medio Ricardo Gallego o el punta Pineda".

    Lo curioso es que el único de ese Castilla que se consolidó en el primer equipo y que llegó a escribir alguna letra en la historia del Madrid fue Gallego. Del Castilla posterior, que no llegó a la final de la Copa pero fue campeón de 2a, en cambio, hubo muchos más porque fue el Castilla de la Quinta del Buitre. Son los misterios de las canteras.

  2. Menudo equipazo el Castilla de los primeros 80. Yo tenía 10 años cuando fuí al Bernabeú por primera vez, a ver al Castilla contra el Bilbao Athletic. LLeno hasta la bandera, pero esto era la Quinta del Buitre. Joder, que barato era ir al Bernabeu y que cercanía.
    También era asiduo a ir a la antigua ciudad deportiva a ver entrenar al Madrid, por 100 pelas entrabas y les veías entrenar y a la salida podías charlar con alguno y rato largo. A mí me gustaba mucho hablar con Del Bosque, que pena que se haya borrado para el Madrid por su inquina con Florentino, porque es un sabio del Fútbol y aunque a veces no lo parece, es un gran madridista.

  3. Perdonen que intervenga en este foro, pero el foro principal del portaanalista permanece cerrado todo el día. ¿Alguien de la Galerna podría explicarnos el motivo de dicho cierre?

  4. Yo seguía con mucho interés a aquel equipazo del filial. Y aún más lo hice durante aquella disputa de la Copa del Rey. Todos los partidos clasificatorios previos y, por supuesto, la gran final. Fue un orgasmo tremendo.

  5. Recuerdo la final en el Bernabeu. Era yo un adolescente. El público se "picó" con los ultimos goles del RM. Demasiado castigo para los jóvenes héroes de una gesta irrepetible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

Imagen de Alfredo Di Stéfano y Pelé en el Santiago Bernabéu. ¿Sabíais que O Rei jugó (y marcó) con el Santos en nuestro estadio? Eso sí, ganamos nosotros. Nos lo cuenta @RMadridDatos en las efemérides de la semana

https://t.co/t2kLP8GRqh

📽️@tildegm plantea si no estamos a tiempo de quedarnos con James Rodríguez y de vender a Isco. ¿Qué opináis?

https://t.co/fbkRLIyYcR

El festival de triples y mamporros (permitidos) en estos partidos de la final de la ACB nos condenan a la incertidumbre. Nos lo cuenta @jluisllorente

https://t.co/ddcUGf8cLf

Tras las grandes actuaciones de @jamesdrodriguez y @DaniCeballos46 en la Copa América y la Euro sub21, @AlexPorest sugiere que el club no se dé prisa en venderlos.

https://t.co/XtC1XECSyv

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram