Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
El idioma de Gareth Bale

El idioma de Gareth Bale

Escrito por: Pepe Kollins6 noviembre, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

La escena ocurrió en noviembre de 2013. La cámara enfocaba, desde una perspectiva trasera, a los jugadores del Real Madrid que aguardaban en el túnel antes de saltar al terreno de juego. En el último momento, Xabi Alonso se erigió en líder del grupo y comenzó a dar consignas a sus compañeros que atendieron al tolosarra con respeto casi reverencial. Fue entonces cuando Cristiano Ronaldo comenzó a susurrar al oído de Gareth Bale. Xabi se percató y reaccionó de inmediato:

-No se lo traduzcas, Cris -, le espetó

-Es que no entiende -, contestó el portugués.

-Por eso mismo. Tiene que aprender y si le hablamos en inglés, nunca lo hará.

La polémica de Gareth Bale y su dominio del español nunca se disipó durante los siete años que jugó en el equipo blanco. Aquellos que le conocen aseguran que lo habla, más o menos, con fluidez. La corriente adversa al galés – mediática pero también, a su dictado, de no pocos aficionados – lo pone en duda.

Con independencia de filias y fobias, resulta poco creíble creer que alguien que reside en España durante todo ese tiempo, conviviendo a diario con gente que habla en otro idioma no llegue a dominarlo. Es casi de sentido común que tiene que ser así. Pero lo cierto es que sus apariciones públicas fueron a cuenta gotas. Apenas un par de entrevistas televisivas, de unos pocos minutos, hablando en castellano y alguna declaración puntual, en inglés, al término de otro puñado de partidos.

Gareth Bale entrevista televisión

Este hermetismo alimentó las suspicacias – que en el caso del galés siempre adquirían categoría de acusación – por parte de sus críticos. Finalmente, los partidarios del jugador – y disculpen el concepto, pues todo madridista debería serlo – se escudaron en un carácter apocado, como explicación a sus exiguas apariciones. Ningún futbolista está obligado a tener que salir en los medios, afirmaban. Pero no es así. Y permítanme que se lo demuestre.

No hace falta más que asomarse a la prensa inglesa o a los canales de información del Tottenham o a las cuentas de las redes sociales del jugador, para percatarse de que hoy Bale es feliz. Esta dicha – de la que me congratulo por el afecto que siento por uno de los míos - muchos la achacarán a su alejamiento de Zinedine Zidane. Pero no creo que esa sea el motivo. O no el único o el más trascendente. Porque si algo sorprende del de Cardiff hoy es su enorme exposición en los medios británicos.

No exagero si afirmo que, en estos últimos meses, Gareth ya ha sido entrevistado más veces en televisión que durante los siete años anteriores en el club blanco. No hay encuentro en el que participe el galés que no atienda a la prensa para dar sus impresiones. En todas las intervenciones vemos a un tipo extrovertido, locuaz y ¡hasta gracioso! Alguien tremendamente diferente a cómo se mostraba aquí. Alguien seguro de su capacidad expresiva. Y no solo es eso. Gareth aparece con frecuencia en vídeos del club, ya sea promocionales o del canal del Tottenham, en algunos de ellos participando, jocosamente, de bromas a las que difícilmente alguien tímido se prestaría. Lo mismo podemos decir de su interacción con los fanáticos de los Spurs.

Interview Gareth Bale Tottenham Brighton

Porque, por lo visto, Gareth no era tímido. Ni era un rancio. Ni le gusta aislarse en una burbuja que solo comprenda su casa, las instalaciones del equipo en el que juega y el campo de golf. Gareth, por lo que vemos ahora, es un tipo cercano, que lleva la voz cantante en los entrenamientos diarios y al que le gusta relacionarse con todos: compañeros, medios de comunicación y aficionados. Gareth es hoy ese Xabi Alonso de antaño, que está todo el día pendiente de Reguilón para integrarlo y por lo cual le habla en inglés.

En una entrevista de Manuel Jabois a Xabi Alonso, en 2018, el vasco opinaba:

“Yo casi me lo he impuesto como obligación, el hecho de casi mimetizarme con el club y con la ciudad. Porque yo creo que eso es parte fundamental de que tú te sientas comprometido con la entidad y con el equipo. Eso se transmite a la hora de jugar, a la hora de conectar con el staff técnico, con la directiva, con los aficionados. Yo creo que cuando ves a un jugador que hace ese esfuerzo, le sirve al jugador, pero también para que la gente le valore por ello. La última vez que fui a Alemania tuve que aprender alemán porque para mí era importante. Para mi relación con mi nueva gente, para demostrar que no solo quiero jugar a fútbol sino entender lo que pasa aquí. Me gusta esforzarme en el campo, pero también un poco más allá”

La integración del jugador a su entorno ha sido un factor trascendental siempre, en todas las épocas. Pero si cabe, ahora, en un mundo interconectado, de un modo definitivo. Los equipos profesionales de élite, hoy, no constituyen un elemento paralelo a los medios de comunicación y los aficionados. Todos ellos se retroalimentan de un mismo sistema del que forman parte y del que ni se puede ni se debe escapar. Un jugador con una integración limitada, acota también su relación con los hinchas y la prensa, lo cual le va a perjudicar.

Entrevista Gareth Bale golf

Y con esto no disculpo los ataques injustificados que ha recibido Bale por parte de muchos periodistas en España. Difícilmente hay una prensa más corrosiva que la británica (desde que Bale ha vuelto a la Premier le han recibido con todo tipo polémicas sobre su vida privada) y, sin embargo, el jugador no se ha recluido.

Considero, por tanto, que para que un jugador se sienta a gusto no solo debe aprender el idioma con fluidez, sino ponerlo en práctica, participando en los medios y creando un vínculo con la comunidad a la que se integra. En definitiva, lo que hoy está haciendo Gareth Bale en el Tottenham.

No se entienda por ello que señalo al jugador. La responsabilidad de que eso sea así es compartida, con el club, que debe facilitar todos los recursos, asesorar y poner énfasis en ese proceso, de manera innegociable, pero también en los representantes, una d