Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Benzema y un tuitero idiota

Benzema y un tuitero idiota

Escrito por: Jesús Bengoechea29 julio, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

En un encuentro virtual con tuiteros, alguien le ha preguntado a Benzema si cambiaría sus cuatro Champions con el Madrid por un Mundial con su selección. Benzema le ha respondido que de ninguna de las maneras. La noticia, sin embargo, no es ni la respuesta del delantero francés ni lo taxativo de la misma, sino que alguien pueda ser tan borrico como para alumbrar semejante pregunta, y tan poco celoso de su propio prestigio como para publicarla en redes. Menos mal que twitter permite la herramienta del anonimato para soltar imbecilidades (asertivas o interrogativas) sin merma de la propia honra, y así el autor de la cuestión -seguramente un orgulloso ciudadano francés- ha podido al día siguiente volver a su trabajo como repartidor de correo en Lyon sin que los vecinos se descojonen de él cuando llame a cada puerta.

Tengo una mentalidad matemática para el valor que asigno a los torneos de fútbol, ya sean estos de clubes o de selecciones. Albergo serias dudas sobre la pertinencia de estos últimos, pero dado que muy a mi pesar existen habrá que incluirlos en las tablas. Se da la circunstancia no solo de que tengo muy claro el valor de cada título, sino que además estoy plenamente convencido de que mis ponderaciones se dan la mano con la realidad, es decir, las estimo absolutamente atinadas. Hay pocas cuestiones numéricas donde me permita ser tan radical, señal de lo adecuado de mis cálculos.

Así, una Liga vale justamente dos Copas del Rey y media, al tiempo que una Champions equivale a cuatro Ligas. ¿Y cuánto vale un Mundial en relación a una Champions?, que es la pregunta abierta que trae consigo la pregunta sesgada del ciudadano tuitero que importunó a Karim con su muy chorras inquietud. La contestación está aquí más abierta, si bien una cosa está clara: un Mundial debería cotizar y cotiza infinitamente menos que cuatro Champions. 

Para mí son valores (Mundial y Champions) que tienden a la paridad, poco más o menos como el euro y la libra esterlina. Un Mundial vale aproximadamente lo mismo que una Champions League. ¿Un poco más, tal vez? Puede ser, aunque sólo sea por la mucho menor frecuencia de su celebración. Pero no cuatro veces más, de ningún modo, por mucho que se celebre con frecuencia cuádruple. Ganar un Mundial da mucho prestigio, pero un análisis frío de lo que sucede en una Copa del Mundo revela que se alimenta más del anecdotario que del balompié. Roger Milla, con todo el respeto, nunca jamás podría haber sido lo más memorable de ninguna edición de la Champions League. Un Mundial sirve para que la gente se acuerde del cabezazo de Zidane a Materazzi, y el hecho de que nadie en su sano juicio recuerde siquiera quiénes fueron los lanzadores de penalti posteriores refrenda lo que digo. Abres un ojo en el sopor de la siesta, ves a Zidane embestir a un italiano que se parece a John Turturro y vuelves a doblar la oreja. La verdadera emoción del fútbol arranca a las nueve menos cuarto de la noche (o como excepción a las nueve) de un día entre semana, y los que juegan llevan los colores que fluyen de manera natural del corazón de los hinchas, no los que a los hinchas les asigna la aleatoriedad de las fronteras. Digamos que el Mundial vale mucho (ya digo, si se quiere hasta un ápice más que una Champions) por simple respeto al consenso según el cual vale tanto. La Champions no precisa de ningún consenso ni del azar veleidoso de los pasaportes. La pasión que pueda acarrear un Mundial es tan artificial y prescindible como la que se estila en las trincheras. 

Por eso he escrito esta columna, no tanto para alabar la rotundidad de la réplica de Karim (que también) cuanto para llamar imbécil al que le ha insinuado el trueque. El anonimato de Twitter sirve también para que aquel a quien se insulta no tenga derecho a ofenderse, dado que un nick está mucho más cerca de no ser nadie que de ser un auténtico sujeto de derechos, tampoco del derecho a no ser ofendido. 

No hay preguntas tontas, suele decirse. No hagáis caso, y mostrad este artículo al próximo que lo sostenga.

 

Editor de La Galerna (@lagalerna_). @jesusbengoechea

26 comentarios en: Benzema y un tuitero idiota

  1. Pues no cambio la última liga por el Mundial de España, así que imagínense una Champions. Y he visto al Madrid jugar 9 finales, 8 victorias y aún me duele la derrota frente al Liverpool y de eso hace prácticamente 40 años.

    Entiendo que para los jugadores los mundiales sea lo máximo, pero yo soy ante todo aficionado del Madrid.

    Por cierto, el patriotismo es otra cosa, para los que me puedan criticar por lo del mundial de España.