Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Crónicas
Real Valladolid, 3- FC Barcelona, 4: El insuficiente regreso de Ronaldo Nazario

Real Valladolid, 3- FC Barcelona, 4: El insuficiente regreso de Ronaldo Nazario

VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Jornada 36.

Valladolid, 21:00h, 16 de mayo de 2020, estadio de Zorrilla.

Asistencia: 25 Carlistas del siglo XIX con la boina de mascarilla.

Colegiado: Brito Arceo.

Alineación del Real Valladolid: Masip (César Sánchez, m.33), Javi Moyano, Kiko Olivas, Salisu, Raúl García (Nacho, m. 65), Óscar Plano, Joaquín Fernández, Rubén Alcaraz, Enes Ünal y Sergi Guardiola (Ronaldo Nazario, m.87).

Entrenador: Sergio.                 

Alineación del F.C. Barcelona: El equipo médico habitual.

Entrenador: Gerard Piqué.

 

El Fútbol Club Barcelona disfrutó de su primera semana tranquila desde el motín del Hesperia. Ramón María Calderé se puso en contacto con Gerard Piqué desde un teléfono de góndola y le conminó a retomar la rutina de un equipo de fútbol profesional. Geri estaba receptivo porque acababa de perder un torneo de póker contra Jimmy Giménez-Arnau y su habitual prepotencia se hallaba bajo mínimos, por lo que programó una semana de entrenamientos serios y el equipo llegó como un tiro al partido.

El Real Valladolid también llegaba ilusionado al encuentro. Ronaldo prometió una olla de cocción lenta a cada integrante de la plantilla si vencían a los catalanes y Sergio les arengó antes del comienzo del partido de manera épica.

Como viene siendo norma, el Barcelona alineó a quien le salió de las narices. Ronaldo comenzó el partido preocupado desde el palco porque veía que su equipo había puesto sobre el terreno de juego a varios futbolistas con nombres de jugadores del Barcelona.

Pese a las ganas del Valladolid, los culés salieron en tromba y jugando un fútbol magnífico. Masip, portero del equipo castellano, estaba desubicado porque pensaba que era un partido de balonmano y no dejaba de protestar cada vez que un jugador azulgrana tocaba el balón con el pie. Solo veía normal el juego de Piqué, habitual manipulador de esféricos.

A los diecisiete minutos, una jugada individual de Leo Messi era rematada a la red con furia por Luis Suárez que, para celebrarlo, engulló el banderín de córner. La celebración es aprovechada por Piqué para ordenar que ingrese en el terreno de juego su amigo Puyol. Sin retirar a nadie, por supuesto, porque Carles Puyol ya está retirado.

Tres minutos después, Messi marcó un golazo de falta desde 35 metros. Inapelable. Ronaldo llamó por teléfono a Sergio y le sugirió que cambiase el portero, que parecía de balonmano. Sergio resistió con dignidad perica. Pero en los siguientes doce minutos, el Barcelona anotó otros dos tantos: Puyol de cabeza y Messi tras regatearse a todo el Valladolid.

A Ronaldo le comenzó a repetir el jabalí que se había comido en un rodizio cercano y ordenó a Sergio que sustituyese a Masip. Es más, le exigió que sacase a César Sánchez, excompañero suyo en el Real Madrid. A partir de ese momento, la portería vallisoletana fue un muro. César no permitiría que el Barcelona marcase ningún gol más en lo que quedaba de encuentro.

Con 4 – 0 se llegó al descanso. La segunda parte se inició con dominio del Valladolid, pero sin concretar ocasiones. El Barcelona jugaba con el resultado y guardaba fuerzas. En realidad, no tenía muchas fuerzas, porque solo había entrenado en serio una semana y nada más que le dio para aguantar 45 minutos sin resoplar. Piqué aprovechó la laxitud arbitral de la que disfrutan y realizó 25 cambios para mantener fresco al equipo.

Ronaldo estaba con el culo inquieto en el palco y en el minuto 85, se levantó, se abrió la camisa del traje cual Superman y debajo apareció el uniforme del Real Valladolid. A los dos minutos, ordenó a Sergio que quitase a Guardiola, que no le gustaba cómo se llamaba, y que le hiciese entrar en el partido.

Primer balón que llegó a Ronaldo Nazario, primer gol. Solo necesitó tres zancadas, mas púsose rojo cual Guti en el minuto 65 y comenzó a sudar a chorros. Siguiente minuto, siguiente gol del brasileño, desde el centro del campo, para no correr. Minuto 90, jugada individual de 50 metros y golazo por la escuadra de Ronaldo. Nazario cae exhausto al suelo y es evacuado en una UVI móvil mientras le administraban donuts en vena.

No hubo tiempo para más. Brito Arceo decretó el final del encuentro en el minuto 90 exacto, no fuera a ser que le diese tiempo a Ronaldo de recuperarse. Como así fue, a los 5 minutos volvió el magnífico delantero, pero la puerta del estadio ya estaba cerrada y el Barcelona había conseguido otros tres puntos vitales para la conquista del título liguero.

 

La Liga continúa:

Jornada 28: Mallorca 1 - F.C Barcelona 2

Jornada 28: Real Madrid 16 (más o menos) - Eibar 1

Jornada 29: F.C Barcelona 1 - Leganés 1

Jornada 29