Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Un Real Madrid con virtudes inaceptables

Un Real Madrid con virtudes inaceptables

Escrito por: Francisco Javier Sánchez Palomares22 octubre, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

El Real Madrid volvió a colapsar por segundo partido consecutivo. Además en casa, en el Alfredo Di Stéfano. Por más que en esta época de partidos sin público el factor campo se difumine, los dos naufragios son inaceptables, en virtud de cómo se han producido. Y lo más grave, el último en Champions y en un grupo en el que un patinazo como el de ayer puede suponer la eliminación.

La estrategia del Real Madrid en los tiempos del COVID-19 es clara, su principal objetivo es preservar el equilibrio institucional. Ha sacrificado fichajes y una renovación de la plantilla con el propósito firme de que la economía del club se resienta lo menos posible y siga con músculo suficiente para superar las vicisitudes inciertas que se presentan. Cualquier elección tiene sus consecuencias y el efecto de la tomada por el Real Madrid es un debilitamiento de la plantilla para la presente temporada. El equipo no está para ganar la Champions. Es más, quizá tampoco lo esté para alcanzar las semifinales. Con esfuerzo, tal vez pueda llegar a octavos o cuartos de final y, si se despista, no es difícil que caiga eliminado en la fase de grupos.

La pandemia mundial obliga a tomar decisiones y creo, con sinceridad, que la tomada por el club es acertada. Por más que nos fastidie lo visto en estos dos últimos partidos, la alternativa de un Madrid arruinado y sin capacidad de maniobra (como parece que se halla el Barcelona) es una opción mucho peor. También es una postura coherente desde un punto de vista moral, no sería congruente que los jugadores se apretaran el cinturón mientras el club gasta en fichajes de relumbrón. Aunque es cierto que va a ser muy difícil de asimilar por la afición, y más después de haber ganado todo muchas veces con un equipo muy parecido a este. Pero el tiempo pasa para todos y nuestros jugadores no son una excepción.

El principal problema de esta plantilla es que acumula varios jugadores que debido al trascurrir de los años, no están en las mejores condiciones para jugar en el Real Madrid, como Isco, Marcelo, Lucas o Nacho. Estos futbolistas ya sufrieron un primer declive, hace una o dos temporadas, que les dificultó aspirar a la titularidad, pero seguían siendo jugadores válidos para empujar la maquinaria rotatoria de Zidane. Como el tiempo no ha dejado de pasar (por suerte), este año han experimentado un segundo declive: ya no es que hayan perdido el nivel necesario para ser titulares, sino que han dejado de ser útiles para el equipo incluso como suplentes.

Debacle Champions

No podemos pedir a Marcelo que a estas alturas de su grandísima carrera, defienda con el brío de un chaval de 18 años porque, entre otras cosas, nunca ha sido su fuerte. Pero vemos que tampoco es capaz de aportar nada en el juego de combinación y ataque, su mayor virtud. A Lucas no vamos a exigirle que drible al equipo contrario y marque de rabona, pero sí que baje a defender, cosa que el otro día no hacía. Por el mismo motivo que Marcelo, Isco no va a luchar como Valverde, pero tampoco está aportando ningún pase desequilibrante en los últimos metros. Es decir, ya no destacan en aquello que hacían bien, pero insisten en ello. Con la consecuencia de que contagian al resto de jugadores, que no son capaces de hacer que la mesa no cojee y el equipo se acabe viniendo abajo.

No pongo en duda que en el ánimo de estos futbolistas se encuentra ayudar con denuedo al equipo. Y tal vez este sea otro problema. Dicen que Winston Churchill se dirigió en una ocasión a un rival político en los siguientes términos: «Tiene todas las virtudes que detesto y ninguno de los vicios que admiro». Al actual Real Madrid le ocurre algo parecido, se empecina en explotar virtudes que por ya inexistentes, son detestables y del todo contraproducentes. El futuro a corto plazo no pinta bien, pero si hay un club con el don de la resurrección, ese es el Real Madrid.

 

Fotografías Getty Images.