Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Fútbol Femenino
Crónica del Real Madrid femenino contra el FC Barcelona

Crónica del Real Madrid femenino contra el FC Barcelona

Escrito por: F. Alcalá-Zamora5 octubre, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

El Real Madrid femenino inició con derrota (0-4) su andadura en el fútbol femenino tras verse superado por el FC Barcelona. Patri Guijarro, Misa (p.p.), Martens y Alexia firmaron los goles de las visitantes. Asllani pudo poner el 1-1 para las blancas pero su gol fue anulado de forma inexplicable.

 

No es habitual ver un partido de fútbol femenino en el que una guardameta firme una actuación como la de Misa Rodríguez durante el primer Real Madrid - FC Barcelona de la historia. Su derroche de reflejos y explosividad a lo largo del partido la convirtió en la mejor jugadora blanca sobre el césped y, sin embargo, tras 74 minutos de juego la canaria se vio recogiendo el esférico de su portería por cuarta vez.

No es habitual ver un partido de fútbol femenino en el que una guardameta firme una actuación como la de Misa Rodríguez durante el primer Real Madrid - FC Barcelona de la historia

Su gesto de frustración resumió el guion de un encuentro en el que el Barcelona volvió a demostrar la madurez de su equipo femenino. Enfrente, el equipo entrenado por David Aznar supo contener al campeón de Liga durante amplias fases del juego pero no pudo evitar el abultado marcador. De partida, las blancas formaron en 4-4-2 con una línea defensiva experimentada (Kenti Robles, Ivana Andrés, Babett Peter, Marta Corredera), un centro del campo ocupado por Tere Abelleira y Aurélie Kaci, bandas para Marta Cardona y Olga Carmona y, arriba, Maite Oroz enganchando con Kosovare Asllani. Sofia Jakobsson, mejor jugadora del CD Tacón la pasada campaña, partió desde el banquillo.

Poco tuvieron que ver las sensaciones transmitidas por el equipo en comparación con las dejadas la temporada pasada aún bajo el embrión del Tacón. La pareja de centrales respondió con solidez ante uno de los ataques más potentes de Europa, Robles y Corredera tiraron de veteranía para cumplir por los costados y, en el centro del campo, las jóvenes Abelleira y Oroz —siempre bajo gran presión— tuvieron buenos momentos con el balón a pesar del desafío. En conjunto, les faltó profundidad para inquietar la meta de Sandra Paños, aunque ello no sorprendió al quedarse Jakobsson en el banquillo.

Real Madrid femenino alineación

Con esa disposición, y tras quince minutos de tanteo, el Barça comenzó a mandar en el juego gracias a su gran trato del balón y su rapidez de piernas. Misa Rodríguez repelió la primera embestida pero no pudo atrapar el disparo que la todocampista Patri Guijarro lanzó desde la esquina del área. Como de costumbre, las azulgranas no levantaron el pie del acelerador, pero a cada intentona rival respondió la meta canaria acrecentando su figura. Sus paradas mantuvieron a flote al Real Madrid y, sobre esos cimientos, el equipo blanco consiguió reponerse y crecer.

La respuesta al gol visitante acabaría por ser el mejor signo que dejó el Madrid. Las de Aznar consiguieron escapar de la jaula ejercida por la presión azulgrana, imprimieron intensidad para morder a lo largo del campo y, finalmente, tanto Cardona como Carmona empezaron a emerger por las alas. Así, a la media hora de juego, llegó la primera toma de contacto con el área y la defensa del Barcelona, quizás sorprendida, tembló.

Asllani gol anulado

Apareció como un resorte Kenti Robles, conduciendo en línea diagonal sobre el área hasta encontrar el hueco para chutar. La guardameta del Barça no consiguió parar de primeras y, con instinto, Asllani entró en escena para remachar a portería antes de que la zaga pudiese entender qué había ocurrido. La sueca, madridista como Bernabéu, celebró su gol de ensueño, el primero de su equipo, y las centrales asumieron el empate con resignación. Pareció darlo por bueno también la colegiada con un gesto que apuntaba al centro del campo pero, de manera inexplicable, optó por anular el tanto sin causa aparente.

La decisión vino a recordar una de las constantes del fútbol femenino actual: sin tecnología VAR, sin tiros de cámara suficientes y con un nivel medio de arbitraje muy deficiente, un gran número de partidos queda a merced de factores que escapan al control de los equipos. De haber subido el tanto al marcador, es justo pensar que el choque podría haber seguido por otros derroteros. La igualdad se mantuvo hasta la llegada del descanso, aunque la adversidad terminaría por sentenciar a las blancas.

Pareció darlo por bueno también la colegiada con un gesto que apuntaba al centro del campo pero, de manera inexplicable, optó por anular el tanto sin causa aparente

El segundo acto coincidió con un lógico bajón físico del Real Madrid y con la entrada de más pólvora por parte del Barcelona. Para cuando una serie de rebotes desafortunados en defensa pusieron el 0-2 en el marcador, los tres puntos tenían ya dueño. En cualquier caso, el Real siguió corriendo y, en el 70, Sofia Jakobsson saltó al campo para demostrar que sigue siendo la misma jugadora que guio a sus compañeras el año pasado. Aún llegarían los goles de Martens y de la talentosa Alexia, pero quedó la sensación de que la chispa de la sueca es una buena noticia las blancas. Esta vez sí, los brotes verdes pueden intuirse en el resto de posiciones.

Sofia Jakobsoon

Cuando el final del partido retumbó en Valdebebas, el 0-4 del marcador recordó que el fútbol español sigue teniendo un dominador claro. Y, sin embargo, la fuerza de atracción del escudo blanco y lo visto durante fases del partido invita a dejar una puerta entreabierta: por ese resquicio debe empezar a percutir el Real Madrid en su intento de romper con el orden establecido.