Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Honor a Kosovare Asllani

Honor a Kosovare Asllani

Escrito por: Pepe Kollins18 octubre, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Muchas gestas protagonizadas por jugadores del Real Madrid han sido cantadas y loadas a lo largo del tiempo. Pero hay otro tipo de gestos que también han calado en el corazón del madridismo sin llegar por la vía de un título. Son aquellos en los que sus protagonistas exteriorizaron su madridismo de manera genuina y espontánea en situaciones imprevistas.

¿Quién no recuerda a Juanito brincando de camino a la banda, para ser sustituido, en la remontada contra el Borussia Mönchengladbach? Imposible olvidar también la celebración de Sergio Llull al término del partido contra el Barcelona que finiquitó con un triple, en el último segundo, Jaycee Carroll. O a Luka Doncic recibiendo el premio de mejor novato de la NBA, mientras suena, a petición suya, el himno del “Y nada más” por la megafonía del American Airlines Center. Son imágenes que permanecen en nuestras retinas al fundirse el sentimiento de dichos jugadores con el de los aficionados más apasionados.

Hoy quiero hacer justicia a una deportista cuyo gesto, henchido de madridismo, ha pasado desapercibido para la mayoría.

Kosovare Asallani es para muchos un nombre desconocido. Aquellos que comienzan a seguir al Real Madrid femenino simplemente la reconocen como una de las jugadoras más destacadas del equipo. Solo los pocos que llevan más tiempo siguiendo el ámbito del fútbol femenino saben que se trata de una de las mejores jugadoras del mundo.

Nacida en Suecia, aunque de ascendencia albano-kosovar, Asllani dispone de un bagaje impecable. Tras un paso por la liga profesional de Estados Unidos (WPS), en los Chicago Red Stars, fue en su retorno a Europa cuando consolidó su fama, primero cuatro temporadas en las filas del PSG – donde fue protagonista de una espectacular presentación junto a Zlatan Ibrahimovic - y posteriormente dos temporadas más como jugadora del Manchester City, donde conquistó el título de Liga. Medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en 2016 con la selección sueca, también fue una de las estrellas del Mundial de Francia en 2019, donde consiguió un bronce, lo que la llevó a estar entre las nominadas al Balón de Oro.

Kosovare premio

Desde esa atalaya de fama y reconocimiento, Kosovare podría haber optado por jugar en alguno de los clubs más grandes de Europa para seguir optando a los máximos reconocimientos. Su opción, en cambio, fue marcharse al Club deportivo Tacón, de la Primera División española – de un rango inferior a otras como la Women's Super League de Inglaterra, la Bundesliga alemana o la Division 1 Féminine de Francia – para intentar… no descender de categoría.

Confirmada la transformación del Tacón en el Real Madrid, en la actualidad el equipo tiene como objetivo clasificarse para la Champions League, pero lejos todavía de las opciones de ganar títulos.

Hay quien podría pensar que Asllani tomó esa decisión de “sacrificar” su carrera, al jugar en un rango competitivo mucho menor, para disfrutar del reconocimiento del impacto de la principal marca deportiva del mundo. Es muy probable que esa fuera la legítima motivación de muchas de sus compañeras recién llegadas al equipo. Pero lo cierto es que Kosovare lleva desde mucho antes de que nadie sugiriera la creación de una sección femenina del Real Madrid, proclamando constantemente su madridismo en redes sociales.

Kosovare tweet

«Orgullosa de anunciar que seré el primer fichaje oficial del Real Madrid / CD Tacón. Emocionada de escribir historia, ayudar a construir y ser parte de este viaje de equipos desde el principio. Será un sueño llevar la camiseta más hermosa del mundo a partir de la próxima temporada. HALA MADRID». Con este mensaje anunció en redes sociales su fichaje por el Real Madrid.

La semana pasada tuvo el honor de marcar el primer gol de la historia del Real Madrid femenino, circunstancia que ya había logrado la semana anterior en un tanto legal al Barcelona que le fue sorprendentemente anulado y que podría haber puesto el empate en el marcador al descanso. La propia jugadora sueca denunció esta injusticia en redes sociales y aprovechó también para proclamar que había sido uno de los días más importantes de su vida al hacerse realidad su sueño de jugar en el Real Madrid… Aunque, en un arranque también muy madridista, aparcaba esa felicidad por el resultado.

Podría haber optado por jugar en un equipo que aspirase a lo más alto. Pero para ella no había nada más alto que la camiseta que ahora se enfunda. Honor por ello a Kosovare.

 

Fotografías Getty Images

Pepe Kollins