Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Gareth Bale y la parte contratante de la primera parte

Gareth Bale y la parte contratante de la primera parte

Escrito por: Israel G. Montejo12 septiembre, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

El Real Madrid actúa con visión y criterio empresarial en el caso del galés

Lo único que parece claro – o no-, que en este tema nunca se sabe, es que Gareth Bale saldrá del Real Madrid en el transcurso de las próximas semanas. Las informaciones que se van conociendo al respecto es que el galés abandonará el Madrid con destino aún por definir, asumiendo el club blanco la ficha del primero de los dos años de contrato que aún le quedan al que un día fuera conocido como el ‘Expreso de Gales’.

Asumir la ficha de la temporada que está a punto de comenzar, según algunas fuentes consultadas, supondría hacerse cargo de unos 16 millones netos para las arcas del Madrid. La operación, ruinosa en un principio para el club, tiene sus matices y más, cuando estamos ante un caso completamente enquistado hasta el punto de ser incapaces de desbloquear la situación si no es con la toma de una medida drástica de ese tipo. El "Caso Bale" hace tiempo que comenzó a parecerse a los añorados Hermanos Marx y su delirante escena de la "parte contratante de la primera parte será considerada como la parte contratante de la primera parte".

Gareth Bale.

Que el Madrid asuma el pago de uno de los dos años de contrato que le quedan a Bale puede parecer algo descabellado, pero no es la primera vez que se ha puesto encima de la mesa. Ya sucedió con leyendas del club de más recorrido que Gareth aunque, en este caso, no fueron muchos los que se echaron las manos a la cabeza porque se entendió como una cesión ante los servicios prestados.

Ahora no se ve así. Lo cierto es que, desde el punto de vista del corazón de un aficionado madridista, pagar 16 millones netos a un futbolista para que abandone tu club con la carta de libertad suena muy mal. En ese punto, es posible que hasta coincidamos unos pocos en el mismo barco. No hay mucha discusión al respecto.

El Madrid paga porque se vaya un jugador que, pese a quien pese, ha amortizado deportivamente con grandes momentos puntuales

Pero en el fútbol actual hay que valorar muchas más cosas antes de fijar una posición inamovible. El Madrid paga porque se vaya un jugador que, pese a quien pese, ha amortizado deportivamente con grandes momentos puntuales como la final de Copa del Rey ante el Barcelona en Mestalla y la famosa carrera de Bartra y las finales de Lisboa ante el Atlético de Madrid o Kiev ante el Liverpool. En las tres finales Bale no fue decisivo. Fue mejor. A pesar de estos grandes momentos, la sensación de que Bale no ha rendido al nivel esperado y, además, ha contado con los grandes medios de comunicación en su contra aireando su "minuto y resultado" con fines poco constructivos es evidente.

Gareth Bale.

Por ello, más allá de camisetas y forofismos, el Madrid actúa con cabeza, criterio empresarial y visión a largo plazo. Paga un año de contrato, pero se ahorra otro; libera, por tanto, una importante masa salarial y, además, se quita un problema en el vestuario amén de eliminar la presión de los medios de comunicación, con el foco permanente en Bale, al que han utilizado de forma constante como elemento desestabilizador.

Hace poco,un empresario me comentó que, en tiempos de crisis, la mejor inversión es no hacer una inversión que no sea segura y Bale hace tiempo que dejó de ser un activo al alza. Por ello, el Madrid, desde un punto de vista de gestión empresarial, hace lo correcto si finalmente la salida de Bale se hace en unos términos que, a priori, firmaría el mismísimo Groucho Marx. Como en tantas otras cosas de la vida, no es todo como parece.

 

Fotografías Getty Images.