Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Van Nistelrooy y los puentes de Madison

Van Nistelrooy y los puentes de Madison

Escrito por: Patricio Cuadra1 julio, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

En 1992, cuando en España todos nos creíamos millonarios sin saber lo que se nos vendría unos años más adelante, Robert James Waller escribió The bridges of Madison County (Los puentes de Madison County), novela que se popularizó en 1995 con la adaptación que Clint Eastwood hizo para el cine. En ella se nos cuenta como Francesca Johnson (Meryl Streep) y Robert Kincaid (Clint Eastwood) convivieron durante unos días y se amaron hasta la muerte, separados durante toda la vida. Cuando se conocieron ninguno de los dos era ya un niño, pero me niego a usar la expresión “amor maduro”, como si un amor sincero y real pudiera catalogarse del mismo modo que el estado óptimo en el que a una fruta le puedes hincar el diente.

En julio de 2006, un jugador que tampoco era ya ningún niño llegó al Real Madrid desde Manchester por 15 millones de €uros. Firmó por tres temporadas y su nombre era Ruud Van Nistelrooy. En el tiempo que estuvo en el equipo, se ganó el cariño de la afición por su entrega, su manera de darlo todo en el campo y sobre todo por sus goles, de tal manera que, ante la falta de estos, se ha acuñado en el madridismo la expresión de “necesitamos un Van Nistelrooy” como sinónimo de goleador veterano que asuma un rol un poco secundario en la plantilla y del cual poder tirar cuando las cosas se pongan feas. El Real Madrid creó la expresión, pero nunca la ejecutó. Ni siquiera cuando la necesidad de un Van Nistelrooy pudo hacer que el propio Van Nistelrooy volviera al Real Madrid, no sé si recordarán aquella rueda de prensa cuando, lesionado Higuaín, Mourinho dijo lo de “si no tienes perro para ir a cazar, pero tienes un gato, vas con él”. El gato era Benzema y el perro que no teníamos era Van Nistelrooy. Y no sabemos si por la personalidad del holandés, por su lucha, por sus goles o por todo a la vez, el madridismo se enamoró de él y él del Real Madrid, y cada vez que la ausencia del gol nos ataca, todos volvemos los ojos hacia Ruud, si no ya como tal, sí a la impronta que nos dejó. Un amor que quedó latente en los tiempos de abundancia de Cristiano, pero que, larvado, rebrotó desde hace un par de años y ahí sigue, doliéndonos, aunque ya nos hayamos acostumbrado a esa soledad, aunque el gato haya devenido en tigre.

Lo que nos atrae de Ruud es lo mismo que atraía a Francesca de Robert: Lo consideramos una entelequia, el atractivo de un hombre que tenía total libertad de movimiento y que nos sacaba de un mundo donde, sin él, teníamos un papel desvaído. Ruud/Robert necesitaba un hogar cuando salió de Manchester y nosotros se lo dimos, y al igual que Francesca, el Real Madrid será lo que sea, pero no es un hábitat sencillo o simple. Van Nistelrooy se lo ganó y al poco tiempo se fue, no voy a entrar aquí en los motivos, pero su figura ha trascendido más allá de sus números o sus títulos. Tampoco tiene que ver con los años que pasáramos juntos.

No queremos necesitarte, Ruud, porque no podemos tenerte. Pero todos nosotros, cuando los goles escasean, nos imaginamos más felices recordándote en la banda a punto de entrar en el campo.

 

Fotografías Getty Images.

 

Patricio Cuadra
Letrado y aprendiz de escritor y @cuadrablanco en las redes sociales. Sarcástico, curioso, paladín de la oratoria, la ortografía y la gramática. Deportista, amante del café y de un buen gintonic. Siempre del lado de la defensa de la justicia social. blog: patriciocuadrablanco.blogspot.com

5 comentarios en: Van Nistelrooy y los puentes de Madison

  1. Esa rueda de prensa de Mou previa al partido ha pasado a la historia por lo del perro y el gato, pero de lo que no se acuerda nadie es de que cuando se armó todo el debate en la posterior al partido aclaró que no estaba hablando de jugadores en concreto, sino de sistemas de juego. Es decir, que él quería tener un delantero centro en el campo y otro en el banquillo y que como ahora solo tenía uno tenía que tener otro plan B.

  2. Ruud Van Nistelrooy un grande a pesar de que estuvo poco tiempo. Como dice el artículo, al que le doy las gracias por el reconocimiento a un jugador de tanta talla, se ganó al madridismo.

    Van the man. Qué pena que no llegaras antes al madrid, quien sabe si tu capacidad goleadora no hubiera llegado a cotas top5.

  3. Encantado de leer el articulo sobre Van Nistelrooy. Como dices, es de esas veces que el jugador y el público establecen una comunión, como por ejemplo con Modric.

  4. La verdad es que aquel año se juntó en el equipo a Ronaldo, Raúl y Van Nistelrooy, los mejores delanteros de su generación junto a Shevchenko y Henry. A Van Nistelrooy ya lo quiso traer Lorenzo Sanz en el 98, cuando deslumbró en el PSV en la Champions que acabó siendo La Séptima. Pero una lesión grave hizo que se abortara el fichaje y que Ferguson se lo llevara a Manchester, confiando en que ya se recuperaría de la lesión. Debió haber llegado el año que llegó Beckham, en lugar de éste. Pero en una delantera con Raúl y Ronaldo con 27 y 28 años respectivamente, quién se traía a Van the Man...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

¿Qué le pareció a @AthosDumasE la actuación de @raphaelvarane?

¿Y su mea culpa?

Lo cuenta en @lagalerna_

https://www.lagalerna.com/el-mea-culpa-de-varane/

¿Qué tiene que decir @AthosDumasE sobre el reconocimiento de Raphaël Varane de sus propios errores en Manchester?

https://www.lagalerna.com/el-mea-culpa-de-varane/

Siguen los malditos de @Carlos__Mayoral.

Por fin tienen alguien que les cante.

Y no es cualquiera. https://twitter.com/lagalerna_/status/1292125214642515973

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram