Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Crónicas
1-4: El desquicie consuma la hecatombe

1-4: El desquicie consuma la hecatombe

Escrito por: Jesús Bengoechea5 marzo, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

La semana más traumática de la historia del Real Madrid se ha saldado con la eliminación de la Copa del Rey, la virtual de la Liga y, lo más lacerante de todo, la caída en Champions, la última y gran esperanza, a manos de un Ajax a quien se había derrotado por 1-2 en la ida. Hay unos apuntes trémulos en un papel de los que seguramente no queréis que os dé cuenta. Las responsabilidades de este Apocalipsis deben cubrir la totalidad del club, o la totalidad del planeta si tenemos presente que el VAR no es club y dio sangrante validez al tercer gol de los holandeses, con el planeta entero contemplando cómo el balón salía meridianamente fuera de banda. No hay más remedio que ponerse en plan pipero y decir que no es excusa. El palco debe hacer profundo acto de reflexión sobre el debilitamiento de la plantilla. Es una plantilla con previsibles carencias, si bien nada que hiciera prever este desastre de temporada, desastre cuajado además en medio de una montaña rusa emocional que por momentos hizo pensar que el equipo mejoraba. Era engañoso, por mucho que quienes amamos a este equipo nos dejáramos llevar por el engaño. Los británicos lo llaman wishful thinking. En español se dice “por qué fuimos tan imbéciles como para creer”.

El Madrid no jugó ni bien ni mal porque no jugó. Ante un Ajax excelente y crecido, jugó el pavor en lugar del campeón de Europa. Han sido mil y pico días ostentando el título. Una hazaña sin parangón. Queda para la historia. Nosotros en cambio quedamos para el arrastre. Todo el mundo ha fallado, empezando por un equipo melindroso y titubeante que ha acentuado hasta extremos inconcebibles los efectos de la mejorable planificación. Solari ha sabido tomar decisiones difíciles. No ha logrado en cambio dotar a su grupo de la confianza necesaria para sortear el desquicie que ha desembocado en el Armageddon. No es una cuestión de falta de solvencia táctica, aunque también. Ha sido un dejarse (maniatados) violar por la desconfianza en diez días de mierda, que han arruinado de un plumazo las certidumbres que parecían estar forjándose. Nada se forjaba, salvo un espanto como nunca habíamos conocido.

El Madrid está acostumbrado a sortear dinámicas perversas. Éstas siempre estarán ahí. Faltan por desgracia muchos meses para saber si volverá a sortearlas. El fin de su reinado europeo no tenia por qué ser así. La institución debe reflexionar sobre su inacción reciente, así como sobre la necesidad de otra cultura interna.

Sería muy sencillo concluir esta crónica con el consabido lema: “El Madrid volverá”. Lo cierto, con la sensación de desmantelamiento del grupo, con las características del mercado y con la nunca vista falta de ilusión en la gente, es que uno puede permitirse ahora poner en solfa el axioma. Wishful thinking, tal vez.

Editor de La Galerna (@lagalerna_). @jesusbengoechea

75 comentarios en: 1-4: El desquicie consuma la hecatombe

  1. Hala Madrid siempre.
    Y en caliente añado: hay que traer a Mou. No en junio, mañana, si es posible.
    (Abro paraguas).