Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Crónicas
2-3: Isco renueva al Madrid

2-3: Isco renueva al Madrid

Escrito por: Jesús Bengoechea15 abril, 2017
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

 

Lo de "tal o cual jugador ganó el partido él solito" suele tener más de fórmula retórica que de realidad objetiva. La hipérbole es aquel recurso estilístico que aprendimos en el colegio para poder descifrar a los comentaristas futbolísticos. Sucede que a veces la hipérbole se hace carne y habita entre nosotros. Decir que Isco ganó al Spórting él solito tiene algo de hiperbólico, pero en el reino de las exageraciones optaría a una posición de cierto prestigio.

El malagueño se merendó al duro equipo asturiano con un inefable repertorio de regates, controles y fintas que todavía tienen a los gijoneses con la mandíbula a la altura del ombligo. No se les puede reprochar: cualquiera que viese el partido está todavía así. Además luchó como el que más, presionando al medio campo y la defensa adversaria como si le fuera la vida en ello y haciendo gala de una excelente condición física. At last but not least, como decían antes al enunciar las nominaciones de los Óscars, marcó dos goles de bandera.

Hablar de "gol de bandera" para referirse al primero es en cambio lo contrario a una hipérbole: si alguien quiere convencerme de que responde a la maniobra individual más excelsa de todos los tiempos, no tendré ganas de discutir con él. El segundo fue también de brillante ejecución, a lo que hay que agregar el mérito de la espada de Damocles. El partido agonizaba cuando Isco se perfiló para el disparo y batió a Cuéllar con un pase a la red. Jugó tan abrumadoramente bien que este final feliz es una historia demasiado bella, de esas que no creeríamos en el cine.

El Madrid llegará líder destacado al Clásico gracias al descomunal partido de Isco. Al madridismo le costará mucho entender que vuelva al banquillo después de esta exhibición y ante los dos trascendentales compromisos ante Bayern y Barça. Isco enderezó un choque que se reviró en dos ocasiones, con sendos goles que adelantaron por dos veces al Spórting ante la mirada aquiescente de un Borbalán que se tragó una o dos penas máximas a favor del Madrid, dependiendo de la escuela de pensamiento. La escuela de pensamiento de Borbalán, por su parte, es el arminismo, doctrina cuyos postulados conocemos perfectamente a estas alturas de la película.

La cosa se empezó a torcer mediado el primer tiempo, cuando Casilla permitió que se colara un tiro inocente tras un buen pase a lo Laudrup por parte de Vesga. Si Keylor se desempeña con esa falta de solvencia ya lo habrían puesto en la frontera, pero juega en descargo del catalán su escasez de minutos bajo los palos. El equipo metió una marcha más para remontar aquello, y cuando decimos que el equipo metió una marcha más queremos decir que Isco lo hizo. El resto del equipo, una conjunción de meritorios que generalmente hace muchos méritos pero hoy no se distinguió por ellos, contribuyó de manera muy discreta. Lo mismo cabe decir de la segunda reacción, tras el segundo gol gijonés. La alineación de Zidane y su renuncia a tener los efectivos más potentes en el banquillo, o a usar los que sí tenía -y lo decimos hoy que ganamos-, transitó tal vez (tal vez) la delgada línea que separa el arrojo de la inconsciencia.

El partido, pues, se resume en Isco. Pendiente de revelar si renueva por el Madrid, renovó al Madrid con una de las mejores actuaciones individuales que este cronista ha presenciado.

-¿Tú dónde estabas el día de la exhibición de Isco en el Molinón?

ASÍ JUGARON

-Casilla: Pobre prestación en el primer gol gijonés. No pudo hacer nada en el segundo. Casi no intervino más, por lo que su actuación es deficitaria. 4.

-Danilo: Suyo fue el centro del gol de Morata y alguna otra incursión peligrosa, pero concedió demasiado en defensa. 5,5.

-Nacho: Muy correcto partido el suyo. Sereno al quite. 6,5.

-Sergio Ramos: Bien, sin alharacas. 5,5.

-Coentrão: Para sorpresa de muchos, estuvo sobrio y aseado hasta ser sustituido. 5,5.

-Kovacic: No es medio centro por su tendencia a conducir el balón. Inevitablemente, para hacerlo, él va detrás del mismo, lo que le hace perder la posición. Rinde más en otros puestos del medio campo. 5,5.

-James: Irrelevante, aunque facturó una interminable ristra de pases horizontales exitosos que gustarán a los amantes de las estadísticas. Dejó detrás un señuelo de cierta indolencia. 4,5.

-Isco: Nos obliga a estrenar el casillero de una nota que aún no habíamos otorgado en La Galerna. MATRÍCULA DE HONOR.

-Lucas Vázquez: Pundonor y poco más. 5.

-Morata: Marcó un buen gol pero estuvo torpe en líneas generales. 5,5.

-Asensio: Desdibujado. Decepcionante partido tras los minutos revitalizantes de Múnich.

-Marcelo: La faltó lucidez pero sirvió de revulsivo. 6.

-Mariano: Tuvo pocas oportunidades de lucimiento en sus escasos minutos. 5.