Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Razones para la caída del Real Madrid

Razones para la caída del Real Madrid

Escrito por: Ramón Álvarez de Mon3 marzo, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Cuando el Real Madrid decidió el pasado verano atender los deseos de salida de Cristiano Ronaldo, lo hizo desde el convencimiento de que, aún en el peor escenario -en ese momento era que no se pudiese concretar el fichaje de Neymar-, contaba con una plantilla campeona de Europa en la que pedían más peso jugadores como Bale o Asensio. Cierto es que el Madrid ya venía acusando una notable bajada de rendimiento con respecto a la temporada anterior, en la que se había logrado un histórico doblete. En ese momento fueron James y Morata los que pidieron salir y el equipo notó la ausencia de sus oportunos goles, pero ahora el reto se doblaba al ser Cristiano el que dejaba el equipo. En términos brutos unos 80 goles habían volado del equipo.

Realmente la apuesta del club pasaba porque Asensio, Bale, Benzema y un adolescente brasileño pudieran asumir la cuota goleadora necesaria para conquistar los títulos. El fichaje de Mariano no pareció obedecer a una estrategia predefinida puesto que llegó por la ocasión que deparó el mercado. Atendiendo a los antecedentes de la nueva delantera los augurios no podían ser los mejores: Benzema llevaba un par de años de bajada en su aportación goleadora. Bale llevaba también dos años en los que las lesiones le habían cortado todo atisbo de continuidad, y sus inoportunas declaraciones en Kiev, si bien mostraban cierta ambición, también evidenciaban que no era titular habitual. Asensio alternaba semanas de auténtica élite con otras de cierta mediocridad y Vinicius era una incógnita en su primera temporada. Lo cierto es que Benzema está realizando una temporada fantástica y el Madrid ha fichado con Vinicius a un futuro genio, pero Bale y Asensio, los que venían reclamando más minutos y a los que el club les había abierto hueco, a día de hoy son claros suplentes. Imposible que la capacidad goleadora del equipo no se resienta y padezca partidos como el Clásico copero, en el que la falta de acierto anotador alcanzó el máximo grado de crueldad al comprobar lo poco que necesitó el rival para golear.

Uno puede ser más o menos crítico con el club en la valoración que hizo al respecto de la parte ofensiva del equipo. Lo cierto es que parece claro que la estrategia no pasa por fichar parches de usar y tirar sino ir a por grandes promesas o jugadores contrastados cuya relación contractual con su club de origen otorgue al Madrid una ventaja negociadora. Parece un análisis razonable no endeudar peligrosamente a la entidad si no tienes acceso a los jugadores diferenciales y sólo puedes aspirar, asumiendo un precio otrora altísimo, a contratar jugadores pertenecientes a un segundo escalón, pero el Madrid debe asumir que el mercado ha cambiado y que acceder a jugadores contrastados supone realizar esfuerzos que otros clubes sí están asumiendo. Tampoco cabe obviar que el escenario ofensivo que se está dando no era para nada imprevisible. La fragilidad física de Bale y su falta de liderazgo no eran desconocidos. Tampoco la irregularidad de Asensio, aunque cabía esperar muchísimo más del balear. La falta de gol conllevó un peor juego que, a su vez, ha afectado, si cabe todavía más, a la escasa capacidad goleadora del equipo.

La sorpresa negativa y difícil de detectar ha sido que, en pleno mes de marzo, Modric esté tan lejos del nivel mostrado este último verano, Kroos sea una sombra del jugador que ha sido siempre, Marcelo sea un suplente habitual cuando hace unos pocos meses era el mejor lateral del mundo e Isco haya desaparecido habitualmente de la convocatorias. El Madrid, en apenas dos años, ha perdido a James, Morata, Cristiano y prácticamente no está pudiendo contar con Marcelo, Bale e Isco. Es una merma de talento muy difícil de asumir. De hecho, ahora mismo, la peor versión de Lucas Vázquez es titular indiscutible en el Madrid por el gran trabajo defensivo que realiza en favor del equipo.

Resulta fundamental que Solari siga imponiendo un criterio de selección marcado por la meritocracia, pero en mi opinión debería haber sido consciente de que resultará muy complicado acercarse a la Champions sin haber podido activar a los Marcelo, Isco, Bale y Asensio. Simplemente es prescindir de demasiada calidad que, ahora mismo, no le sobra al equipo en su once habitual. Cómo no ser consciente de la dificultad del reto: meritocracia, aunque sin renunciar al pico más alto que aún puede dar la plantilla actual, que, no olvidemos, está plagada de conquistas inalcanzables para la mayoría. Un gran técnico debe ser justo en sus decisiones, pero también debe aspirar a sacar el máximo de lo que tiene. Solari está siendo justo, pero la renuncia ha sido excesiva. Probablemente ya sea tarde para que estos jugadores vuelvan a ser de la partida. Por otro lado, los propios futbolistas no han dado motivos para tirar demasiado de ellos.

En estos tiempos tan aciagos, la tentación de quemarlo todo y dejarlo arrasado es sencilla de escoger. Lo cierto es que el Madrid tiene una gran base sobre la que reconstruir. Marcelo, Isco y Kroos están todavía en edad de volver a ser lo que hasta hace bien poco eran. Asumir su pérdida no debería ser una opción salvo que el club intuya que no hay marcha atrás. El Real Madrid también debe realizar autocrítica. La descapitalización de la plantilla con respecto al año del doblete es tan elocuente como dolorosa. Un modelo lógico que consiste en detectar y contratar el talento joven se ha llevado al extremo y todo se ha deteriorado porque el Madrid no puede asumir años de transición. Queda la Champions, claro, pero su conquista tampoco debería ocultar que hacen falta cambios, que resulta imperativo recobrar la ilusión. Reguilón y Vinicius pueden ser un comienzo.

Ramón Álvarez de Mon
Asesor fiscal autónomo. Soy socio de La Galerna y colaboro en Radio Marca. @Ramon_AlvarezMM

19 comentarios en: Razones para la caída del Real Madrid