Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Escohotado
Menudo fiasco

Menudo fiasco

Escrito por: Antonio Escohotado17 febrero, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Es difícil saber por qué el Real dejó de jugar hacia el minuto 55, y ni un solo balón dividido se ganó a partir de entonces, agigantando a un Courtois por lo demás impotente ante el aluvión de remates a bocajarro. Esta vez al agujero habitual por la banda de Marcelo se sumó el casi más escandaloso por la de Odriozola, mientras la sala de máquinas –hoy Kroos, Ceballos y Casemiro- implosionaba como otrora la URSS, recordando el sino de los castillos formados por naipes, donde lo plano de cada carta contrasta con la anchura y tenacidad de construcciones propiamente dichas. Dios mío, qué torpeza, qué despiste, qué barullo a la hora de crear y cortar, qué manera de hacer el ridículo los titulares y sus tres recambios, vencidos dios sabe por qué en todas las facetas de este deporte.

Se comprende dar una oportunidad al renqueante Marcelo, que tantas jornadas de gloria deparó al equipo, y quizá no tanto introducir a Mariano en vez de Ceballos, cuando el naufragio ocurría en el centro del campo. Sin embargo, una vez más la responsabilidad incumbe a los jugadores, no al míster, que –salvo milagro- se despiden de la Liga por la puerta de atrás, como en tantas otras de la última década, cabizbajos por no estar remotamente a la altura de ellos mismos. En muchas ocasiones la derrota viene determinada por méritos del contrario, y parece justo felicitar al Girona por ir afinando más y más la coordinación y precisión de sus acciones; pero en este caso su progresión nació de que los blancos se disolvieran como un azucarillo.

Empezó a oler mal ya en el primer tiempo, cuando no pocos centros de Asensio y Lucas se dirigían a un Benzema cubierto por dos o tres defensores, pues en virtud de alguna razón que se me oculta ninguno de los centrocampistas acudía al remate o siquiera al rechace. Se palpaba la inquietud de Solari por una desacostumbrada exhibición de gestos, más propia de entrenadores a lo Emery y Simeone, y poco a poco la vía de agua derivada de un centro del campo mal ocupado se llevó la nave a pique. Vinicius protagonizó las tres únicas internadas vigorosas, aunque hizo gala de su habitual falta de puntería, y hasta el gran Benzema de estos últimos meses desperdició un remate de cabeza franco cuando los gerundenses perdían ya por uno.

Los jarros de agua fría acontecen, y por fin hay tiempo de sobra para descansar antes de medirse con el Barça en los compromisos de Liga y Copa. Veremos hasta qué punto la moral logra recomponerse, contando otra vez con el ingenioso Modric.

Escritor de una veintena de obras de referencia, como Historia General de las Drogas, Caos y Orden o Los Enemigos del Comercio. Su hijo Jorge administra sus RRSS. @aescohotado

15 comentarios en: Menudo fiasco

  1. Un golpe muy duro, Don Antonio, muy muy duro y justo en el partido más sencillo del mes.
    Es difícil no bajar la cabeza después de lo de hoy. Pero toca luchar hasta el final, no debemos dejar que las malas sensaciones de hoy enturbien las últimas semanas de crecimiento. Que así sea.