Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Real Madrid y Barça, la perversión del lenguaje

Real Madrid y Barça, la perversión del lenguaje

Escrito por: Francisco Javier Sánchez Palomares6 noviembre, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

El Real Madrid siempre sufre la perversión del lenguaje utilizado por los medios de comunicación en titulares aparentemente inocentes. Es una técnica sibilina que pasa desapercibida, pero más eficaz que una información llamativa, porque moldea poco a poco la percepción del aficionado cual gota malaya sobre la cabeza de un prisionero maniatado en un agujero al Suroeste de Wisconsin. Tenemos un buen ejemplo en la última jornada de Champions disputada por Madrid y Barça:

Portada As

Portada Mundo Deportivo

 

Está clara la diferencia, ¿verdad? Vinicius y Rodrygo SALVAN al Real Madrid mientras que SAN Ter Stegen estuvo PROVIDENCIAL. Es solo un ejemplo de la tónica habitual que rige los medios, en otro partido será Sergio Ramos quien SALVE al Real Madrid y Ansu Fati quien BRILLE con el Barça. Al Real Madrid siempre lo tratan como al estudiante que se pasa el curso tumbado y en los exámenes finales lo aprueba todo de chiripa, mientras que el Barcelona es el alumno ejemplar que tiene un método infalible grabado en su ADN —porque comen pan tumaca con aceite La Masía— que lo lleva a la matrícula de honor, incluso habiendo sacado un cuatro en el examen. El Barça nunca hace nada mal, no es responsable de sus actos. Si no gana, no es por errores suyos, es porque el rival es muy fuerte, porque el árbitro les robó, culpa de Florentino, porque un señor de Pensilvania ha contado mal los votos en las elecciones de Estados Unidos o vaya usted a saber qué excusa peregrina son capaces de pergeñar los periodistas acólitos al régimen azulgrana. Y, cuando es culpable (por casualidad), no pasa nada, se juega una partida de billar, se le indulta y santas pascuas.

Villar

Para la prensa, el Madrid es una suerte de juguete en manos de un Florentino Pérez caprichoso que lo dirige a golpe de apetencia y el Barcelona un club modelo. Pero hay un pequeño problema: los hechos. Y los hechos tienen la mala costumbre dejar en mal lugar a las mentiras. Si observamos el apartado económico y de gestión, no parece que el Barça esté pasando por su mejor momento. La coyuntura es malísima para todos, pero el club catalán está asomado al precipicio con medio cuerpo fuera. Sin embargo, y siempre según los datos públicos, la salud financiera del Madrid parece bastante más saneada. Por otro lado, si nos fijamos en el aspecto deportivo, el Real Madrid acaba de disfrutar de la segunda mejor época en su historia, con una catarata de títulos, la mayoría de máximo valor, que tienen el mérito de ser coetáneos con la mejor etapa del Barcelona. Además, el club blanco tiene un ejército de jóvenes, tanto en sus filas como cedidos que aseguran el futuro para unos cuantos años. El Barça, sin embargo, tocó fondo el año pasado en Champions, al caer 8-2 contra el Bayern y este año, de momento, lucha por mantenerse fuera de los puestos de descenso en Liga.

Los integrantes del comando informativo de adulación azulgrana también son negacionistas de las matemáticas. Es imposible que una entidad sin méritos a la que continuamente salva Vinicius o Rodrygo o Ramos ahora y Santillana o Amancio o Gento antes sea el club más exitoso de la historia en lo deportivo y una de las marcas más importantes del planeta en lo económico. La prensa está para informar, criticar y no hacer la pelota a nadie, pero basta ya de restar méritos al Real Madrid por el hecho de serlo. Lástima, queridos medios de comunicación, pero esta vez no cuela.

 

Fotografías Getty Images.