Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Un jugador, una canción: Mariano

Un jugador, una canción: Mariano

Escrito por: Nanook The Eskimo19 marzo, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Un jugador, una canción

Mariano Díaz- On the outside

Lamento comunicar que he vuelto a mis dieciocho o diecinueve años. En esa época de estupidez sin tasa, aprendí a apreciar bastante la obra y milagros de una banda de ese punk melódico acelerado californiano, del que encontramos sus manifestaciones más comerciales con veteranos como Bad Religion, los clásicos NOFX o The Offspring, que pusieron el género en el mapa de las radiofórmulas gracias a su colosal SMASH de 1994, y, más adelante, con una cara más amable, Blink 182. En mi podio de preferencias más melódicas estaban Lagwagon, Pennywise, los suecos de Millencolin y, mis favoritos, No Use For A Name.  El rasgo común a todos ellos es una música en absoluto virtuosa, pero sí bastante rápida, que relacionamos con la escena del skateboard, cortesía en muchos casos del video juego al que dio nombre el campeón Tony Hawk. Aunque rápida, la obra de estas bandas era bastante melódica, sobre todo cuando se comparaba con la de contemporáneos más orientados al hardcore, de los que los primeros que se me vienen a la cabeza serían los tipos de Good Riddance. Ritmos rápidos, sencillez instrumental y melodías fáciles ideales para ser coreadas en pleno pogo (si es que corear y pegar botes son una combinación posible), todo esto mientras uno se garantiza salir exhausto y más sudado que el mango de un futbolín. Musicalmente no eran mucho más que efectivos, pero, culpemos a la edad y a la idealización de los recuerdos de entonces, era la banda sonora de la diversión. Además, siguiendo la tradición del punk, se trataba de canciones melódicas, intensas y breves, con lo que esos tres adjetivos solamente nos pueden dirigir la mirada a un jugador de la plantilla del Madrid.

Mariano no es ningún virtuoso del balón, pero sí un especialista. En el actual fútbol, en el que se denuesta la figura del delantero clásico rematador, a ser posible a un toque, hombres como el hispano dominicano son difíciles de encontrar. Apenas nos topamos ya con tipos que da igual lo que les lances, pues tratarán de rematarlo como sea y desde donde sea. Especialistas en goles, bonitos o feos, que son capaces de meter la parte más inverosímil del cuerpo para impulsar el balón a la portería. No es lo que los cursis llaman un delantero asociativo, que intente participar en jugadas con sus compañeros, no. Él es un ejecutor al que no le importa el cómo en tanto en cuanto la pelota esté dentro de la portería.

Evidentemente, hay cosas que pulir, y, si somos sinceros, la técnica de Mariano no es la más pulida de la plantilla. El hecho de jugar tan poco le hace salir pasado de revoluciones, y esa ansiedad no siempre es positiva. Eso sí, su entrada al campo es lo más parecido a un electroshock que puede encontrar ahora mismo el equipo. Una carrera a la presión, no de esas demagógicas tribuneras baulísticas, sino una de verdad, o un salto para intentar enganchar un remate casi imposible, sacuden al personal y lo sacan de un letargo, ¡ay!, demasiado común esta temporada. Sí, el juego de Mariano y su hambre son frenéticos. El referido frenesí puede llevar, como se ha indicado, a la ansiedad, que puede resultar positiva (que le pregunten al Barcelona) o negativa como aquella célebre patada al aire de la temporada pasada.

Intentemos pues sonorizarla con mi tema favorito del Making Friends de No Use For A Name, Outside. En caso de que alguien tenga un mínimo interés en la banda, le recomiendo el álbum More Betterness!, que se inicia con la locución de un narrador mexicano de un gol de Luis Hernández a pase de Cuauthémoc Blanco. Desgraciadamente, la banda ya no está en activo tras disolverse a raíz del fallecimiento en 2012 del cantante Tony Sly.

Ahora que lo menciono, mis recuerdos me llevan al Citröen AX  (léase “Ax”, no “A Equis”) de un amigo al que llamaremos Q’lebra, verdadera eminencia en el género y que guiaba desde el púlpito de su sabiduría nuestra travesía por los mares del punk rock melódico a base de recomendaciones a cuál más atinada y a una infinita generosidad a la hora de prestar discos.

Melodía cantable, coros de ooooooh, aaaaaaaah aptos para no angloparlantes, guitarras distorsionadas y baterías a todo trapo. Madridismo, frenesí y hambre. No puede salir mal.

 

Un jugador, una canción

1-Sergio Ramos – Dazed and confused

2-Karim Benzema – Aint’t that a kick in the head?

3-Luka Modric –  Dark Side of the Moon

4-Lucas Vázquez Neon

5-Raphaël Varane -Suck my kiss

6-Rodrygo Goes – Shout it out loud

7-Toni Kroos Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band

8-Gareth Bale - Master Of Puppets

9-Nacho - Overkill

10-Isco - Dance of Eternity 

11-Valverde -The Trooper

12-Thibaut Courtois - Layla

13- Ferland Mendy- Graceland

14- Carlos Casemiro - Regret

15- Marcelo Vieira - The Spirit Of Radio

16- James Rodríguez- Days

17- Eden Hazard- Life on Mars

 

3 comentarios en: Un jugador, una canción: Mariano

  1. Julio (el patr n), Isidoro (hijo de Julio) Alfredo (el juez) Sim n Gallego, que sobrevivi a dos naufragios y a una galerna en el Reina del Pac fico Isaac Tino (el de Cabanillas) Col s (el padre de Unda) Maxi (rapaz de lancha, con solo 14 a os, hijo de Col s) Jer nimo hijo Manolo Mu iz Ant n Ant n el del Cafet n (el hijo de Justa) Meris (marido de Purita) Jes s, el hijo de La Pl cida Mariano (marido de Adosinda) Roge el, hermano de Luchy Gelito, cu ado de Adolfa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram