Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
No odiamos a la selección

No odiamos a la selección

Escrito por: Nanook The Eskimo17 noviembre, 2021
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

En los tiempos en los que nos está tocando vivir es más que habitual caer en el adanismo, esto es, sentirnos pioneros o descubridores de cosas que se demuestran más antiguas que el hilo negro. El problema es que cuando esa revelación tiene lugar, ya hemos hecho declaraciones o casi declamaciones más grandes que la vida misma a través de los innúmeros altavoces que la actual sociedad pone a nuestra disposición, quedando las alternativas reducidas a retractación o ridículo, por mucho que se guarde la vana esperanza de que lo aseverado se pierda como lágrimas en la lluvia entre el marasmo de tuits de análogo tenor.

Así, el bajón de selecciones no es nada nuevo. Vaya por delante que los primeros recuerdos futbolísticos de quien esto escribe pivotan en torno a dos apellidos y un topónimo: Maradona, Butragueño y Querétaro. El primero era el nombre más repetido en aquel verano del 86 y se asimilaba a fútbol. El segundo iba inevitablemente vinculado al topónimo en cuestión, si bien la hazaña del Buitre se probó inútil tras la derrota contra Bélgica.

Maradona México 1986

Es perfectamente normal que eventos como mundiales o europeos den lugar a periodos de mayor relevancia del fútbol de selecciones, pero la memoria es corta, y tan pronto vuelve el fútbol de clubes, también retorna su prevalencia. Las grandes diferencias de entonces a ahora son la mayor cantidad de partidos de equipos nacionales, la mayoría de ellos irrelevantes, bien por ser amistosos por mucho que se disfracen, bien porque, aunque oficiales, se juegan frente a rivales de muy bajo nivel. Actualmente hay más parones de las competiciones de clubes por partidos de selecciones, y lo que antes era una molestia ocasional, hoy constituye una gota malaya de muy complicada tolerancia.

Actualmente hay más parones de las competiciones de clubes por partidos de selecciones, y lo que antes era una molestia ocasional, hoy constituye una gota malaya de muy complicada tolerancia

El segundo motivo, y me centro ahora en el Real Madrid, es el vergonzoso uso que se ha hecho de los éxitos de la selección española para atizar a nuestro equipo. Existe un sector en absoluto exiguo de la prensa española que se halla lo suficientemente desubicado como para cobijar a profesionales más centrados en ser los protagonistas de las ruedas de prensa por mor de lo impertinente de sus preguntas y, atención, réplicas a las respuestas obtenidas, por encima del entrenador, futbolista o directivo de turno. Otra prueba de lo perdidos que se encuentran son las fotos con los trofeos obtenidos por la selección española de fútbol, éxitos estos de los que se sienten partícipes directos vaya usted a saber por qué, pues no contamos con pruebas de que su pericia en el manejo del balón supere a la que demuestran con la ortografía, sintaxis y gramática.

Del Bosque Sudáfrica

El hecho de que la selección española haya conseguido sus mayores gestas con un entrenador histórico del Atlético de Madrid primero y con otro cuyo rancio abolengo madridista sólo se ve superado por su rencor hacia la institución, unido a que la mayoría de los jugadores del combinado nacional pertenecieran a la mejor generación de jugadores de la historia del Barcelona, constituyó la excusa perfecta para atizar al Real Madrid por aquellos que, acomplejados por su propia mediocridad, lo odian como sólo puede hacerlo alguien corroído por años de envidia sorda.

Todo ello llevó al maniqueísmo que identificaba al Barcelona con el bien y al Real Madrid con el mal, de manera que el triunfo de la selección española era gracias a un club que hacía y hace lo posible por no tener nada que ver con España

Los referidos elementos más el simplismo y la demagogia propia del grueso de los presuntos profesionales de la prensa, son la fórmula perfecta para que un público acrítico que prefiere obtener la información mascada, opinada y expelida antes que hacer un esfuerzo por analizarla y labrarse así un criterio propio, nos llevó al maniqueísmo que identificaba al Barcelona con el bien y al Real Madrid con el mal, de manera que el triunfo de la selección española era gracias a un club que hacía y hace lo posible por no tener nada que ver con España. Esta incoherencia sería suficiente para plantear algunas preguntas sobre la corrección del planteamiento, pero implicaba un esfuerzo, un rigor en el análisis y una capacidad de matiz impensable tanto en los vendedores como en los consumidores de mercancía averiada.

Los madridistas de espíritu despierto se soliviantaron ante los repetidos alardes de cursilería pseudopoética y ante las falacias evacuadas por los periodistas y paladeadas con delectación por almas más lanares. La superioridad moral y el desprecio que ostentaban según qué miembros de esa selección ganadora para con el Madrid, con la no ya connivencia, sino abierta complicidad de algunos jugadores de la plantilla blanca —incapaces de defender a su club, pasividad esta aplaudida por según qué sectores de prensa y afición— condujo al desapego por parte de un sector del madridismo por aquello que se emplea para fustigarlos, reacción esta totalmente comprensible.

Rubiales

La contratación de Julen Lopetegui, entonces seleccionador español, por parte del Real Madrid, y publicada unas horas antes del debut de España en el mundial de Rusia llevó a la furibunda, desproporcionada y pueril rabieta de Rubiales, que, asesorado por sus Pepitos Grillos de la prensa, destituyó al entrenador, si bien las culpas eran del Madrid, sólo faltaría. La falacia es sencilla: si la selección iba bien era a pesar del Madrid, pero si iba mal era culpa del Madrid. Colosal.

La falacia es sencilla: si la selección iba bien era a pesar del Madrid, pero si iba mal era culpa del Madrid. Colosal

Actualmente, parece que la indiferencia hacia la selección española es la nota predominante entre el madridismo. Ya no hay motivos en forma de éxitos para un desatado fanatismo por ella, mientras que, desde un punto de vista práctico, la ausencia de jugadores madridistas en la selección redunda en menor carga de viajes y partidos, menores posibilidades de lesión y más tiempo para preparar los partidos del club que les paga, y eso es una ventaja.

No odiamos a la selección, señores, nos da igual, que no es lo mismo, pues se odia a lo que se ve como un rival a la hora de conseguir la gloria, y el Madrid, que de gloria sabe algo, también sabe perfectamente quiénes son sus rivales, y entre ellos no está la selección.

 

Fotografías Imago.

¡Descárgate B+ y comenta este artículo!

Comenta y Participa con B+

26 comentarios en: No odiamos a la selección

  1. No sé cómo quieren que amemos a la selección, si siempre nos están dando la turra con que si gana es a pesar del Madrid, y si pierde, por culpa del Madrid. Así no se puede.
    Sigo a la selección, aun cuando sus partidos me aburren soberanamente, pero lo hago con cierta indiferencia; si gana, pues vale, y si pierde, no me llevo ningún disgusto (no quiero que pierda tampoco, todo sea dicho). En definitiva, me la han robado.

    1. Y han sido los de siempre: los abusones del potente altavoz mediático que cala en la gente hasta hacerla creer auténticas majaderías y mentiras como si fueran verdad.

      Este abuso del altavoz mediático para propalar esas falacias y otras inquinas hacia el Real Madrid no solo se da en la prensa cataculé (mera propaganda que insulta a los consumidores proponiendo como algo posible cosas imposibles), que tienen la cara de excusar, justificar sus mentiras diciendo que su "trabajo" es ilusionar. Más claro el agua, en lugar d informar y contar lo que pasa, su misión es ilusionar. Un timo descarado y visto como algo correcto por la demás prensa. Ni un solo pronunciamiento en contra de asociaciones de la prensa y estamentos similares. Se toma el pelo al ciudadano, buen trabajo.

      Decía que no solo se da el prensa cataculé sino que es algo que también hacen en los demás medios deportivos (Ondacero, SEr, Cope, Universo Marca, Gol, As, Teledeporte, etc.) y miran para otro lado cuando se perpetra de forma tan descarada por sus compis con sede en Barcelona.

      Mientras en el campo solo está el rival a batir, el enemigo, ése que te quiere mal, anida en los medios.

      p.d.: recordad el pastón que se ha dejado Tebas en los medios con la excusa del patrocinio o la promoción. Hablar d influencia es quedarse corto en esta compra que hace que los medios nos traicionen, para timarnos y hurtarnos información y darnos gato por liebre (opinión por info).

  2. Por mi parte la selección dejó de importarme a partir de la utilización nauseabunda del triunfo en Sudáfrica por parte de la prensa para atacar al Madrid con la llegada de Mourinho. Ellos venían a decir que claro había que ser simpáticos con los jugadores culés por el bien de la Floja, cuando eran los culés precisamente los que más malmetian (son la ostia,tu,no saben perder).
    Por mi parte el combinado autonómico de la federación puede hacer lo que quiera, me dan igual.

  3. Quiero que pierda la selección; al menos hasta que echen a Luís Enrique.
    Como madridista, tengo claro que su presencia en ese puesto sólo puede perjudicar al club de mis amores. Como español, me produce nauseas ver a gente que silva mi himno y que quemaría la bandera de mi nación, si fuese menester, darme lecciones de patriotismo.

  4. Pues a mí me repugna esta selección. Me da un asco atroz este equipo al que llaman “la roja”, y sistemáticamente quiero que gane el rival, cualquiera que sea. Esta maldita “roja” es un instrumento tendencioso anti madridista, impregnado de ideología apestosa.

  5. De La Roja me asquean dos cosas: el nombre y el estilo futbolístico. España es un protectorado de Cataluña, solo les queda un reducto por someter, mira tú por donde se les resiste el Real Madrid y la grandeza que representa. Prácticamente lo demás está bajo su zapato, felices de ser pisoteados un día sí y otro también. Con nosotros no podrán. El Madrid es mi Covadonga!

  6. Pues yo sí la odio. A la española y a todas las demás.

    Las selecciones son un parásito a erradicar. Aprovechados y gorrones. La odio ahora con Luis Enrique, como la odiaba con Del Bosque, Iñaki Sáez, Clemente, Lopetegui, Luis Aragonés o todos los que ha habido.

    Le cogí tirria irreconciliable desde un España-Paraguay del mundial del 98. Animé como uno más, acabaron empate y la culpa según la prensa de la eliminación temprana fue de Raúl y Hierro (debieron ser ellos los que le dijeron a Zubizarreta que se marcase un autogol ante Nigeria, perdiendo un partido que nos lastró). Y su, cargaron tintas contra Zubi por aquello, pero eso era solo un error deportivo grosero, el problema de base de aquello era que los madridistas nombrados (recién campeones de la 7a) no lideraba y no se que cuentos más.

    Fui un hincha más de España, pero de pronto el Real Madrid era el culpable del desastre. Aquello hizo que me desapegase de la selección , cogiendo una manía irremediable a un equipo con jugadores que el resto del año eran nuestros enemigos, y por un simple cambio de camiseta, tenía que apoyarles y encima si se perdía, se señalaba al club que si que era el mío.

    Entonces tenía 12 años, luego poco a poco vas aprendiendo el valor del esfuerzo y ves como las selecciones en realidad son unos chupópteros sangrando a los clubes que pagan los jugadores y estadios que estas utilizan sin arriesgar un dedo.

    Pies al desapego deportivo por la propia selección, le sumas el asco que le cogió un esforzado estudiante a esas entidades que lo tenían todo sin dar ni golpe, y el resultado es un odio total a las selecciones nacionales y a esos torneos más amistosos que otra cosa que llaman "mundiales" o "eurocopas" que jamás en su vida estarán al nivel competitivo de una Champions League donde sí que están realmente los mejores jugadores y en los mejores equipos. Así que, todo me lleva a tenerles bastante odio y desear su desaparición, y para ello la primera que quiero que lo haga es precisamente la "mia". Cuanto peor le vaya, más me alegra, haya cero o haya veinte madridistas en ella. (Por cierto, siempre quiero que las selecciones con madridistas caigan a la primera o que ni clasifiquen para que los nuestros no tengan ni que cansarse en esos partidos)

      1. Por supuesto que también. Para mi, decir selecciones es lo mismo que decir parásitos aprovechados. Gentuza en definitiva que nadie necesita para que el fútbol subsista.

        Sin clubes, no habría fútbol, sin selecciones, todo seguiría igual.

        Gracias por la recomendación de salid, pero no tengo ninguna úlcera, es más, en el último chequeo médico de la empresa me salio todo perfectamente, incluso estoy en mi peso y una edad metabólica 3 años por debajo de la biológica. Pero gracias igualmente.

        1. No me lo creo. O no refleja la realidad. Existe una disonancia cognitiva flagrante . Los expertos dicen que no se puede ser tan amargado y odiador sin repercutir negativamente en el organismo. La otra opción es que su escrito sea exagerado.
          Lo cierto es que no me creo que a usted le hayan aplicado una bioimpedancia eléctrica para determinar su edad metabólica. Otros métodos y exploraciones,sí, seguramente ; para cuestiones de salud.

          A palparte los genitales con una cuchara y , luego, introducirtela en la faringe le llaman revisión médica.

  7. Buenas tardes, a un servidor la selección estatal de comunidades autonómicas, me importa un bledo, pero desde que en 1970, -ojo-, vi en el cine club local la joya de Bienvenido Mr. Marshall
    desde entonces si la selección estatal gana me parece bien, si la selección estatal pierde me parece mejor. Adivinen que sucede en la maravillosa película, para pasar de la selección, como de comer mier..
    Saludos blancos

  8. “Como español, me produce nauseas ver a gente que silva mi himno y que quemaría la bandera de mi nación, si fuese menester, darme lecciones de patriotismo”.

    Lo apunta “Juan Carlos” más arriba. Más claro imposible. Ese es el resumen que lo dice todo.

  9. Yo, como español, creo que como alguien han comentado nos han robado la selección. Y ha sido un trabajo laborioso que empezó hace muchos años. En mi opinión ,bastante antes que el Mundial de Sudáfrica. Los que mayormente han contribuido a esta manipulación y “logro” han sido los medios de comunicación. Es complejo e intervienen diferentes factores. Pero , en mi opinión, el motivo principal es que se decidió hacer patriotismo o reforzar el sentimiento español asociándolo a la pseudodemocracia y al anticentralismo. La Roja como antítesis del Real Madrid y de los fachas. Atraer a valencianistas, gallegos, andaluces, extremeños, catalanes, etc a costa del Real Madrid. Y creo , honestamente, que tantos años de riego medíático han calado.

    Personalmente, la selección , y desde hace muchos años, me es indiferente y, todavía mejor explicado, no me interesa en absoluto. Con el Madrid tengo más que suficiente en cuanto a sentimiento de identidad.

  10. Nos acabamos creyendo la propaganda. El tiki taka lo crea Luis Aragonés, antes de que Guardiola entrene al Barcelona, con solo 3 jugadores del Barcelona (Puyol, Iniesta, Xavi), solo 2 del Madrid y con 4 jugadores del
    Valencia (Albiol, Marchena, Villa, Silva) y 4 del
    Liverpool (Torres, Xabi, Arbeloa, Reina).

    En el Mundial de Del Bosque, con más ADN Real Madrid que por ejemplo Luis Enrique ADN Barcelona, aunque haya habido que “desadenificar” a Del Bosque, con su propia colaboración, tenemos al Real Madrid con 5 jugadores (Casillas, Sergio Ramos, Xabi, Albiol, Arbeloa), cuatro de ellos titulares y al Barcelona con 7 (Puyol, Iniesta, Xavi, Piqué, Valdés, Busquets, Pedri), cinco titulares.

    En la Eurocopa de Del Bosque el Madrid sigue con
    Casillas, Sergio Ramos, Xabi, Albiol, Arbeloa
    y el Barcelona aumenta con los fichajes de Pedri y Cesc. Aquí sí se produce un total predominio del Barcelona, pero no en la Eurocopa de Luis Aragonés (solo tres jugadores) ni en el mundial, donde tiene 5 titulares y el Madrid 4.

    No hay que disculparse ni justificarse. Somos del Madrid y estamos orgullosos España, de nuestro país, de nosotros mismos. Solo mostramos desapego de la selección de fútbol si se aleja de España y lo que significa. Nos sentimos incómodos con la selección si se sustenta en los que pitan al Rey y al Himno, que es pitar a España.

  11. Totalmente de acuerdo con el artículo, indiferencia, ante algunos jugadores impresentables y un entrenador que se cree el ombligo del mundo. Menos jugadores a la selección,mejor, ojala también pasase con el resto de selecciones, menós cansancio por jugar partidos chorras.

  12. Sr. Nanook The Eskimo: un 10/10.
    "La superioridad moral y el desprecio que ostentaban según qué miembros de esa selección ganadora para con el Madrid, con la no ya connivencia, sino abierta complicidad de algunos jugadores de la plantilla blanca —incapaces de defender a su club, pasividad esta aplaudida por según qué sectores de prensa y afición— condujo al desapego por parte de un sector del madridismo por aquello que se emplea para fustigarlos, reacción esta totalmente comprensible"
    Según apunta más arriba Banderín de Corner, los jugadores del RM participantes en el mundial de Sudáfrica fueron: Casillas, Sergio Ramos, Xabi, Albiol y Arbeloa.
    No recuerdo mucho sobre el comportamiento de Sergio Ramos en el mundial y después. Me da la impresión que se dedicó a disfrutar del triunfo y no puso mucha atención al fustigamiento al RM. No le culpo de nada. Como capitán, más tarde, me pareció ejemplar.
    Albiol, siempre educado y no veo ninguna complicidad con los agravios al RM.
    Xabi Alonso: lo mismo que Albiol.
    Arbeloa: fue uno de los que han sufrido las mofas de aficionados y prensa a pesar de su clase, ya la quisieran otros, y servicios impecables a la selección. Siempre defendió al RM.
    Casillas: en mi opinión una total decepción. Jamás le he visto dar la cara por su club. Solo una vez, de forma bochornosa, hay que decirlo, empujado por Mou, pero la verdad, se le notó la desgana. Seguramente por eso la prensa le llamaba El Santo.

  13. Y que jugadores del Madrid estan para ir a la seleccion? La mayoria de la selección son canteranos del Madrid que para eso los promocionó a través de otros clubs ya que para el Madrid no servian, si sirven Odriozola, Ceballos, Vallejo, etc por los que se pagó un pastizal

    1. El día que tengas algo bueno que decir de alguien del Madrid, avisa con tiempo. Además, las críticas sin sentido y al tuntún siempre son las mismas. ¿ Serias capaz de cambiar de repertorio ?

  14. Magnífico artículo al que quiero añadir algunos recuerdos personales.
    Justo antes del inicio de la Eurocopa del 80 en Italia, el entonces presidente farsalán Núñez irrumpió en la ¿concentración? pre-Europeo de la selección para contratar al seleccionador
    Kubala, como entrenador de su club para la siguiente temporada y, aprovechando la visita, contrató de paso a Alexanco y Quini, integrantes de aquella selección, para jugar igualmente en su club. El entonces presidente de la RFEF, don Pablo Porta, muy madridista según muchos periodistas de entonces, por supuesto que no destituyó al seleccionador, ni expulsó a los dos ¿concentrados? futbolistas, ni tomó ninguna medida sancionadora contra nadie.
    La selección, recuerdo de pasada, quedó eliminada en primera fase. No hubo consecuencias.
    Muchos años después, poco antes de la disputa de otra Eurocopa, la de Inglaterra en 1996,
    nuestro seleccionador de entonces, Javier Clemente, rehusó la posibilidad de convocar para la fase final de esa competición al ya titular indiscutible del Real Madrid, Raúl González, aduciendo que aún "no era el momento" porque por lo visto con 19 años aún no estaba "hecho del todo".
    Este mismo seleccionador había llevado al mundial de Estados Unidos en 1994 con 20 añitos
    a Julen Guerrero del Ath.Bilbao.
    Finalmente, el "inexperto" Raúl, que ya había sido campeón de Liga con el Madrid
    en la temporada 94-95 y había disputado la Champions de la temporada siguiente,
    fue sustituido en la convocatoria para la Euro 96 por el "expertísimo" Julio Salinas
    de casi 34 años de edad. Se acabó obteniendo el mismo éxito de la Euro 80.
    El hoy azulgrana de 17 añitos Gavi, por lo visto, sí que está hecho...
    Recordad que el ¿Sabio? de Hortaleza se dedicó a achacar todos los males de la selección
    a Raúl para justificar su exclusión del combinado nacional años después.
    Decir que la semilla de los éxitos de la selección la plantó Luis Aragonés en 2008,
    para mí es una burrada histórica equivalente a decir que Jupp Heynckes sembró en 2008
    la semilla de las siete Champions modernas del club: simplemente ambos técnicos, que estaban sentados en el banquillo viendo como una generación de buenos futbolistas coincidentes en un mismo momento futbolístico lo bordaban sobre el césped, pasaban por allí.
    La infamia contra Raúl la completó el cobarde Del Bosque, que pudo recuperarle a su llegada
    al cargo pero si hizo el loco, como de costumbre.
    Y en estos días nos toca soportar la evangelización culerda de cómo hemos de amar a la selección española por encima de todas las cosas nosotros, los madridistas.
    Y esto nos lo echan en cara los mismos tipos que se dedican a silbar nuestro himno nacional
    y a nuestro Jefe de Estado en cada final de Copa del Rey que disputan
    (si es contra el Athletic de Bilbao, silbido estereofónico). Lo que hay que aguantar...
    Un abrzo a todos vosotros y un fuerte Hala, Madrid.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram