Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Vídeos
Cuando la política no es política

Cuando la política no es política

Publicado por: Jesús Bengoechea11 octubre, 2017
VALORA ESTE VÍDEO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

En la última jornada del campeonato nacional liguero, el Santiago Bernabéu lució miles de banderas españolas antes y durante el partido contra el RCD Espanyol. Algunos lo tomaron como un acto casi político, situando, incluso, al Real Madrid detrás de todo ello. Siro López, de hecho, habló de lo perjudicial que puede ser mezclar fútbol con política. Sin embargo, otros, como Jesús Bengoechea, no lo ven de la misma manera.

El editor jefe de 'La Galerna' cree que fue un acto espontáneo en el que ni siquiera participó el club blanco. Fue una movilización solidaria de los madridistas con un sector de Catalunya que se siente español. ¿Qué opinas tú?

Editor de La Galerna (@lagalerna_). @jesusbengoechea

19 comentarios en: Cuando la política no es política

  1. La política es siempre política, otra cosa es que estemos más o menos de acuerdo. Únicamente ese exhibición de banderas españolas concuerda con tu pensamiento, que es además hegemónico en el conjunto de España, que no de Cataluña, y por eso se le quita la carga política, añadiéndole el valor de lo natural y la sensatez. Desde la no violencia cualquier postura política me parece respetable, y no te da sensatez ni el ser solo español ni solo catalán, sino como te comportes. Ni se puede enconsertar lo sucedido en Cataluña a unas leyes que pueden actualizarse, como en el caso del artículo 135 en el que no se consultó al pueblo español ni a unos políticos cuando hemos visto a decenas de miles de personas manifestándose en Cataluña. Que tienen los mismos derechos que los que se manifestaron el domingo pasado. Como se conculcan los derechos de la gente que quiere votar no articulando una base legal. Volviendo al estadio, me parece que esa asociación quiso aprovecharse de la afluencia de público a un acto ajeno a la política para visibilizarse, cosa que ha conseguido plenamente, es decir, ha empleado al club para sus fines políticos. Al menos debería haberlo consultado por cortesía. Y sí, fue un acto político bajo mi punto de vista, negarlo sería negar la condición de ente político a España.

  2. Que no se trata de mostrar banderas, sino de dónde se muestran y con qué objetivo se muestran. Porque a las banderas le ha acompañado un discurso de apoyo a España y de oposición al referendum de Cataluña. Es decir, un gesto sobre un problema político. Intentando ser consecuente con su manera de pensar, sr Bengoechea, usted no consideraría un gesto político el pitar el himno español y al rey en plena Copa del Rey? Y es verdad que el Madrid no ha apoyado ese acto de las banderas y no se ha politizado en ese aspecto, pero no se trata de que el Madrid se haya politizado (que también), sino de que los que quieren politizar al Madrid son sus aficionados. Y, aunque estén en su derecho (libertad de expresión), creo que muestra un desconocimiento de la razón de ser universal de nuestro club, y, por lo tanto, un poco de irrespeto de corte moral y ético. Es como que un amigo mío musulmán me haya invitado a comer a su casa, y yo lleve de regalo para la comida una pierna de jamón ibérico.

  3. Es cierto que el Madrid no entra (ni ha entrado nunca) en temas políticos. Y es cierto que es un club de carácter universal y por lo tanto cualquier expresión o manifiesto a favor o en contra de una política, llamémosla local, no tiene por qué interesar y probablemente no interesa a los millones de seguidores que tiene el Real Madrid en todo el mundo.

    Pero también es cierto que el Bernabéu no se suele llenar con aficionados de Indonesia, China, EEUU, Japón, Rusia, México, Marruecos, Venezuela o Noruega, por ejemplo.

    Salvo tal vez unos pocos cientos en cada partido, se llena con aficionados principalmente españoles.
    Y los aficionados españoles, sean de la provincia o del equipo que sean, no viven ajenos (o no deberían) a la preocupante situación política que se vive en estos momentos en España.

    El Bernabéu se llenó de banderas españolas el día 1. Sí. Solo banderas españolas. Ninguna bandera antinosequé. Esas decenas de miles de aficionados (principalmente españoles) decidieron manifestarse exhibiendo una bandera común, que no es excluyente de nada ni de nadie. Probablemente en contraposición de quienes no paran, un día sí y otro también, de exhibir banderas excluyentes.

    ¿Son esos aficionados unos ceporros o unos descerebrados por haber hecho tal cosa?
    ¿Serían mucho más consecuentes o inteligentes si símplemente hubieran ido al Bernabéu a animar a su equipo (y de paso silbar un poquito a alguno de sus jugadores) como si de un día más se tratase y olvidándose comple