Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
La sonrisa de Zidane frente a la del capitán Schettino

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

La sonrisa de Zidane frente a la del capitán Schettino

Escrito por: La Galerna13 septiembre, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días, amigos lectores. Cuando aún permanecen humeantes los rescoldos del anterior título comienza un nuevo campeonato de Liga, la competición que Javier Tebas trata de vender como “la mejor Liga del mundo”, si bien lo hace con la convicción de lo que es: un vendedor de crecepelo calvo. Comienza a medias, sin público y sin Real Madrid, Barça y Atleti, pero comienza, aunque lo hiciera con un apasionante Éibar 0 – Celta 0 que hay que buscar con lupa en las portadas. Quizás el “señor” Tebas debería reflexionar acerca del poco interés que el arranque del campeonato ha despertado en los cuatro principales periódicos deportivos.

Cierto es que Tebas pretendía que el campeonato hubiera comenzado el viernes, es decir, 28 días después del ídem, pero sus peleas con Rubiales, sus artimañas con el calendario y sobre todo la sensación existente desde hace años de que hará cuanto esté en sus manos para que el título no se lo lleve el Real Madrid, no ayudan a la venta internacional (ni tan siquiera nacional) de la competición.

Portada As.

Ese será el “desafío de Zidane”: tratar de revalidar el título. Algo que, según la portada, no consigue ningún técnico del Madrid desde Leo Beenhakker hace 33 años. La última vez que los nuestros consiguieron revalidar el título fue en la temporada 2007-08, con Schuster en el banquillo, quien sucedió a Fabio Capello y la celebradísima Liga “de las remontadas”.

En la foto de portada, Zidane mira a la cámara con una media sonrisa, pero en su rictus se intuye más bien la duda de si esta vez le dejarán hacerlo o tan siquiera intentarlo. No está de más recordar que hace tres temporadas (la 2017-18) tuvo la oportunidad de revalidar el título, pero antes de que acabara septiembre ya estábamos a 7 puntos de un Barcelona llevado en volandas hacia la Liga. Eran los estertores, los últimos coletazos de Villar y Sánchez Arminio. Zidane había compuesto un equipo ganador que venía de triunfar en Liga y Champions, y había barrido al Barça en la Supercopa por un global de 5-1, y sin embargo el inicio de aquel campeonato fue una sucesión de “errores” que no podemos dejar en el olvido. Se activó la maquinaria como pocas veces se ha visto: arbitrajes de HH y BB, calendario, medios de comunicación e incluso un Comité de Competición que nos privó de contar con Cristiano Ronaldo durante cinco partidos. Eran los tiempos de Mascherano y los penaltis que se perdieron “en el tiempo como lágrimas en la lluvia”.

El reto de esta temporada, por tanto, es mayúsculo. A Javier Tebas se le ha visto trabajar a destajo este verano para echar un cable al Barça y a Jaume Roures le hemos escuchado presumir de ayudar económicamente al club más que nadie. Sonaba como en esa película en la que alguien tira de billetera tras destrozar un restaurante y dice: “No se preocupe, que yo me hago cargo”. Son frases que se pronuncian con la misma falta de pudor con la que el vicepresidente de la Federación durante décadas, Joan Gaspart, dijo: “Perjudicaré deportivamente al Real Madrid hasta que me muera”. Que nadie olvide que este es el entorno, el campo de batalla.

Para lograr el objetivo, Zidane necesitará contar con la aportación de jugadores prácticamente inéditos la temporada pasada: Hazard, Asensio, Militao y el tanque Jovic. El serbio debe dar “un paso al frente”, como dice el Marca, y deseamos fervientemente que lo haga porque ya se vio la temporada pasada que el gol va a estar muy caro. Desde aquí confiamos en la mejora clara de prestaciones de su segunda temporada respecto a la primera, algo así como un nuevo “fenómeno Courtois” que deseamos también para Hazard.

La portada está repleta de titulares y fotos a modo de parche, lo que compone una sobrecargada imagen, pero de entre todos esos pegotes vamos a destacar cuatro:

- El comienzo de la Liga Iberdrola de fútbol femenino, esta vez ya sí con la camiseta del Real Madrid. Mucha suerte a las nuestras.

- El positivo por Covid del Cholo Simeone, al que deseamos una pronta recuperación.

- La final de la Supercopa de baloncesto. Tenemos hoy todo un Real Madrid-Barcelona en Tenerife. Le deseamos lo mejor a los de Laso y esperamos que el técnico vitoriano pueda lograr su vigésimo título con el club. Enfrente tendremos a un Barcelona que desde que está Mirotic no ha sido capaz de levantar ni la Copa de Cataluña.

- Dejamos lo mejor para el final: “Messi, reelegido capitán del equipo”.

Capitán Lionel Messi Cuccittini, ¿o era Schettino de segundo? ¿Capitán Cuccittini o capitán Schettino? No sabemos bien por qué, pero nos ha venido a la mente el recuerdo de aquel capitán de barco que abandonó la nave en mitad del naufragio. El Costa Concordia hundido y el capitán tomando el primer bote son como Messi Schettino mandando burofaxes a costa de la concordia en “el club de su vida”.

Portada Sport.

Schettino sonríe, perdón, “Messi ya sonríe”. Resulta curiosa la foto en la que Messi avanza en una dirección mientras sus compañeros van en otra, ¿será una metáfora de lo ocurrido en las últimas semanas? Messi está radiante, exultante, ¡feliz!, muestra una amplísima sonrisa de felicidad. Nos atrevemos a decir que se le ve sonreír con la misma satisfacción con la que contaba a Rubén Uría que se queda en Barcelona. Sonríe, además, mientras sus cuatro compañeros miran al suelo cabizbajos, y es que en ocasiones el lenguaje no verbal es más clarificador que el expresado por vía oral, sobre todo en Schettino. Perdón, en Cuccittini. Y en Griezmann.

Portada Mundo Deportivo.

La portada nos habla de “otro Barça”, el que ayer se enfrentó al Nástic de Tarragona dando minutos a Pedri, Trincao y los recuperados Coutinho y Dembelé. Es pronto para ver la renovación profunda de la plantilla que iba a realizar Ronald Koeman cargándose a todas las vacas sagradas, pero tenemos demasiado reciente la foto de los cuatro capitanes de la plantilla como para creer que este “otro Barça” ha iniciado ya una nueva era:

Los cuatro capitanes del FC Barcelona.