Cristiano: adiós tras nueve años

14

He tenido la suerte de ver infinidad de grandes jugadores en el estadio de Chamartín. A Paco Gento no llegué, por desgracia, y por bien poco, pero sí a mis grandes ídolos Amancio, Pirri y Santillana. Jugadores muy distintos entre sí, pero a los que mis ojos de niño admiraban como dioses. También vi a Velázquez, a Netzer, a Juanito. A toda la Quinta del Buitre, por supuesto, a Schuster, a Hugo, a Laudrup. Y más recientemente a Raúl, a Redondo, a Mijatovic, a Roberto Carlos y a aquellos fabulosos galácticos, tan brillantes como de de fulgor efímero. Y entre ellos al que más me fascinaba, Zinédine Zidane, nunca vi a un bailarín del Bolshoi como él sobre un campo de fútbol, era un tipo por el que merecía pagar la entrada, para ver sus trucos de magia únicos.

Pero en 2009 llegó Cristiano. No tenía la técnica de Zidane, ni el regate en corto de Butragueño, ni el embrujo de Amancio, ni los pases milimetrados de cuarenta metros al pie de Manolo Velázquez. Aún así, en más de 40 años de espectador asiduo al Bernabéu, nunca vi mayor voracidad ni mayor gen de superación que en Cristiano Ronaldo. Eterno insatisfecho, inconformista sin igual, tras marcar un repóker se dirigía raudo como una centella al fondo de las mallas para coger el balón e intentar marcar un sexto gol. Un jugador irrepetible, eficaz, ganador. Hasta el gran Alfredo Di Stéfano me dijo una vez que veía muchas cosas suyas en el comportamiento del astro de Madeira sobre el terreno de juego.

Se nos va Cristiano. Se nos ha ido. 451 goles en 438 partidos oficiales. Se dice pronto. Yo lo más seguro es que no volveré a ver nada igual ni remotamente parecido en nuestro estadio.

cristiano ha marcado 451 goles en 438 partidos con el real madrid

En los desencuentros finales que ha tenido con el club -o con el presidente, ya poco importa- se fue creando dentro de CR un desenamoramiento -no hay duda de que en 2009 o quizás antes existió un apasionado enamoramiento- que ha desembocado en este triste final, al menos para mí, ya que deseaba fervientemente poder contar con su presencia activa en nuestra plantilla por muchos años más.

Como madridista veterano, no entra en mi cabeza que nadie quiera abandonar nuestro club. En este caso, entre enfadado por su decisión y profundamente abatido, estoy seguro que, sin conocer los motivos reales de su partida, Ronaldo se equivoca y en pocos meses se dará cuenta de su error. Pero ya será tarde. Él ha decidido, no sé si por dinero, por orgullo, por sus impuestos, por su miedo a gestionar su -tarde o temprano- decadencia, como la actriz a la que daba vida Gloria Swanson en la magnífica “Sunset Boulevard” (“El crepúsculo de los dioses” título en español), o por cualquier desconocida razón, dejar un club con el que le ligaba un contrato hasta 2021.

Y ya no hay vuelta atrás. Lo siento por mí, egoístamente, y por mi club, que echará mucho de menos su liderazgo y sus dotes de goleador único. Pero por lo que más lo siento es sin duda por esos miles de niños y de niñas, algunos de mi alrededor, sobrinos e hijos de amigos, niños de 5, 6, 7, 8 años que hasta ayer lucían orgullosos su camiseta con el 7 a la espalda, y que no van a entender por qué su ídolo, su fetiche futbolístico, abandona en plenitud de facultades y de títulos en su palmarés a su club para irse a un “nuevo reto”.

Si a mí eso me cuesta mucho entenderlo, imagínense a un crío de 6 años como por ejemplo a Dani, hijo de mi gran amigo Pedro. El disgusto que se llevó este martes fue de época. Eso sí que es imperdonable.

Cristiano nos ha dado a los madridistas sus 9 mejores años de futbolista, indudablemente. No veremos otro Cristiano por aquí en mucho tiempo. Estamos tristes, aunque el Madrid seguirá siempre ahí, para consolarnos, confortarnos y hacernos dichosos. Pero Cristiano ha decidido por su cuenta no disfrutar ya más de nuestro paraíso madridista. Gracias por estos nueve años, CR7.

14 COMENTARIOS

    • Muy acertado el matiz . Para los que si hemos visto jugar a Di Stéfano está situación nos resulta un poco menos traumática, sabemos por experiencia que el Madrid seguirá ganando aunque ya no esté el más grande que hayamos visto sobre un terreno

      • Pues tiene usted razón, yo antes he puesto que Cristiano es el mejor que he visto nunca, pero claro, no he dicho que tengo 37 años. Así que lógicamente no puedo hablar de Di Stefano. Así que lo aclaro aquí ahora y si alguien lo ha leido antes y le ha llevado a error lo que he escrito, supongo y espero que con esto lo de por aclarado.

  1. Pues yo que si recuerdo casi entre tinieblas al ya maduro Paco Gento, y que por supuesto he disfrutado de tantos y tantos grandes jugadores, que era fan de Santillana, como no serlo, de Juanito, de Butragueño, de tantos personajes que te podían alegrar un domingo y mantener esa ilusión toda la semana, aprendí desde muy niño que el amor se siente por el Real Madrid y por ningún otro personaje por grande que sea. El gran Isaac Newton dijo que si había visto más lejos que otros fue porque estaba subido sobre hombros de gigantes, de esa manera debemos entender los grandes logros de jugadores como Cristiano, lo han hecho en el club que lo han hecho y con los compañeros y ejemplos con los que ya contaba el club. Se puede quitar de la cabeza cualquier seguidor suyo que esos cifras se hubieran alcanzado en otros equipos, pero al parecer la gran prima donna no lo ha querido saber nunca. Nos queda esa tarea a los aficionados a nuestro Madrid, enseñar a los pequeños que es el club el único tesoro que nos durará siempre, que las personas pasan, y a los que ya no son niños y siguen ignorando eso pues que les vaya muy bien.

  2. Qué decirte aparte de que comparto todo lo que has escrito. También la tristeza de los niños y de los adolescentes, mi sobrina entre ellos.

    Yo me debato entre el vacío, la incredulidad y la rabia por esa indiferencia que ha mostrado al marcharse, como si no hubiera estado aquí más que un tórrido y apasionado verano. Seguramente no tardando mucho se dará cuenta de la enormidad de lo vivido aquí y que será irrepetible, no sólo por la edad. Y que sus mayores éxitos tanto colectivos como individuales estarán siempre ligados al Madrid y no sé si será consciente porque es tan ególatra de que sin estar en el Madrid esto no hubiera sido posible para él. Y no le quito méritos porque sé que él ha sido el que más ha contribuido a esta exitosa etapa de nuestro club.

    Creo sinceramente que ha estado muy mal aconsejado. El único que de verdad ha salido ganando con esta operación es Mendes de ahí la sonrisa que muestras en la foto del brindis.

    Como dijo alguien ayer, quizá nos ha faltado el último sorbo pero también nos vamos a ahorrar los posos.

    Saludos

    • Hace tiempo que mi interés por los futbolistas se limita a el tiempo que están sobre el terreno de juego; fuera de ahí para mi son irrelevantes.
      Pero entiendo que hay aficionados más emotivos a los que les afecta todo lo que se relaciona con sus ídolos.
      Por eso comprendo tu sensación de malestar por el desenlace. Porque lo cierto es que en esta historia, que empezó hace un año en la Confederaciónes, lo único que hemos escuchado del propio jugador, fuera de actos protocolarios o comunicados impuestos, han sido las dos patochadas de Kiev ( “fue bonito….” falta de respeto a una afición que celebraba un hito histórico y lo de “debería llamarse Cristiano Champions ” otra falta de respeto a sus compañeros y al Club) y nada más. Y podía haber convocado una rueda de prensa, grabar un vídeo de despedida de la afición o hacer un acto público en el estadio; pero nada de nada, como bien dices frialdad absoluta.
      Por eso yo no le deseo nada, como hacen otros, para mi es ya un jugador más y me da exactamente igual que le vaya bien o mal.

      • Interesante forma de verlo.

        Yo soy de los que pensaba (digo bien en pasado) que le deseaba lo mejor en la Juventus y en su futuro, pero leyendo su argumentación, me ha creado dudas.

        Por una parte, como usted dice, yo soy de los que piensa que cuando un jugador se quiere ir, puerta. Y sigo pensando en el Madrid. Y sinceramente, me la suele “pelar” (con perdón) si le va bien o mal. Por una parte me gustaría que le fuera bien, porque no soy mala persona (o no me lo considero al menos), y sobre todo si ha estado varios años en el Madrid y ha aportado mucho y se ha portado bien. Por otra no quiero que le vaya bien (con lo cual igual sí que soy mala persona), ya que los ciudadanos periodistas utilizarán su éxito contra el Madrid. Por ejemplo con Morata y Mariano, que se hincharon a meter goles al inicio de la temporada, ya nos estuvieron dando la tabarra. Luego cuando flojearon algo más, silencio administrativo.

        En este caso, esto se multiplica por 1000, ya que no se trata de Mariano ni Morata… se trata del mejor futbolista que ha visto el madrid en los últimos 50 años, desde la salida de Di Stefano. Con lo cual mi confusión va en aumento.

        Aquí les dejo mi diatriba por si les sirve de algo. A mi no mucho.

  3. Por mi parte, me reiría bastante si después de siete “scudetti” seguidos precisamente la Juventus el año que viene no se llevara el título…

  4. Me hace mucha gracia que ahora son todo lágrimas y que “vamos a morir todos”, y que “qué vamos a hacer sin los 50 goles por temporada de CR” … toda esta gente estaba en Enero diciendo que CR ya no se iba ni de su abuela, que estaba acabado, que solo llevaba 5 goles en liga y 2 fueron de penalty … lo vuelvo a decir: para mi, BIENVENDIDO. Que sí, que nos quedamos huérfanos de liderazgo, de sus goles, que han sido muy importantes, que ha sido parte capital de la nueva edad de oro del madridismo, que el Madrid triunfal actual no se puede concebir sin él, pero ya está, ya pasó, se ha ido, la vida sigue. Hay que planificar el equipo sin él, como hay que hacerlo sin Zidane. La clave de todo es acertar con los jugadores que han de venir, y ya está.

  5. Yo he visto jugar en el Bernabeu a todos esos jugadores que ha mencionado el señor Dumas en el artículo. y he visto jugar, claro está, a Cristiano. No llegué a ver a Di Stefano en el campo, aunque sí recuerdo entre las brumas de mi memoria un partido en la TVE en blanco y negro, en el que llevaba la camiseta del Español, precisamente jugando contra el Madrid.
    Pues bien, Cristiano es el mejor jugador que he visto en el Madrid, desde 1974, año desde el que soy socio. Es un delantero incomparble con ningún otro. Y ha sido tan influyente en esta etapa, como lo fue don Alfredo en su época. Su salida, para mi, es prematura. Y es una pena por la forma abrupta y fría en que se ha producido. Todavía podía hebernos dado dos años más a gran nivel. Y él podría haber incrementado su cosecha de galardones individuales.
    Sin embargo, parece que el “desencuentro” viene de lejos y por varios factores. Falta de cariño, es decir, que no ha tenido el respaldo del club ante hacienda, respaldo que no podía tener. Guiños de Florentino a Neymar, e insuficiente defensa de la estrella, en comparación con el trato que el Barcelona y su “entorno”dan a Messi. Todo esto no dejan de ser conjeturas basadas en informaciones de aquí y de allá, a veces interesadamente antimadridistas.
    Hay otros factores. Está el factor emocional. Todos los madridistas queremeos a Luca Modric, por poner un ejemplo, pero a Cristiano le admiramos como profesional. Nunca ha llegado a traspasar esa barrera. Y por otro lado, tampoco era necesario. Ha funcionado extraordinariamente durante nueve temporadas. El ego desmedido de Cristiano le hace tener gestos, detalles y maneras que enturbian lo que podría haber sido una relación de cariño incondicional hacia la estrella que es. Pero él es así, y así le ha ido muy bien.
    Si a eso añadimos que es su último contrato, y que el tratamiento fiscal en Italia será mejor que el que le dispensa aquí nuestro gran hermano, todo junto nos da una posible explicación de su salida en este momento.
    Sus declaraciones tras la final de Kiev, como se ha dicho en otro comentario, pusieron un mal final a una era gloriosa. Y nos hemos quedado sin sus explicaciones, por lo que nos tendremos que quedar con eso de que busca un nuevo reto en su carrera. ¿No podía haber encontrado nuevos retos en el Madrid?
    Yo no le deseo lo mejor en la Juve. Se ha ido a un equipo que es competidor nuestro en la Copa de Europa, y con el que nos hemos enfrentado tres veces en los últimos cuatro años, y que nos ha eliminado una vez. Yo soy madridista, y cuando se enfrente contra mi equipo no voy a tener dudas sobre quien quiero que gane.
    Eso sí, podremos contar a nuestro nietos que le hemos visto jugar en el Bernabeu.
    Saludos.

  6. Es que el “amor” desmedido que le da la Farsa a Messi es algo fuera de lo normal, no hay otro club en el mundo que haga eso por su estrella. Yo creo que CR se equivoca cuando quiere equipararse con Messi a eso, porque es algo poco corriente.

  7. Estoy de acuerdo con el artículo. Yo también estoy triste aunque un poco menos que ayer. De todas formas, por muchas vueltas que le demos, creo que todos sabíamos que esto (la marcha del jugador más grande del siglo XXI) se tenía que producir. Me cuesta enfrentarme al hecho de que el Bicho ya no marcará goles para mi Madrid, que su alegría desbordante ya no me hará saltar y gritar. Sin embargo, pensándolo con la cabeza, creo que es lo mejor para él, para el Madrid y para nosotros. El Madrid es un equipo muy exigente y él ya no está para seguir siendo el buque insignia del equipo durante toda la temporada, algo que quizás pueda hacer en la Juve.

    Hasta siempre Cris. Fue bonito mientras duró y te estaré eternamente agradecido.

  8. “… No tenía la técnica de Zidane, ni el regate en corto de Butragueño, ni el embrujo de Amancio, ni los pases milimetrados de cuarenta metros al pie de Manolo Velázquez.”

    Yo pensé que la intención de la columna era despedirnos en paz de CR7.
    Poco falta para aquello de “penaldo” y “era solo un empujabalones”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí