Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Florentino Pérez, Leo Messi y el efecto 2000

Florentino Pérez, Leo Messi y el efecto 2000

Escrito por: Quillo Barrios26 agosto, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Os iba a hacer una especie de introducción explicando lo que ha pasado en el Fútbol Club Barcelona en las últimas horas, pero es imposible que no sepáis la que se ha liado salvo que seas... nah, es imposible a todas luces. Quizá no sepas cómo mandar un burofax, pero sí sabes que Leo Messi le mandó uno al subcampeón de Liga para decirle que se rompió el amor de tanto usarlo -a base de renovaciones-. El terremoto posterior ha sido tan estruendoso como inevitable. Hasta Carles Puyol y Luis Suárez se han mojado posicionándose al lado del futbolista argentino. Ruido ensordecedor y un sinfín de opiniones y teorías en redes sociales. La mía es la siguiente: medida de presión para forzar la dimisión de Bartomeu, el regreso de Laporta y la construcción de un organigrama con Xavi en el banquillo y Carles Puyol haciendo de enlace.

Sea como fuere, y a la espera de que vayan surgiendo los acontecimientos, no he podido evitar fantasear con la posibilidad de ver a Leo Messi vestido de blanco. No es ni la sombra de lo que fue, aunque sí se trata de un gigantesco futbolista que, más allá del impacto futbolístico en el propio Real Madrid, llevaría al Barcelona a la depresión más profunda de su historia si acaba luciendo la elástica merengue. Sería como volver al año 2000 -Florentino fichó a Luis Figo-, pero multiplicando por mil el devastador resultado.

Sergio Ramos y Messi

Para empezar, la figura de Messi en el Camp Nou no tiene nada que ver con la de Figo, quien, pese a firmar un gran rendimiento en Can Barça, no vislumbró siquiera los peldaños alcanzados por el argentino. Todo ello sin mencionar el aspecto económico, ya que, si la gestión de Messi da sus frutos, el Barcelona no percibiría nada por su traspaso, algo que sí sucedió cuando Figo cogió el puente aéreo hace dos décadas. Imaginen ustedes la cara del culé medio mientras Messi es presentado en el Bernabéu tras haber dejado cero euros y cuatrocientas renovaciones en la Ciudad Condal.

Desde la bancada madridista, habrá quien objete a esta hipotética operación como también hubo quien objetó a la de Figo alegando que "prefiero superar al rival en lugar de ficharlo". La ventaja es que en este caso el rival ya está superado, y si no miraos las Champions logradas por el Madrid en los últimos 25 años frente a las conseguidas por los azulgranas, de manera que en este caso sólo se trata de dar la puntilla al adversario. Y qué puntilla. Los mismos que tomaron con frialdad la llegada de Figo al Bernabéu, y acabaron aplaudiéndole con ganas, se olvidarán de viejas rencillas y balonazos al público y celebrarán los goles de Messi vestido de blanco.

Esta fantasía casi erótica no se rige por lecturas puramente futbolísticas -casi un sacrilegio hablando de un jugador como Messi-, sino por todo lo demás. Y dentro de todo eso está también el Lobo Carrasco, sí, que diría adiós a seguir viendo fútbol -palabras suyas- si Leo abandona el Camp Nou. Demasiados alicientes como para no llamar a Florentino Pérez y pedirle que prepare otra servilleta.

 

Fotografías Getty Images.

Pucelano de nacimiento y amante del Real Madrid. Asegura tener la virtud y el defecto de decir siempre lo que piensa. Siempre situará a Zinedine Zidane por encima del resto. Mourinhista, no cree en la objetividad y sueña con ver a su equipo levantar otras diez Copas de Europa. @quillobarrios

26 comentarios en: Florentino Pérez, Leo Messi y el efecto 2000