Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
La maravilla de Reguilón y el gran gol de Bale

La maravilla de Reguilón y el gran gol de Bale

Escrito por: Mario De Las Heras2 noviembre, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Sólo los exjugadores del Real Madrid triunfan en sus nuevos equipos

Resulta que ayer marcó Bale con el Tottenham a pase de Reguilón y estoy afligido tal y como pretende que me sienta As, por ejemplo, para quien el pase le parece una "maravilla" y el gol un "gran gol". De Bale. Gran gol de Bale y maravilla de Reguilón, escribe As. Y que dicen que cojamos los pañuelos. ¿Los pañuelos? Qué pañuelos ni qué pañuelos. Yo me voy a coger treinta quilos de armaduras como Robert de Niro en La Misión y voy a arrastrarlos por toda Concha Espina hasta que me liberen de ellos los guaraníes.

Ay, qué dolor. Reguilón, toma; y Bale, toma. No sé qué voy a hacer. Mi madridismo ya no tiene sentido. Yo estoy desolado por el triunfo de Bale y de Reguilón, porque es evidente que una sola jugada con acierto fuera del Madrid es motivo de triunfo para As y para tantos otros, lo mismo que es motivo de fracaso si se produce dentro. Ya no me quedan pañuelos. Lloro y lloro sin cesar, y mañana mismo, aunque el Real Madrid sea líder de la Liga, pienso ir arrastrando mis treinta quilos de armaduras hasta Valdebebas para llorar por Bale y por Reguilón, y por James, que juegan y hasta dan pases y marcan goles en sus equipos actuales.

¿Cómo es posible que los exjugadores del Real Madrid se vayan a otros equipos y jueguen y den pases y marquen goles?

¿Cómo es posible que los exjugadores del Real Madrid se vayan a otros equipos y jueguen y den pases y marquen goles? Es una pesadilla. Es intolerable. ¡Jugadores de fútbol que juegan al fútbol y dan pases y marcan goles! ¿Dónde se ha visto eso? Los únicos futbolistas que dejan un equipo y juegan al fútbol y dan pases y marcan goles en otro son los ex del Madrid. Es un caso único en el mundo. Un caso terrible. Los exfutbolistas del Barcelona, por ejemplo, no juegan, ni dan pases, ni marcan goles en sus nuevos equipos, como debe ser. Van a jugar a otros equipos, pero no juegan, ni pasan, ni marcan.

Los aficionados (culés, en este caso) no tienen que sacar los pañuelos, ni mucho menos ponerse a cargar con treinta quilos de armaduras como voy a hacer yo a partir de ahora mismo. Los exjugadores del Madrid se vuelven todos mejores fuera del Madrid. Y yo ya no puedo más. Lo he visto y ha sido espantoso. He visto como Reguilón recibía un balón en la banda izquierda, miraba hacia el área, centraba y Bale, Gareth Bale, marcaba de cabeza. Y desde luego ha sido una maravilla de pase y un gran gol. Pero maravilla, maravilla y gran gol, gran gol. Nunca se ha visto nada igual. Nunca.

Bale Reguilón

Algo prodigioso. Mucho mejor que el mejor pase que hayan visto de Beckham a Van Nistelrooy, por ejemplo. Y mucho mejor gol que el mejor remate que hayan visto del holandés. Una cosa terrorífica. Tanto que los treinta quilos de armaduras los voy a arrastrar descalzo. Hala. Y no precisamente “Madrid”. Qué jugada, Señor. Es impresionante. ¿Por qué los exjugadores del Madrid son tan irrespetuosos? ¿Por qué no aprenden de los exjugadores del Barcelona? Los exjugadores del Barcelona son profesionales íntegros y van a otros equipos para no destacar. Para no jugar, ni dar maravillas de pases, ni marcar grandes goles.

No verán a ningún exjugador del Barcelona cometer semejante bajeza. Pero a los ex del Madrid sí. Lo verán constantemente. Y verán también, desde el otro lado, que la culpa será siempre del Real Madrid, que deja marchar habitualmente jugadores extraordinarios por razones inexplicables que, curiosamente, mientras pertenecen al Real Madrid, con frecuencia son jugadores inservibles y no solamente inservibles sino despreciables como Bale que, de repente, marca un “gran gol” fuera del Real Madrid. Qué gol y qué maravilla de pase, estimados lectores, para tener que vivir con ellos.

¿Leyeron elogios proporcionales tras la mismísima chilena de Kiev? Pues eso.

 

Fotografías Getty Images.