Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Hoy defiéndete tú, Real Madrid

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Hoy defiéndete tú, Real Madrid

Escrito por: La Galerna9 noviembre, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días, amigos. Una cosa es mandarnos a todos al parón de selecciones, cosa que ya estaba prevista, y otra mandarnos así, con el tiro de gracia final de una derrota denigrante ante el Valencia. Todo lo sucedido en Mestalla fue calamitoso en grado máximo, con la excepción de una primera media hora de partido muy aceptable de los de Zidane y lastimosamente echada a perder por un rosario de errores de párvulos de nuestros jugadores, irritantemente engarzados con otros errores del árbitro y/o del VAR. Aunque, para irritante, el hecho mismo de que ahora tenga que estar discutiendo el madridismo respecto a cuál de esas dos cosas (nuestras cagadas o las del arbitraje) deba presidir el debate. Leed la crónica del partido de Andrés Torres, luego el recuento arbitral de Alberto Cosín, y haceos vuestra propia composición de lugar.

Portada Marca

Marca es el único de los cuatro jinetes del Apocalipsis que hace somera mención a la repercusión de la labor arbitral en el resultado, pero es eso, una simple mención sobre el desagrado del Madrid por la labor de Gil Manzano, sin que Marca se moje al respecto. "Quejas por una previa falta al 2-1 y el penalti de Marcelo". Primero, Marca, sería de agradecer que nos informaras de quién concretamente son las quejas (os lo decimos nosotros: de Emilio Butragueño, director de Relaciones Institucionales del Real Madrid), y también sería deseable que os pronunciarais sobre ellas. ¿Vosotros qué opináis, Marca? ¿Hay falta a Asensio previa al 2-1? Nosotros pensamos que sí. ¿Hay penalti de Marcelo? Nosotros pensamos que no. ¿Tienen estas jugadas una trascendencia en el desarrollo del choque? Evidentemente, algo que no parece entender As, que no solo tampoco se pronuncia al respecto, como Marca, sino que ni siquiera tiene a bien sacar el tema aunque sea por encima, como sí lleva a cabo su rival deportivo capitalino.

Portada As

"Al equipo blanco le pitan tres máximos castigos por primera vez en la historia". As ni siquiera nos cuenta que alguna de estas jugadas ha sentado mal en la directiva blanca, ni se atreve a sugerir que alguna de las tres haya sido injusta o haya perjudicado al Real Madrid. De eso no hablamos hoy. Esas cosas tocan exclusivamente cuando el VAR interviene a favor de los de Zizou. Ahí sí.

De todos modos, disculpadnos la confesión: hoy no tenemos muchas ganas de defender al Real Madrid ante este doble atropello (el arbitral por los errores y el mediático por pasarlos por alto), dado que no encontramos en los jugadores de Zidane, ni en el propio Zidane, el menor afán por defenderse a sí mismos donde hay que hacerlo: en el campo. ¿Cómo entonces se nos puede pedir que lo hagamos nosotros? Hoy nos vais a permitir que no lo hagamos, Zizou y muchachos. Predicad vosotros con el ejemplo y luego ya nosotros, si eso, os seguimos.

A ver si os defendéis un poquito, decimos, en dos ámbitos. El primero tiene que ver con el punto de inflexión en la historia del fútbol en que nos hallamos: por primera vez en la historia del balompié, y dado que existe el VAR, quejarse por las decisiones arbitrales sí que puede servir de algo. Nada odiaríamos más que ver al Madrid convertido en un trasunto de ese Barça que acosa continuamente al trencilla con sus corrillos, pero seguro que existe un término medio entre eso y las infinitas tragaderas de estos jugadores. En realidad, no protestar jamás al árbitro y no dejarse la piel en el campo son dos caras de la misma moneda: la de no tener sangre en las venas, o comportarse como si no la tuvieras.

El Segundo aspecto por el cual os pedimos que os defendáis algo a vosotros mismos tiene que ver precisamente con eso otro: con dejarse la piel en el campo. Suena a topicazo de masculinidad tóxica pero qué queréis que os digamos: es lo que se os pide. Por ejemplo, si hay un penalti en contra, y resulta que Courtois la para, no es de recibo que os quedéis mirando a las musarañas mientras un jugador rival manda el rechace al poste y un tercer jugador rival vuelve a rematar y la manda a la red. La jugada no sirvió de nada porque hubo que repetir el lanzamiento. Mejor dicho, claro que sirvió. Sirvió para que todos nos diéramos cuenta (disculpadnos) de la frialdad inusitada de vuestras mingas, cuestión tal vez no permanente pero sí cíclica, dado que os sucede de cuando en cuando.

No fue la de los innumerables rechaces al penalti la única jugada donde hicisteis el cimbel, queridos. Si solo hubiera sido ahí, la cosa no habría acabado tal vez como acabó. Ya hemos dicho que el 2-1 vino precedido de una falta clara de Cheryshev a Asensio, pero aún no sabemos por qué el balear se quedó parado al ver cómo le robaban el balón en lugar de salir escopeteado en pos del mismo, como no entendemos por qué Lucas Vázquez saca a pasear una mano imprudente en el primer penalti, o por qué Sergio Ramos bates récords de comisión de penaltis aparatosos y torpes en el último de ellos, o por qué Varane la despeja en perfecta vaselina sobre Courtois. Seguramente, entendemos, por la misma falta de alma por la que nadie es capaz de protestar cuando Gil Manzano marca un penalti inexistente de Marcelo. Si nosotros protestábamos en nuestras casas, sin posibilidad de que el VAR atendiera nuestras súplicas, ¿por qué no lo hacías vosotros en el campo, donde con el VAR estas cosas tienen ahora arreglo?

Así que lo dicho, chicos. Si vosotros mismos no os protegéis, no contéis con nosotros para la tarea. Os dejamos, de hecho, con las sarnosas portadas de la prensa cataculé. Vienen a hacer mucha sangre, y además en algunas cosas sin razón. Pero no contéis con nosotros (no hoy al menos) para enmendarles la plana. Estamos muy ocupados. Nos acaban de pitar un penalti en contra y tenemos muchos madrigales que componer mientras lo lanza el adversario. Quién sabe, podría llegar un rechace y que nos pillara atentos. No lo quiera Dios.

Pasad un buen día.

Portada Sport
Portada Mundo Deportivo