Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Messi se queda en el Real Madrid

Messi se queda en el Real Madrid

Escrito por: Carlos Garcia de Sola12 septiembre, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

El argentino permanecerá en el club blanco tras su pulso con la directiva

“Lionel Messi se queda en el Real Madrid”, el titular me impactó por original, pero supuse que sería la típica distopía de la Galerna de alguno de sus magníficos colaboradores. Leí la noticia con humor, cuando de pronto empecé a recibir varios mensajes de amigos madridistas hablándome del alivio que suponía que Messi se quedase finalmente en el Real Madrid. Pensé que todo era una gran broma orquestada por algún conocido, hasta que empecé a leer las cabeceras de los grandes medios de comunicación del país con la misma noticia: “Vicente Boluda logra impedir la marcha de Lionel Messi”.

Vicente Boluda.

Mi cabeza empezó a dar vueltas y pensé que todo era por la resaca de las cervezas y el gin tonic del día anterior, celebrando una nueva liga del Real Madrid de Zidane. Decidí beber varios vasos de agua y acudí a la Wikipedia para comprobar lo absurdo que era lo que había creído leer:

“Lionel Andrés Messi Cuccittini (Rosario, Santa Fe; 24 de junio de 1987), conocido como Leo Messi, es un futbolista argentino que juega como delantero o centrocampista. Se desempeña en el Real Madrid de la Primera División de España y en la selección de Argentina, equipos de los que es capitán”.

Un ojeador del Real Madrid decidió cerrar su contrato con el padre de Leo, Jorge Messi. Fue en una servilleta y en la misma Barcelona

Aquel primer texto me dejó helado. No entendía nada y me dispuse a comprender qué estaba sucediendo y cómo habíamos llegado - el Real Madrid y yo - a esa situación. Porque si ese presente era distinto también lo era el pasado. Y, efectivamente, la historia resultó ser bien diferente.

Lionel Messi llegó a Madrid a los 13 años, y el Real Madrid accedió a pagar el tratamiento de la enfermedad hormonal que le habían diagnosticado de niño. Ese tratamiento sería después muy criticado por parte de la prensa, hablando de la mercantilización que el club blanco había hecho de un niño, utilizando un problema de salud infantil y sacándole de su país natal. Se habló también de cómo el Real Madrid se había adelantado al Barcelona, que después de una semana con Messi entrenando todavía no había concretado su fichaje, cuando un ojeador del club blanco decidió cerrar su contrato con el padre de Leo, Jorge Messi. Fue en una servilleta y en la misma Barcelona.

Lionel Messi.

Después de una rápida progresión en las categorías inferiores, Messi hizo su debut oficial con el primer equipo a los 17 años, en octubre de 2004. Debutó en un Real Madrid post-galáctico, decadente, que vería como aparecía un Barcelona dominante, con una gran generación de canteranos, y sobre todo con jugadores como Eto’o y Ronaldinho.

No fue hasta la temporada 2006/2007 con la llegada de Calderón como presidente, primero con Capello y luego con Schuster como entrenadores, cuando Leo Messi empezó a despuntar como futuro crack mundial. Tras un par de años y varias lesiones, Messi se asentó como titular marcando 14 goles. El Madrid ganaba ligas mientras el ciclo del Barsa de Frank Rijkaard se acababa y el mandato de Laporta se tambaleaba entre mociones de censura y polémicas decisiones.

La incorporación de Guardiola como técnico fue un desastre y, después de siete jornadas con apenas cinco puntos de un total de veintiuno, fue despedido

Una de ellas, la incorporación de Guardiola como técnico, fue un desastre, y después de siete jornadas con apenas cinco puntos de un total de veintiuno, fue despedido. La derrota inicial contra el Numancia y el posterior empate a uno en el Camp Nou contra el Betis, puso rápidamente de manifiesto la incapacidad del técnico de Sampedor. Se dijo que no tenía experiencia en clubes de élite, y se criticó su juego de posesión poco fluido y sin gol. Su apuesta por jugadores canteranos poco relevantes, como Busquets, que acabaría en el Valencia, o Pedro, que jugaría gran parte de su carrera en Las Palmas y Villareal, tampoco se entendió.

Mientras, el Real Madrid, en esa temporada 2008/2009 había decidido cambiar el rumbo y tras pocos éxitos en Europa, apostaba por un entrenador de la casa, Miguel González, alias Michel. Tras una temporada en el Castilla y parte como director de la Cantera, se pensó que podría ser el indicado para lograr llevar al club a otro nivel. Conocía la cantera, el club y tenía ascendencia sobre los jugadores por su pasado blanco.

Míchel.

Tras un inicio en liga titubeante con un empate y una derrota en los dos primeros partidos, el equipo empezó a funcionar hasta lograr un triplete histórico. La combinación de Messi más otros jóvenes como Robinho, Ramos y Marcelo y la veteranía de jugadores como Casillas, Guti, Raúl o Van Nistelrooy, más la apuesta de Michel por canteranos como Parejo y Javi García en el mediocentro fueron relevantes para una temporada de éxitos.

Se logró lo que se denominó como el sextete, repetido orgullosamente por Calderón en múltiples comparecencias, aunque no era en la misma temporada como señalaban críticamente muchos periodistas. Michel se convirtió en una suerte de gurú, gracias a apuestas como José Callejón, que como revulsivo marcó en varios partidos claves y fue decisivo durante varios años, hasta su traspaso al Chelsea, o a la apuesta por Parejo y Javi García.

En cualquier momento podría aparecer un nuevo Messi, y así lo parecieron al principio de sus carreras jugadores como Jesé o Sarabia

Durante estas temporadas de éxito hicieron su debut en el primer equipo muchos jóvenes de la casa como Miguel Palanca, Fran Rico, Marcos Alonso, Nacho Fernández o Alberto Bueno en una apuesta por la cantera que se alabó y se vendió como un éxito sin precedentes. Parecía que en cualquier momento podría aparecer un nuevo Messi, y así lo parecieron al principio de sus carreras jugadores como Jesé o Sarabia. El modelo funcionaba y el Real Madrid disfrutaba del éxito.

Con un Barcelona sin rumbo, que había contratado a última hora a Juande Ramos, el equipo blanco venció en el Camp Nou por 1-6 con una alineación que mezclaba juventud y veteranía: Casillas, Ramos, Pepe, Cannavaro, Marcelo, Gago, Parejo, Javi García, Messi, Val Nistelrooy y Robben. Ese mismo año, en la final de la Copa de Europa, el Real Madrid de Michel se impondría al Manchester United de Cristiano Ronaldo por 3-0.

Ramos, Cannavaro, Parejo y Raúl.

El sextete del Real Madrid, el éxito de juego y la apuesta por la cantera fue un espaldarazo para Calderón y Michel, que vieron como parte del modelo blanco se exportaba a la selección, con jugadores claves en su columna vertebral como Casillas, Ramos, Parejo, Callejón y Javi García. Los fichajes posteriores de David Villa y Arbeloa aumentaron esa presencia en la selección.

El éxito absoluto del club supuso un segundo mandato para Ramón Calderón, que arrasó en votos al candidato Florentino Pérez, quién pretendía volver al Real Madrid tras un primer periplo de luces y sombras. Un modelo basado en fichajes galácticos, marketing y grandes inversio