Las mejores firmas madridistas del planeta

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Manda huevos

Escrito por: La Galerna22 noviembre, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

_ _ _ _ _ s días, queridos amigos. Pongan ustedes el adjetivo que quieran: buenos, malos, regulares, propicios… o planos. El aficionado madridista medio suele vivir en los últimos tiempos entre el cielo y el infierno, entre la gloria y la decepción, entre la euforia y las ganas de arrasar el club con lanzallamas. Sin apenas término medio. Pues bien, hoy nosotros nos hemos levantado que ni fu ni fa, ni muy altos de ánimo, ni tan bajos como en la anterior jornada post (horripilante) parón de selecciones. Recordemos que en aquella ocasión el Cádiz nos derrotó en un partido que podía haber durado 78 horas y habría terminado con el casillero de los nuestros a cero. Ayer no habían pasado ni dos minutos y con el gol de Mariano (o Mariano Ronaldo, como leímos ayer por aquí) ya habíamos mejorado aquellos registros.

Portada Marca

“El Madrid sigue plano”, indica Marca. Y estamos de acuerdo. Casi nunca lo estamos y por eso mismo es justo reconocerlo. El Madrid arrancó bien, sin grandes alardes, pero con gol y control del juego (podéis leer la crónica de Ramón Álvarez de Mon tras el partido), como el día del Valencia. Pero enseguida se aplanó, se durmió, se perdió entre tanto pase horizontal y se volvió previsible. En el año de aplanar la curva, nosotros deseamos que el equipo de Zidane suba sus prestaciones, las revoluciones, el ritmo. Esta vez no toca hablar de “la flor de Zidane”, ni se menciona en ningún lado, esa esquiva y curiosa diosa Fortuna que ayer nos privó de Ramos, Militao, Benzema, Casemiro, Jovic y Odriozola. Bajas que añadir a los que salían de sus respectivos problemas físicos: Carvajal, Odegaard, Hazard y Mariano. Pero Zidane gana títulos por la flor y esas cosas.

El que muestra un buen ritmo y unas pulsaciones elevadas es el vecino atlético, que hoy ocupa justamente las portadas de los dos diarios madrileños. “El Atlético va a por LaLiga”, titula Marca en lo que parece un muestrario de tatuajes para brazos.

—¿Quiere usted algún diseño especial? ¿Una flor, un pájaro, algún rostro? ¿O un poema como el de Saúl?

Lo de los poemas en otras lenguas tiene sus riesgos. Recordad cuando Mandzukic enseñó su último tatuaje en el Calderón, en hebreo, plagado de errores. Hemos tratado de leer lo que Saúl muestra en su muñeca, en sánscrito, por curiosidad periodística más que nada, y si bien no podemos corroborarlo con certeza, parece el célebre poema Anhelos de Champions, que dice así: “Soñé que me amabas, soñé que me querías, y me caí de la cama por soñar tonterías”. Los dos primeros versos fueron escritos antes de Lisboa y Milán. El tercero, este mismo verano.

Portada As

Eufóricos se muestran en el diario As: “Imparable”. El Malakito no ha alcanzado todavía el liderato, pero está “imparable”. Paradójicamente, la imagen nos muestra la jugada del gol de Carrasco, un lance que a nuestro entender fue “parable”. Al error de Piqué le sucedió una salida alocada de Ter Stegen, que nos recordó los mejores momentos de Higuita, Chilavert e incluso Neuer.

El hecho verdaderamente noticiable que pasa bastante desapercibido en las portadas fue que el Cholo Simeone logró su primera victoria liguera sobre los azulgranas. Apenas una pequeña mención en Marca cuando se trata de un hecho verdaderamente extraordinario en la larga carrera del argentino al frente del banquillo atlético.

La parte inferior de la portada nos trae la confirmación de una noticia largo tiempo esperada, pero no deseada: la marcha de Facu Campazzo a Denver Nuggets. Deseamos lo mejor a nuestro gran base, igual que en el pasado se lo deseamos a Luka Doncic o al Chacho Rodríguez. Se nos va el corazón del equipo de baloncesto justo ahora que parecíamos haber alcanzado el tono en Euroliga. Hoy se despide en el partido frente al Manresa. Mucha suerte, Facu.

Portada Mundo Deportivo

“Rotos”, nos dice Mundo Deportivo. Hoy no toca hablar del VAR, ni del césped, ni sale Koeman a quejarse de las faltas del rival. Hoy, “rotos”, a secas.

—¿Cómo le gustan los huevos? ¿Fritos, escalfados, revueltos, pasados por agua?

Rotos. Con chistorra. A eso suena la portada del diario catalán. El Barça está mucho más cerca del descenso que de la cabeza de LaLiga, pero solo saben decirnos “rotos” y que es el Madrid quien tropieza de nuevo. Lo lógico, que se cuestione a Zidane y no a Koeman, que por algo los títulos de este último le avalan frente al galo. Manda huevos.

El que estuvo cerca de romperse fue Gerard Piqué. Se temió lo peor tras la escalofriante imagen de su lesión, pero las primeras exploraciones son más optimistas de lo que inicialmente se pensó. El padre de Milan nunca estuvo entre nuestros predilectos, pero desde aquí le deseamos una pronta recuperación.

Portada Sport

El diario Sport confirma por enésima vez la máxima de la prensa cataculé: Messi nunca aparece en las derrotas. No ya en el campo, sino tampoco en las portadas. Leo es el mejor, el único, D10S en las victorias, pero nunca sale en las derrotas.

En este portanálisis de altibajos que nos ha salido hoy, no podemos olvidar dos nombres propios: Rafa Nadal, que ayer fue bajado a tierra por el rocoso Medvedev, y Albert Arenas, que hoy podría subir al olimpo de los campeones de motociclismo. Y de regalo, dejamos dos nombres más: el Tottenham del villano Mou derrotó al City de Pep Guardiola, “el mejor entrenador del mundo que no pasa de cuartos de Champions”. Pero su equipo ganó al menos la posesión.

Que pasen ustedes un tranquilo (y no muy plano) domingo.