Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Mariano Ronaldo

Mariano Ronaldo

Escrito por: Carlos Mayoral21 noviembre, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

En un equipo como este, usted, lector, puede ver a Ødegaard acariciando el balón con puntas de ballet, puede ver a Hazard destruyendo cinturas como quien pela gambas en Nochevieja, a Kroos y a Modric definiendo el centrocampismo moderno, al mejor defensa del mundo, a Benzema inventándose la posición de nueve escultor y la portería más segura del mundo. Pero lo que no puede ver usted, me temo, es a un destructor, a uno de esos goleadores que meten el pie en un saco de bombas. No puede ver al heredero de Hugo Sánchez, Morientes, Van Nistelrooy o Cristiano. No puede, querido lector. O quizá no esté bien utilizado aquí el presente, porque quizá no puede, pero sí podrá. Y es que Mariano, ese niño olvidado al fondo de la clase, tiene todas las cualidades para ser es bombardero a cuyo paso no crece la hierba. Se ha ganado con creces que empecemos a utilizar el presente al hablar de un cazagoles. Un tipo que asegure veinte tantos por temporada. Por decirlo con palabras llanas: un delantero centro.

Porque con un delantero centro pasan estas cosas. Los mediocampistas combinaron bien, como siempre. Colocaron un balón a la espalda de la defensa, como tantas veces. El lateral ganó la banda y se achuchó uno de esos centros como los cuatrocientos más que hubo esta temporada. Sin embargo, esta vez había un tipo merodeando el área que se colocó bien, que se desmarcó mejor, y que hubiera metido la cabeza en una trinchera de Stalingrado si a cambio suma uno el marcador. Enchufó la cabellera teñida de rubio a lo macarra de los noventa en un lugar donde no había vida, y el resultado fue un golazo de esos que llevamos tiempo sin ver. Los delanteros modernos hacen muchas cosas: tiran caños, bailan claqué y salen en YouTube; pero a mí también me gustan los viejos delanteros, los que metían decenas de goles todos al primer toque.

Por eso, cuando con el empate decidimos (utilizo la primera del plural porque Zidane somos todos) sacar a Mariano del campo, inevitablemente parecía que perdíamos la oportunidad de entrar en Constantinopla. Es parte del peaje que nos cobra la falta de confianza que a estas alturas de temporada exhibe el Madrid. Porque la única diferencia entre el equipo infalible del año pasado y el que se coloca ya a seis puntos del Atleti este año es precisamente esa: la mentalidad. La temporada pasada sabíamos que adelantarse en el marcador era señal de victoria, y también que en cualquier momento podía caer un gol. Este año no da esa sensación, y tiene que ver, en parte, porque no hay un delantero como Mariano bajo cuyo reinado se tiranice la democracia del gol.

 

Fotografías Getty Images.

Madrileño y madridista. Filólogo en mi tiempo libre.

20 comentarios en: Mariano Ronaldo

  1. El que tiene que tomar nota es el Argelino.
    Pero me temo que cuando se recupere Benzema al banquillo.
    Peto vamos a ver son los dos incompatibles.
    Desde cuándo el Real Madrid ha jugado sin un delantero centro